Un guerrero de la radio |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Súper Deportivo

Un guerrero de la radio

Así se puede catalogar a Vicente López Orozco “Hualadxi”, quien se encarga de llevar la emoción del rey de los deportes a los hogares de cientos de familias

  • Un guerrero de la radio
  • Un guerrero de la radio
  • Un guerrero de la radio
  • Un guerrero de la radio
  • Un guerrero de la radio
  • Un guerrero de la radio
  • Un guerrero de la radio
  • Un guerrero de la radio

“Que tal amigos, ya estamos con ustedes en esta tarde beisbolera desde el estadio Eduardo Vasconcelos…” así abre don Vicente López Orozco, también conocido como “Hualadxi” –que en Zapoteco significa nuestra gente-, la narración de los juegos de los Guerreros de Oaxaca, para la región del Istmo de Tehuantepec a través de las señales de Radio TNT, La Bonita, Radio Expresión y por medio de su cuenta de Facebook.

Desde su llegada al templo bélico don Vicente vive el rey de los diamantes a flor de piel.

Con paso lento, pero seguro, el experimentado cronista avanza en los pasillos como todo un jugador camino a home.

Antes de tomar su palco de narración se encarga de ir a tomar las alineaciones de los equipos, primero las de los visitantes y después las de Guerreros.

En su paso saluda a distintos amigos y conocidos, disfrutando a cada instante su caminar por las entrañas del estadio.

Al llegar al lugar desde donde transmite, toma su box score y prepara todo para el arranque del juego.

Instantes antes del playball don Vicente se quita un momento el sombrero, dirige su mirada al cielo y enseguida baja la cabeza elevar una pequeña oración en la que pide por todos los presentes en el estadio, desde jugadores hasta afición y trabajadores.

Concluido este ritual el originario de Juchitán de Zaragoza, toma su turno al micro y empieza a transmitir la emoción del beisbol a través de su voz.

Este es su hábitat del “Hualadxi”, donde se siente pleno, seguro y eso lo transmite a través de cada una de sus palabras, que emanan estadísticas y detalles de cada acción.

 

AFICIONADO DESDE NIÑO

En charla con SÚPER DEPORTIVO, don Vicente cuenta que es aficionado al rey de los deportes desde los cinco años de edad.

Nació 19 de noviembre de 1947 en Salina Cruz, pero sus padres lo registraron en Juchitán, donde actualmente tiene su hogar.

Don Vicente es padre de cinco hijos, un varón y cuatro mujeres, quienes crio junto a su esposa Paula Yolanda Hernández.

Recuerda perfectamente que cuando era niño jugaba la pelota caliente en un campo que se localiza entre el Salón de los Cristales y el Dique Seco, en el puerto de Salina Cruz.

Después se fueron al campo de la Casa Redonda, de ahí participó en los campeonatos a nivel escuelas primarias en Salina Cruz.

Su posición fue cátcher y jugó hasta llegar a los 30 años, llegando hasta la Ciudad de México, antes llamada Distrito Federal.

En su trayectoria también fue manager e incluso tuvo la oportunidad de ser directivo.

 

LA CRÓNICA, SU PASIÓN

Con amabilidad y sentado atrás del home en el parque de beisbol Lic. Eduardo Vasconcelos, don Vicente relata que empezó a transmitir el beisbol en la región del Istmo, en la Liga Totopera y en la Liga del Golfo.

“Ahí empezaban a llegar jugadores de la talla del ‘Súper Ratón’ Zamudio, jóvenes que venían de los Tigres y varios elementos de la Liga Mexicana.

“En 1974 comienzo a transmitir con Radio hit, donde duró dos años, posteriormente en 1976 lo llamaron a la XEKZ y hasta el 2012 estuvo ahí”.

Con los Guerreros de Oaxaca ha estado desde el inicio, cuando llegaron procedentes de la Franquicia de Guadalajara, de los Charros de Jalisco.

