El riesgo para tu salud que Instagram te podría generar
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Tecnología

El riesgo para tu salud que Instagram te podría generar

Un usuario promedio pasa 50 minutos navegando en sus distintas redes sociales: Facebook, Instagram y Messenger

El riesgo para tu salud que Instagram te podría generar | El Imparcial de Oaxaca

CIUDAD DE MÉXICO.- Un usuario promedio pasa 50 minutos navegando en sus distintas redes sociales: Facebook, Instagram y Messenger, de acuerdo con datos de la propia Facebook.

Es significativamente más que los 17 minutos que el adulto estadounidense promedio pasa ejercitándose diariamente, según los datos de 2012 de los Centros para Control y Prevención de Enfermedades.

Y como a muchos de nosotros nos han advertido, hay una alta probabilidad de que esto no sea bueno para nuestras psyches. Los adultos jóvenes que usan redes sociales más de dos horas por día son 2.7 veces más propensos a deprimirse, de acuerdo a un estudio de 2016 de la Universidad de Pittsburgh.

Mientras que la depresión ya existente puede estar causando este uso de las redes sociales, las investigaciones sugieren que las plataformas mismas -especialmente Instagram- tiene un rol importante: Este año, una encuesta a 1500 jóvenes en el Reino Unido calificó a Instagram como la peor plataforma de redes sociales para la salud mental, con los participantes citando aumentos en la ansiedad, depresión y problemas con la imagen corporal al utilizar la aplicación. Muchos expertos culpan a la comparación social, el efecto por el cual los usuarios de las redes sociales determinan su propio valor basados en cómo se posicionan contra otras -muchas veces aparentemente más delgadas, más ricas o más divertidas- personas en sus feeds de Instagram.

Pero Instagram no solo afecta a la gente joven – el estudio de la Universidad de Pittsburgh mencionado antes trata con adultos de hasta 32 años. Y los efectos dañinos de la Insta-envidia probablemente no terminan ahí, dice Emily Weinstein, una investigadora de la Universidad de Harvard que recientemente publicó su propio estudio sobre el uso de Instagram.

“La comparación no solo le ocurre a adolescentes o a personas celosas. Eventos en cualquier etapa de la vida pueden causar esa reacción”, dijo al HuffPost. Para un adolescente acomplejado, ver fotos de bloggers en perfecta forma, puede provocar envidia. Para un soltero de veintitantos años, imágenes de parejas felices pueden causar desaliento. “Puede pasar a cualquier edad”.

El HuffPost habló con expertos en psicología, la mayoría de ellos estuvieron de acuerdo en que evitar Instagram por completo no es realista en nuestra sociedad hiperconectada. En cambio, ofrecieron consejos para utilizar la aplicación de una manera en que nos deje más sanos en lugar de dañados.

1. Deja de seguir cuentas que no te hacen feliz

Piensa en esto como el método KonMari para tu feed de Instagram: La siguiente vez que abras la aplicación en una foto en particular, piensa en cómo te hace sentir la imagen. ¿Esa foto de las vacaciones de tu amigo te hacen sentir abatido por estar sentado en tu escritorio? ¿La foto de tu sobrino bebé te da un boost de bienestar?

Ten en cuenta que la misma imagen que produce un sentimiento negativo en una persona puede brindar sentimientos positivos a otra, dijo Weinstein.

“Para algunas personas, el seguir a esos blogs de diseño y decoración en muy calmante, y para otros, esas fotos les causan envidia, porque sus hogares no se ven así”, ella dijo. “No todos vamos a mirar el mismo contenido y tener la misma reacción”.

Por eso es importante el evaluar pot ti mismo que cuentas te hacen feliz y cuales no, dijo Weinstein. Mientras puedas hacer esto foto por foto cada vez que entres a la aplicación, ella dice que es más probable que ya sepas que cuentas te inspiran y cuales te hacen sentir celos, tristeza o tener un episodio de FOMO.

“Muchos de nosotros podemos darnos cuenta en donde empezar a dejar de seguir cuentas, y una vez que empiezas, se vuelve obvio y un hábito”, ella dijo. “Es contemplativo. Está elevando tu conciencia.

Si no puedes notar si una cuenta mejora tu salud mental o no, Weinstein sugiere que la dejes de seguir por algunas semanas y veas si la extrañas. Siempre puedes volver a seguirla.

