César Rito: Como el crimen organizado, obtengamos territorios
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

César Rito: Como el crimen organizado, obtengamos territorios

Con 40 alumnos de la Telesecundaria del Fraccionamiento Montoya, poesía, un lote baldío y sociedad civil, el poeta inició el programa “Las letras cambian”

  • César Rito: Como el crimen organizado, obtengamos territorios
  • César Rito: Como el crimen organizado, obtengamos territorios

Para el poeta César Rito Salinas (Santo Domingo Tehuantepec, 1964), la cultura “tiene que salir a la calle, hacer un proceso contracultural”. Es decir, ir contra la “cultura oficial” que en su reflexión él describe como una que ha dado lugar a clases sociales, élites y capas cultas que omiten o “desechan” a un tipo de habitantes de zonas marginadas. Una cultura que no se involucra o no atiende a adolescentes como los que estudian en una telesecundaria de la agencia Montoya, perteneciente a Oaxaca de Juárez. A una institución como en la que este miércoles comenzó el programa de promoción lectora Las letras cambian.

Rito Salinas, autor de La rezadora y Ojos de lagarto/Zapatos de gente normal, piensa que para integrar a escolares de la Telesecundaria del Fraccionamiento Montoya, ubicada en la agencia del mismo nombre, ha de generarse una cultura de resistencia, creada desde sitios que como éste “no son centros emisores de la alta cultura”.

Y hay que hacerla, subraya, “pero como lo hace el narco: territorialmente”. No hay de otra, apunta el poeta que junto a dos profesoras, un grupo de artistas plásticos y promotores culturales, así como sociedad civil, ha emprendido un programa para estudiantes de 12 años de edad que cursan el primer grado de secundaria. Los que habitan en un entorno de marginación, de violencia o de narcotráfico, como describe Rito Salinas a la agencia Montoya.

“Ahí es la zona donde se produce cristal que abastece Central de Abastos”, subraya el poeta que ha elegido esa escuela para Las letras cambian. El programa inició este miércoles con más de 40 alumnos de la telesecundaria, a quienes hasta finalizar el actual ciclo escolar se busca involucrar en actividades artísticas y culturales. Y que en primera instancia busca construir “el espacio de los lectores”, así como lo hace el crimen, obteniendo territorios.

“El primer paso para promover libro y lectura será dotar de un espacio propio para la actividad”, adelantó el impulsor del programa que pretende propiciar otros resultados: la creación de grafitis junto a artistas visuales, el desarrollo de una radio escolar y la creación de poemas y relatos. Todo con el apoyo de las docentes a cargo de los dos grupos de primer grado de la telesecundaria: Yazmín Azcona y Angélica Ambrosio. Además del respaldo de artistas y promotores culturales como el ceramista Adán Paredes, los promotores culturales Martín Vásquez Villanueva, Migdalia Castro López, Fernando Amaya, Rafael Ríos, Pilar Chicatti, María Inés Pin, Emilio de Leo, Enrique “Guajiro” López, Alejandro Ibáñez.

En el inicio del programa, como comparte César Rito, la profesora Yazmín Azcona se refirió al lote baldío que era ocupado por los alumnos para consumir drogas, pero que ahora será un espacio para la lectura. “La realidad es que en la propia escuela se daba el consumo, algunos padres de familia toman a este plantel como la guardería de sus hijos, donde profesores vigilan a los adolescentes drogados”, indicó una de ellas. Pero ambas coincidieron en que el plantel tiene registrados a alumnos expulsados de otras instituciones, a quienes como todos los de la institución se recibe “porque nadie puede negar la enseñanza a los adolescentes”.

CONTRA LA VIOLENCIA, EL ACTUAR DEL “NOSOTROS”

Frente al avance del crimen, el poeta refirió ayer ante maestras, alumnos y directivos de la telesecundaria que no será necesario preguntar qué hacen políticos y gobernantes para mejorar las condiciones de educación y convivencia pacífica en la ciudad. “Será necesario preguntar qué hacemos nosotros, cómo participamos para que los efectos de la violencia y crimen disminuyan”.

Las letras cambian pretende ampliarse a otras telesecundarias de la ciudad, ubicadas en agencias o zonas consideradas marginadas, como alguna de la colonia Heladio Ramírez, o en donde ha identificado la presencia o efectos de la violencia y el tráfico de drogas.

“Retomemos las estrategias del crimen, obtengamos territorios”, propone Rito Salinas.