Apelan sentencia por secuestro ante el juez en Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Apelan sentencia por secuestro ante el juez en Oaxaca

Fueron condenados a 90 años de prisión, al ser encontrados responsables del delito de secuestro agravado.

Apelan sentencia por secuestro ante el juez en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

El hojalatero Adrián, su hijo Óscar y su sobrino Ulises, a través de su abogado defensor, interpusieron el recurso de apelación a la sentencia del Juez Cuarto de lo Penal, al enterarse que los encontró culpables del delito de secuestro, por lo cual fueron condenados al pago de la reparación del daño y a purgar 90 años de prisión.

Además de pagar una directa por la cantidad de 51 mil 034 pesos con 50 centavos y de forma solidaria la cantidad de 117 mil 300 pesos, a favor de un familiar directo de quien en vida respondió al nombre Eduardo L.J.
Ulises quien se encuentra recluido en el centro de readaptación 7 de Tehuantepec, solicitó al juzgado su cambio al penal de Etla, para que su familia tenga más posibilidades de visitarlo.

Los condenados al escuchar dicha condena por medio de su abogado defensor, acordaron interponer su recurso de apelación.
Dentro del expediente penal 187/2008 constan que Adrián, su hijo y sobrino Ulises, fueron arraigados desde el pasado 4 de diciembre del 2008 y trasladados al penal de Santa María Ixcotel a los 18 días de su arraigo, tras ser señalados como responsable de los delitos de homicidio calificado y secuestro con agravantes de premeditación, ventaja y traición al abogado Eduardo de 61 años, a quien asesinaron y su cadáver lo tiraron en un paraje de la calera de San Antonio de la Cal, el cuatro de septiembre 2008.

Hechos
Todo inició el pasado lunes 1 de Septiembre del 2008, a las 7 de la mañana, cuando el abogado Eduardo barría la banqueta frente a su domicilio, ubicado en la calle de Los Pinos de La Experimental, San Antonio de la Cal.

Los sujetos que iban en una unidad de motor de modelo reciente se lo llevaron, y en seguida familiares del abogado recibieron las llamadas telefónicas, de quienes le pedían un millón y medio de pesos por su liberación, aún cuando ya estaba muerto.

Fue a las 17:00 horas del jueves 04 de septiembre de ese mismo mes y año, cuando vecinos de San Antonio de la Cal alertaron al síndico municipal, en ese entonces Pedro Margarito Santiago López, del hallazgo de un cuerpo que se encontraba dentro de una bolsa, motivo por el cual pidieron la presencia de un agente del Ministerio Público y policías que se trasladó al paraje conocido como “La Mina Vieja”, o el “El Nogal”.

El cuerpo se encontraba cubierto con bolsas de color negro y atado de la cintura con un mecate, al parecer fue arrojado desde la parte alta del barranco, ubicado en la carretera de terracería que comunica de San Antonio de la Cal al fraccionamiento El Rosario.

Durante las diligencias los elementos policíacos establecieron que se trataba del abogado Eduardo, quien había sido secuestrado.

Cabe señalar que cuando el representante social trasladaba el cadáver al anfiteatro, los secuestradores seguían solicitando el rescate por la cantidad de 105 mil pesos.

El pago se realizó sobre las riberas del río Salado, en la parte trasera del ADO, donde fue detenido Jesús, originario de Santiago Jamiltepec y vecino de la calle Los Pinos, de la tercera sección de San Antonio de la Cal.

A raíz de la detención de este sujeto se logró la captura de sus cómplices, quienes son hojalateros de la misma zona en donde vivía la víctima, identificados como Adrián y su hijo Oscar, así como su sobrino Ulises.

Los detenidos fueron investigados además por una ola de asaltos y robos cometidos en Jamiltepec, de donde son originarios.

Interrogan a AEI
El pasado 21 de julio del 2010, el abogado defensor de Adrián, Oscar, Ulises y de Jesús, interrogaron a los agentes para que informara de donde sacaron los números telefónicos de donde supuestamente realizaron las llamadas los ahora procesados, y también les indicó que señalaran quien les proporcionó los números telefónicos 9511418863, 9511979712 y 9511431557, y que precisaran a quien les pertenecían dichos números telefónicos, sin embargo, los agentes señalaron que todas las investigaciones se encontraban registradas en sus parte informativos de fecha 26 de septiembre y 4 de diciembre del 2008.

Los agentes señalaron que todo lo que ellos mencionaron estaba en su parte informativo y como ya tenía dos años de los hechos no recuerdan nada, ya que ellos constantemente llevan un sin número e investigaciones.