Despiden al encargado de relaciones públicas de Netflix por racista |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Tecnología

Despiden al encargado de relaciones públicas de Netflix por racista

Estuvo haciendo chistes racistas en una reunión y luego lo citaron para hablar sobre su racismo y fue aún más racista.

Despiden al encargado de relaciones públicas de Netflix por racista | El Imparcial de Oaxaca

Jonathan Friedland, el principal ejecutivo de relaciones públicas de Netflix, fue despedido por el CEO de la empresa, Reed Hastings, por haber emitido repetidos comentarios racistas durante una reunión con empleados. Se sabe que, después de que los empleados se quejaron, Friedland volvió a emitir los mismos comentarios en una reunión de recursos humanos, en la que le estaban pidiendo que dejara de hacerlo.

En su cuenta personal en Twitter, Friedland emitió una disculpa por haber hecho un chiste que no se entendió.

“Me voy de Netflix después de siete años. Los líderes tienen que ser irreprochables en el ejemplo que establecimos y, lamentablemente, no cumplí con ese estándar cuando era insensible al hablarle a mi equipo sobre palabras que ofenden en tono de comedia. Me siento mal por la angustia que este lapsus causó a la gente en una compañía que amo, y donde quiero que todos se sientan incluidos y apreciados. Me siento honrado de haber formado un equipo global brillante y diverso y haber sido parte de nuestra aventura colectiva”.

Por su parte, Hastings afirmó en una carta que “el segundo incidente” confirmó una profunda falta de comprensión por parte del ejecutivo. “Me convenció de dejar ir a Jonathan ahora”, dijo en un correo enviado a todos los empleados de Netflix.

“Al reflexionar sobre esto, en este primer incidente, que debería haber hecho más para utilizarlo como un momento de aprendizaje para todos en Netflix acerca de lo doloroso y feo lo que es esa palabra y que no debe ser usada. Me doy cuenta de que mi privilegio me ha hecho intelectualizar o minimizar problemas raciales como este. Necesito dar un mejor ejemplo aprendiendo y escuchando más para poder ser el líder que necesitamos”.

Así, a pesar de que Friedland sigue insistiendo que todo se debió a un chiste, al no arrepentirse a tiempo, perdió un muy buen trabajo.

 

Relacionadas: