Adiós al Osito Nenguanito |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Crónicas Oaxaqueñas

Adiós al Osito Nenguanito

 

El buen amigo y ya fallecido Manuel de la Lanza Elton, cuando era Director General de la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión, CORTV, hizo el favor de invitarme a conducir el noticiero denominado “Acontecer” en la emisión de la mañana, la titular del noticiero era Claudia Berra, quien ya tenía un par de años al frente, me incorporé a partir del año 2002, interesante actividad.
La convivencia con todos los trabajadores del canal 9 fue constante ya que me presentaba de lunes a sábado a las seis y media para conducir el programa en vivo de siete a ocho de la mañana, y algunas tardes apoyaba con comentarios en algún programa deportivo, principalmente dedicado al rey de los deportes, el béisbol, lo cual es mi especialidad.
Mientras fue Director de la Lanza, se produjeron la mayor cantidad de programas hechos en casa, de todo tipo, noticieros, reportajes, programas de variedad, de entrevistas, deportivos y por supuesto una gran barra de programas infantiles, pues a pesar de la variedad y la cantidad de conductores y locutores, en los pasillos siempre se seguía comentando del más exitoso conductor de sección infantil.
Ya tenía años que no trabajaba para el canal y aun se reconocía que fue una leyenda viviente, arrasaba en popularidad en cada uno de sus programas, fue todo un fenómeno para la televisión local ya que fue icónico, su nombre artístico fue “El Osito Nenguanito” su nombre real, Víctor Manuel Hernández Corres, precursor de los programas infantiles por unos 10 años junto con “Totopo”, otro consentido.
Esta semana falleció el muy querido Víctor Corres víctima de un infarto derivado de un dengue cuya variedad ha cobrado ya la vida de muchos oaxaqueños, no hace mucho revisamos el caso de Montserrat Flores Ortiz que también falleció a los 21 añitos, Víctor fue miembro de una de las familias oaxaqueñas más queridas por toda la sociedad, los Corres González.
La familia Corres son originarios de La Soritana, ubicada a un costado de la Heroica Ciudad de Ejutla de Crespo, caso muy sui generis el de esta familia, el más renombrado fue el abuelo, Don Simitrio González, propietario de una farmacia en la Ciudad de Oaxaca, en donde siempre se mantenía de pie a la entrada vestido de charro en tono negro, este hombre formó toda una dinastía, los González.
Dice la leyenda que Don Simitrio se casó y enviudó sin tener un solo descendiente, después se casó por segunda ocasión y tuvo diez hijos, de los cuales yo conocí a tres o cuatro, recuerdo de nombre a doña Adela González conocida como “mamalita” quien llegó a vivir más de cien años, murió en 1998, y a tía Elodia, a esta última la conocí en la ciudad de Puebla y fui a su noventa aniversario.
Tía Elodia tenía un carácter increíble, dicen que aprendió a fumar y tomarse una copita diaria a los ochenta, por supuesto que la fiesta de 90 fue un pachangón inolvidable, tomé una foto que ya está perdida en el tiempo de 5 generaciones es decir que estaban presentes en su fiesta hijos, nietos, bisnietos y tataranietos.
Don Simitrio tuvo muchas mujeres con la peculiaridad de que las juntaba sin que ninguna protestara, registró legalmente como hijos a alrededor de 25, dicen las leyendas que pudo tener algunos más sin registrarlos, ya entrado en los 80´s casó por última vez con una joven de 17 años, con la que tuvo los últimos 4 hijos, Alicia, Justina, Mary y Félix González López.
Félix nació cuando su padre ya tenía 92 años, trabajó en la Nissan para los hermanos López Mendieta, murió muy joven en unas vacaciones en Puerto Escondido, fuimos amigos.
Mamallita se casó con un señor de apellido Corres y tuvo a su vez diez hijos, Juan el mayor, es el padre y abuelo de los médicos radiólogos Corres Ezeta, sigue Octavio, padre de tavito quien fue director del Hospital de la Niñez Oaxaqueña y del Hospital Civil los fines de semana, son los Corres Castillo; después nació Margarita quien murió muy jovencita.
El cuarto fue Jorge conocido como el tío Coco, la quinta fue Virginia, Vico, casada con don Paco Porras, tuvo 5 hijos todos médicos que viven en Puebla, extraordinarias personas todos ellos, el sexto fue el tío Quico, Enrique, fue quien se quedó con la finca de la Soritana y la hicieron un hotel, fue luchador grecorromano y representó a México incluso en juegos olímpicos, todo un fortachón.
La séptima fue Luz María, tía Lucha, quien tuvo 5 hijos, mujeres la mayores, Luzma y Chepina, varones los menores, José Luis, Víctor Manuel, nuestro homenajeado y recientemente fallecido, y Miguel Ángel, también todo un personaje adorado por toda la sociedad oaxaqueña con un carácter extraordinario, siempre positivo, siempre solidario, mi más sentido pésame para ellos.
El octavo hijo fue Gerardo, fue gobernador rotario quien hizo un extraordinario papel, muy recordado por todos los clubes del sureste de México, la novena es Adelita, mi tía Adela, ya viuda, estuvo casada con José Ranz, hermano de mi señora madre, tuvo 4 hijos, mis primos hermanos, Miguel, Laura, José Alberto y Antonio, el décimo hijo de mamalita fue el tío Rafa.
Extensa familia los Corres González, todos muy queridos en Oaxaca, ellos son extraordinariamente unidos, cada fin de años se reúnen todos desde hace casi sesenta años, una de las 10 familias o sus descendientes, son los anfitriones, escogen el lugar, preparan alojamientos, noche de casino, periódico de noticias, el “Corres-ponsal”, cena de gala de año nuevo, recorridos turísticos en la ciudad sede, etc.
Sin duda este fin de año será difícil al ya no tener a Víctor sin embargo seguirán adelante sin duda, la fortaleza que tienen gracias a la unión y solidaridad es un pilar que no tira ninguna desgracia, adiós Osito Nenguanito.

Si desea contactarme favor escribir a jpr.cronicas@gmail.com
Facebook: Jaime Palau Ranz
Twitter: @jpranz
Seguiré comentando la próxima semana.