Anteriormente había estado en la capital oaxaqueña como parte de la Liga del Istmo, en este caso como gerente de los Magueyeros de Oaxaca, que por cierto fuero campeones y se puede decir que fue el primer equipo profesional que nació en Oaxaca en este mismo estadio, al coronarse campeones de la Liga fuerte del Istmo, donde estuvieron las grandes estrellas del beisbol de la pelota mexicana y llegaron extranjeros de enorme calidad.

Hasta la fecha don Vicente puede presumir que ha estado con la tribu zapoteca 24 temporadas, contando la de este año.
A lo largo de todo este tiempo el oriundo del Istmo de Tehuantepec solamente se ha perdido dos o tres juegos, y eso por recomendación médica.

 

AMA EL BEIS MÁS QUE A SU ESPOSA

Mientras el cuerpo de mantenimiento le da los últimos retoques al diamante, don Vicente continúa compartiendo sus recuerdos, resaltando su amor por el beis.

“Le tengo mucho amor a este gran deporte y en cada oportunidad y en cada día yo siempre aspiro a dar lo mejor dentro de mí”, precisa López Orozco.

Asimismo, reconoce que es una pasión enorme, es parte fundamental en su vida.

“En una ocasión me preguntaron qué significaba el beisbol para mí, y respondí que significa demasiado, es toda mi vida”.

En esa oportunidad también le preguntaron por su esposa, quien se había quedado en casa, enseguida le cuestionaron cuánto la quería, “yo les contesté que la amo demasiado, pero amo más al beisbol, es mi pasión, hasta el último momento que yo pueda estar en el beisbol lo haré”.

 

VOZ INCANSABLE

Sobre la anécdota que más recuerda, su meta se traslada a un juego de 22 entradas.

Ese kilométrico duelo lo narró en el año de 1986, cuando se enfrentaron la Sección 10 de Minatitlán contra Tomateros, también de Minatitlán, en el ya desaparecido Estadio 18 de Marzo de Veracruz, que vivía su última temporada.

“La Liga estaba reforzada con jugadores de la Liga Mexicana, quienes terminando la Liga Invernal del Istmo, iniciaban la temporada veraniega en la parte sur de Veracruz”, detalla don Vicente.

“Resulta que ese domingo llego al estadio a las nueve de la mañana, pues el juego era a las 10 y la gente ya había llenado las tribunas disfrutar el duelo.

“Ese domingo queda muy marcado en mi vida porque nunca pensé que fuera a durar tantos episodios, 22 entradas para ser exactos y terminó 2 carreras por 1 a favor de la Sección 10”, indica el “Hualadxi”.

Como si lo estuviera viviendo nuevamente, precisa que el partido “estaba muy emocionante, los Tomateros eran los que iniciaban cada entrada y fueron los que anotaron en la décima, pero en el cierre Mina empató.

“En el inning 22, Santander recibe base por bolas, lo adelantan con toque de sacrificio y desde ahí Adrián Arellano, un novato de 18 años, pegó una línea al jardín derecho y con esa carrera terminó el juego 2-1”, rememora don Vicente, quien ese día acabó su narración a las seis de la tarde con 15 minutos.

“Es más curioso porque ese día había doble juego y el segundo ya no se realizó por lo mucho que duró el primero”, agrega entre risas.

 

TODO UN GUERRERO

A lo largo de toda su carrera como jugador y cronista, López Orozco ha vibrado con el beisbol y lo quiere seguir haciendo para toda su vida.

Sí bien el rey de los deportes es su espacialidad, también se desenvuelve en otras disciplinas, ya que también ha transmitido juegos de futbol de segunda y tercera división, con Petroleros de Salina Cruz y luego con los Cementeros de Cruz Azul en Lagunas, además de darle seguimiento al equipo de Juchitán en tercera división, e incluso ha narrado boxeo profesional.

“Yo quiero que este sueño no se termine, que continúe, a mis 72 años prácticamente estoy luchando con estar bien para seguir así y roguemos que así sea”, apunta.

Finalmente, invita al público a que viva el deporte con pasión, con mentalidad de ser triunfadores, para motivar más a los jugadores y espera pronto volver a ver campeones a sus Guerreros de Oaxaca.

 

 

Relacionadas: