Vil copia |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escaparate Político

Vil copia

 

En mal momento los morenistas que creen que con Salomón Jara ya conquistaron la gubernatura cuando falta aún un gran trecho, decidieron copiar burdamente lo que, finalmente, costó al PRI su derrota: el acarreo y desvío de recursos públicos para fines electorales. Lo mismo que hizo Salomón Jara en el Cerro del Fortín, con cargo a los municipios que gobiernan sus afines. Más grotesco no pudo ser.

Es el peor momento porque lo hacen cuando, por primera vez en la historia de tiempos recientes, una Secretaria de Estado, está siendo procesada por un gobierno Morenista por desvío de recursos públicos en condiciones similares a los que el domingo pasado puso en práctica el partido Morena con el senador Jara, en Oaxaca.
Lo que vimos en el auditorio Guelaguetza, resulta una vil copia de lo que tanto critican al PRI aun cuando el presidente López Obrador repite que, éste será un gobierno “diferente”.
Y las pesquisas van en serio. Dicen que la investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera (Ufi) no tiene testigos, sino documentación sobre las triangulaciones financieras desde las secretarías de Desarrollo Social y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. En ambos casos, las investigaciones no tienen como destino final el lucro de Robles o sus cercanos, sino la utilización de recursos para campañas políticas.
A esto se debe la suspicacia que nos lleva a pensar si lo que hizo en su destape (¿para qué?) Salomón Jara no cae también en el desvío de recursos públicos. Las evidencias de estos delitos saltan a la vista con más de un centenar de vehículos para los acarreados, 200 pesos que, aseguran, dieron a cada uno de los aplaudidores, tortas, café, refrescos, etc.
En lo mismo
Si realmente este es un gobierno diferente ¿Por qué, entonces, un senador del Morena llega a tal atrevimiento?
Por más que López Obrador repita las consignas de austeridad y honestidad, su gobierno está cayendo en más de lo mismo. Es lo que avizoramos el domingo pasado.
Esto explica la facilidad con que disponen el presupuesto del (peor) Congreso del estado que pasa de los mil millones de pesos. Los trascendidos indican que, como en los viejos tiempos del PRI, buena parte del financiamiento, estructura y la logística para el destape de Jara, salieron de la Cámara. Para eso tiene allí a su fiel Laura Estrada como presidenta de la Jucopo a la que han querido mover, sin éxito, los del grupo de los diez disidentes que encabezan Ericel Gómez y Othón Cuevas.
Si fuera real el pregón de la “honestidad valiente”, los presidentes municipales que deben su cargo a Salomón Jara, no se arriesgarían al desvío de recursos para fines electorales, como lo hicieron doña Juana Cruz y su esposo Pedro Silva que son los que manejan el gobierno de Huajuapan de León.
Otros ediles que apoyaron a los gastos del que ya consideran “futuro gobernador”, son:
El convicto Antonino Morales presidente municipal de San Blas Atempa; Vilma Martínez, de Tehuantepec. Emilio Montero de Juchitán; Juan Carlos Atecas, de Salina. Cruz; Saymi Pineda, de Pochutla, Oswaldo García de la Ciudad de Oaxaca. Me informan que el edil de Santa Lucía del Camino, Dante Montaño, para no despertar la ira de su titiritero y protector Benjamín Robles Cara Sucia, participó con su aportación de manera muy discreta.
Pero no crean que los devotos de Jara solo están en el Morena. Me informan que algunos presidentes municipales priistas como Fredy Gil de San Pedro Mixtepec, y Amelia Gómez Ríos de Santo Domingo Ingenio, juegan con Dios y con el Diablo. Es decir, aunque son del PRI tienen prendida una velita a San Jara. Entre todos los colaboradores sobresalen dos mujeres. Me dicen que en ellas recayó gran parte de la responsabilidad de los acarreos. La diputada federal Juana Aguilar, de Pochutla, y la líder del Congreso, Laura Estrada.
Se la están jugando, con la seguridad de que el desvío de recursos solo está penado para los priistas.

El salto del chapulín
Si algo trascendente quiere dejar la Secretaria de Cultura, Adriana Cecilia Aguilar, debe actuar con la convicción de que “la cultura une mientras la política divide”.
Debe olvidar la politiquería y defender a los más de 90 maestros despedidos a pesar de que son la esencia de la Casa de la Cultura, a punto de desaparecer. Sin maestros de educación artística esta institución no tiene razón de ser. Es decir, se esfumará y con ello los valores que inculcan a través de las bellas artes.
Aunque diga que esta institución no depende de la Secretaría de Cultura, sería un gran error que se desentendiera de algo tan elemental para una sociedad que día con día pierde valores.

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com
O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx
Twitter: @escaparate_oax
Facebook: escaparate_politico@hotmail.com