2. Aumenta el contenido positivo

Mientras estás en eso, tal vez quieras seguir más cuentas similares a las que te hacen sentir bien, dijo Weinstein. Para mucha gente, estas son cuentas de memes graciosos o las que tratan de hobbies específicos como viajes o arte.

3. Recuérdate constantemente que las personas no están posteando sus vidas reales.

Claro, todos sabemos que Instagram presenta una versión filtrada de la realidad. Pero es crítico mantener esto en mente al desplazarse, dijo Brian Primack, autor líder del estudio de la Universidad de Pittsburgh. Podemos esperar subconscientemente que las imágenes de celebridades estén alteradas, pero olvidamos que nuestros amigos eligen y editan cuidadosamente sus fotos también.

“Cuando vemos Instagrams de una modelo o un anuncio, sabemos que esa persona ‘no es real’ , o que ha sido Photoshopeada”, dijo Primack. “Pero cuando ves a tus amigos de la universidad teniendo esa vida maravillosa, tu los conoces como personas reales, así que no piensas en el hecho de que están curando cuidadosamente lo que ponen. Es fácil pensar, ‘Hey, todos están teniendo una gran vida y son más exitosos que yo. Yo tengo problemas’ “.

4. Postea, da ‘me gusta’, comenta, y mensajea más seguido.

En promedio, pasamos más tiempo mirando las redes sociales (conocido como “mirar pasivamente”) que respondiendo a posts o creando los nuestros (conocido como “mirar activamente”). Un estudio de 2015 de hábitos de Facebook descubrió que los participantes usaban el sitio pasivamente más del 50 por ciento de lo que lo usaban activamente. Un estudio subsecuente de investigadores alrededor el mundo encontró que el uso pasivo tiende a producir comparaciones sociales dañinas y envidia, mientras que el uso pasivo crea sensaciones de conectividad social y amistad.

Esto significa que comentar y postear fotos en Instagram es preferible a navegar desmesuradamente, dijo Philippe Verduyn, el autor líder del estudio y profesor asistente de psicología en la Universidad de Maastricht en Países Bajos.

“Solo mirar las fotos de tus contactos en Instagram no es la forma de hacerlo”, él dijo. “Fácilmente puedes terminar pensando que las vidas de otras personas son mucho mejores que la tuya… Es mejor comunicarse activamente con tus contactos en línea: participa con ellos, comparte fotos- te sentirás más conectado con tus amigos en línea ya que es probable que ellos respondan activamente a tus posts también.

Por supuesto, comentar en fotos tan seguido como las ves es una tarea que implica más. Pero vale la pena considerarla dados los resultados potenciales.

5. Pregúntate los “cinco porqués”

Muchos usuarios están familiarizados con la sensación de navegar por Instagram para evitar hacer algo, ya sea para levantarse de una cómoda cama en las mañanas o en obtener el coraje para responder a un mensaje de texto confrontacional. A veces, la culpa se asienta cuando nos damos cuenta cuanto nos hemos pasado “matando tiempo” en la aplicación.

Para reducir esta sensación -y para hacer tu experiencia de navegación más plena en general- ayuda el analizar precisamente por qué miras Instagram, de acuerdo a Oscar Ybarra, un profesor de psicología de la Universidad de Michigan que co-escribió el estudio con Verduyn.

Su proceso de “cinco por qués” involucra preguntarte por qué estás usando Instagram (tal vez es “porque estoy aburrido esperando en línea en la tienda”, por ejemplo), entonces preguntar en esa pregunta otra vez (“¿Por qué estoy aburrido esperando en línea? Porque no le estoy hablando a la gente alrededor de mí”. ) y otra vez (“¿Por qué no le estoy hablando a la gente alrededor de mí? Porque me da nervios iniciar la conversación”.) hasta que lo hayas hecho cinco veces. Los resultados pueden ser reveladores (“La próxima vez, seré valiente y saludaré a alguien en la fila de la tienda”.).

“La gente debería preguntarse a ella misma por qué están usando [Instagram]”, Ybarra le dijo al HuffPost. “Después, una vez que tenga su respuesta al primer por qué, debe interrogar esta respuesta preguntando ‘por qué’ otra vez, y continuar con este proceso. Muchas veces entramos a estos sitios inconscientemente para distraerse o para ocupar el tiempo, pero nunca nos enfrentamos y nos preguntamos por qué lo estamos haciendo.