Conservación de órganos un trabajo sin final | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Conservación de órganos un trabajo sin final

La intención es recuperar estos instrumentos que son la referencia y ejemplo que se pueden conservar estos tesoros


Conservación de órganos  un trabajo sin final | El Imparcial de Oaxaca

El concierto de órgano que se llevó cabo hace unos días en la ciudad de Tlaxiaco es parte de un proyecto de conservación de estos instrumentos del siglo XVIII que existe en la parroquia de Santa María de la Asunción, donde el sábado 3 de noviembre a las 20 horas se disfrutó de obras musicales de este periodo.
El concierto en la ciudad de Tlaxiaco fue del periodo de construcción del instrumento, del siglo XVIII, los pocos asistentes disfrutaron de la música trasladados a este periodo cuando no existía la energía eléctrica.

Gustavo Delgado Parra, director del Festival Internacional del Órgano Barroco y concertista de esa noche, en entrevista dio a conocer que esta obra es más antigua de lo que se piensa, al hacerle su investigación y restauración hace 20 años en coordinación con Pascal, un organista francés muy connotado, se descubrió que tenía tubos muy antiguos, es decir, que ya existía un instrumento mucho antes que sus partes fueron utilizadas para la construcción del actual y por las características de la caja, lo que quiere decir que es más tardío, de la segunda mitad del siglo XVIII o quizá del siglo XVII, por lo que las obras que mejor se interpretan en este instrumento son de ese periodo.

Hacer uso de manera permanente de los órganos ofreciendo conciertos y el mantenimiento constante, hace que permanezcan vivos, como el de Tlaxiaco, donde se ha hecho uso de él de manera constante, “recuerdo una comunidad donde fue restaurado un órgano, pero volvieron a regresar y este tenía un anuncio de no tocar, es decir, lo tenía como una pieza de museo, es contradictorio definitivamente, se deben utilizar con propiedad y responsabilidad, hay técnicas para hacerlos sonar que el organista ya conoce, hay maneras de utilizarlos haciendo uso de las técnicas interpretativas que el especialista debe aplicar.

EL PROYECTO DE CONSERVACIÓN

Este proyecto que se lleva a cabo en Oaxaca y en el país pretende aparte de ofrecer conciertos y darle vida a estas obras, también quiere integrar todas las problemáticas de la conservación, un trabajo que aún no termina, queda para muchas generaciones más, proyecto que se viene realizando desde hace 26 años, el que ha sentado un referente importante en el país, que ha promovido y ha generado otras iniciativas e instancias que se han interesado en el tema de conservación de órganos históricos en México.

Gustavo Delgado Parra, director del Festival Internacional del Órgano Barroco, es una actividad que este año cumple 26 años de realización, el más antiguo que hay en el país, dedicado a los órganos históricos, que incluye a los que están en diversas poblaciones como la ciudad de Tlaxiaco, Yanhuitlán, la Soledad en Oaxaca y otras partes del país, porque este festival ha recorrido diversas poblaciones de México.

Este festival ha recorrido diversos estados, ahí donde hay órganos que fueron construidos durante la dominación española, por lo que justamente los concertistas a través de la academia mexicana de música antigua para órgano, que es el organismo a través del cual, se organiza el festival internacional, se está promoviendo la restauración de tres órganos en el estado de Oaxaca, uno de ellos es el de la ciudad de Tlaxiaco, Santo Domingo Yanhuitlán y el otro es el de la Basílica de la Soledad, en la ciudad de Oaxaca.

RECUPERARLOS

Estos órganos han sido restaurados con una misma mira, la intención es recuperar estos instrumentos que son la referencia y ejemplo que se pueden conservar estos tesoros pero sobre todo dándoles utilidad, ofreciendo conciertos por especialistas que están muy a disposición.

Ya se está en el camino impulsando estos ejemplares de los cuales Oaxaca es muy rico, desde luego previo a esta restauración los integrantes de esta organización hicimos el estudio y catálogo de los órganos históricos de Oaxaca, esto tiene ya más de 20 años y se tiene como resultado una investigación del año de 1994 y se publicó en el año 2000, con el apoyo del INAH y fomento cultural, entonces es un libro que muestra el elenco que hay en el estado.

Para está investigación se hizo todo un estudio de campo que muestra desde las características constructivas, la composición fónica, estado de conservación de los instrumentos, la que sirvió está presente como referencia para que estos tesoros musicales se restauraran.

A raíz de estos trabajos surgieron algunos programas pilotos de enseñanza a tocar y conservarlos en las comunidades, donde mediante cursos y talleres se les dio a los jóvenes las herramientas necesarias.

Muchos jóvenes que se formaron en las capacitaciones desde sus comunidades continuaron sus estudios en la escuela Nacional de música de la UNAM, y hoy en día se han formado como profesionistas y están sirviendo en sus poblaciones y haciendo buen uso del instrumento con criterio responsable.

LOS ÓRGANOS DE OAXACA

Todos los órganos del estado de Oaxaca son muy importantes porque fueron construidos en los siglos XVII XVIII y los del siglo XVI no sobrevive ninguno por obvias razones, ya que el tiempo no perdona, no hay ningún testimonio en todo el país a pesar que fueron construidos varios en esa época, sólo existen los del siglo XVII y todos son importantes porque están hechos de piezas únicas e irrepetibles, instrumentos construidos de manera artesanal, es decir, de los talleres de la organería de la época salían piezas hechas a mano con las mismas características para conformar estos monumentos musicales, básicamente en cuanto a composición de registros, técnicas constructivas pero de carácter de sonido e incluso de detalles finos de construcción, siempre eran únicos para cada instrumento.