Esto es valedero para todos los políticos |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Opinión

Es mi opinión

Esto es valedero para todos los políticos

 

Tuve un maestro que sin ser genio se parecía mucho a esos seres extraordinarios. Enseñaba que si queremos ser útiles a la sociedad es necesario que siempre pensemos y actuemos en democrático, aunque no fuéramos políticos o gobernantes. Decía a sus discípulos, que no se avergonzaran de que los tontos los calificaran de “pueblo”, pues la democracia afirmaba, por definición es populista y sin participación popular, hay muchas cosas en política, menos democracia.

Al parecer mi maestro tenía razón y la sigue teniendo cuando vemos que efectivamente, la democracia se hace con el pueblo, y sirve para legitimar a los gobernantes cuando son electos, aunque después se olviden de las promesas, que a rechina dientes en algunos casos, hacen en las campañas de proselitismo en las colonias pobres.

En todos los partidos políticos hay candidatos tan alejados del pueblo por haber nacido en pañales de oro, que hacen gestos al visitar las colonias populares. Saludan a dos o tres personas para sacarse la foto y el vídeo y en seguida corren a lavarse las manos y a desinfectarse con alcohol o cualquier otra cosa que tengan a su alcance. Con el rechazo de esos candidatos a la gente pobre, se demuestra, que el pueblo y la democracia son indispensables para legitimar a las autoridades, aunque algunos mandones que no soporten los baños de gente.

Tal vez por eso, aunque no pertenezco a ningún partido político, veo las cosas diferentes. Porque además de apreciar los lados buenos de los partidos, reconozco la falta del ingrediente democrático en sus idearios. No digo que no haya demócratas, seguramente existen, pero para mí desencanto no conozco a uno solo.

Estas reflexiones salen del debate muy frecuente en mi círculo de colegas y amigos de otras profesiones que son los más. No faltan en ese círculo simpatizantes de los partidos políticos quienes echan todo en contra de mi persona. Por supuesto, mi argumento es que, nos cuadre o no, en los partidos no hay democracia. Me replican que la democracia no sirve para nada, y ante esa falsa argumentación, yo me agarro de las enseñanzas mi maestro.

Me atacan diciendo: si tus argumentos son mejores sobre la democracia, porque estás tan jodido, mientras otros periodistas hasta trabajan en el gobierno. Acostumbrado a esas ideas de paja, les digo que yo jamás me metí a periodista para buscar chamba en el gobierno. Y sí es cierto, no me ha ido como yo esperaba, en términos democráticos eso no me importa, lo trascedente y rescatable para mi es la democracia.

Las discusiones han sido tan acaloradas que hemos estado a punto de los trancazos. Me alegra que no hayamos llegado a esos extremos, como ha sucedido por cosas triviales. Pero si un día me ponen fuera de combate, espero que algún demócrata solidario, me regale una pomada de la Campana y unos fomentos de agua tibia con sal.

Debo añadir que la democracia es la madre de la unidad entre los hombres. Sin democracia no hay espacio para el dialogo y el debate. Cierra de tajo el espacio para la retroalimentación de las ideas y el enriquecimiento de las propuestas. Y donde no hay tribuna para la diversidad de las propuestas, no habrá jamás pluralidad, que es un ingrediente indispensable para la democracia.

Concluyo este modesto comentario, diciendo que me declaro convencido de que el hombre más exitoso en la vida, es aquel que logra ser el más útil a la sociedad y que eso nadie lo logra sin un verdadero sentido democrático y social, de la vida. Todo lo demás, pero en serio, todo lo demás, es lo de menos. Y esto es valedero para todos los políticos y todos los gobernantes sin excepción.
Esto es importante. Y ¡Hay que decirlo!

Es mi opinión. Y nada más…
raulcampa@hotmail.com