La gráfica del 8M se mira en las paredes | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

La gráfica del 8M se mira en las paredes

Imágenes en las que se abordan las violencias y los feminicidios, o aquellas sobre las luchas de mujeres por sus derechos, se mantienen en varias calles del centro histórico


  • La gráfica del 8M se mira en las paredes
  • La gráfica del 8M se mira en las paredes
  • La gráfica del 8M se mira en las paredes

Hace casi 14 años, el movimiento iniciado por docentes y al que se sumaron diversos sectores de la sociedad oaxaqueña, enmarcaron o se apoyaron en el arte para plasmar sus denuncias. En días recientes, la gráfica y los esténciles se han vuelto a ver como parte de la marcha del 8 de marzo, del Día Internacional de la Mujer.

La última protesta que se realizó como una exigencia para detener los feminicidios, exigir justicia por las asesinadas y violentadas, y por el derecho a la vida, dejó varias muestras de la gráfica que como en el 2006 acompañó a una lucha. Ahora, de parte de mujeres diversas, desde las que se asumen feministas hasta las que no, de aquellas que pugnan por la despenalización del aborto o las que no están de acuerdo, pero que coincidieron en la demanda por el derecho a sus vidas, y que denunciaron los acosos en diversas escuelas del estado de Oaxaca.

Desde la tarde del pasado domingo, las gráficas pegadas a las paredes con un tipo de papel menos resistente a la intemperie se mantiene en diversos inmuebles de la avenida Morelos, de la calle García Vigil y otras aledañas o parte del Centro Histórico de la ciudad.

En algunas piezas provenientes de la gráfica se observan escenas sobre la violencia física que sufren las mujeres; o la manera en que se ha visto y considerado la vida y cuerpo de éstas, y que se plasma en representaciones de un rastro del que cuelgan sus cuerpos. En otras, el tema de las luchas obreras en donde en primer plano está una mujer. Una más evoca luchas sociales y la exigencia de justicia por las personas desaparecidas o asesinadas en el país.

Pero también están las que se remiten al hartazgo de las violencias que viven las mujeres en México, un país donde se ha pasado de siete feminicidios diarios, en 2016, a diez, según las cifras de los dos últimos años.

“Sembraremos rebeldía hasta cosechar paz”, se lee en una de las obras que se replicó en las paredes del Museo de los Pintores Oaxaqueños, en la calle García Vigil. Otra más, que lleva algunos días, se encuentra sobre la calle de Crespo, esquina con la Panorámica del Fortín y plasma la exigencia de “Ni una más”, en referencia a los feminicidios que en el Día Internacional de la Mujer y el 9 de marzo, el del paro de mujeres, siguió cobrando las vidas de otras más.