Sin justicia, violación de niño de dos años |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Sin justicia, violación de niño de dos años

El menor de edad ingresó en dos ocasiones a la sala de urgencias del IMSS, en ambas ocasiones presentaba huellas de abuso sexual, además que le contagiaron ETS; la madre no sabe qué le pasó, dice

  • Sin justicia, violación de niño de dos años
  • Sin justicia, violación de niño de dos años
  • Sin justicia, violación de niño de dos años
  • Sin justicia, violación de niño de dos años
  • Sin justicia, violación de niño de dos años

DATOS

Una de cada cuatro niñas y uno de cada seis niños sufren abuso sexual antes de cumplir la mayoría de edad, calculan especialistas en un foro abierto del Senado.

En septiembre, a la sala de urgencias del Instituto Mexicano del Seguro Social ingresó un niño de dos años de edad, quien presentaba síntomas de una enfermedad de transmisión sexual, además que tenía lesiones en el ano; la madre del menor negó tener conocimiento que hubiera sufrido algún abuso pues aseguró que ella lo ha cuidado, sin embargo, 15 días después reingresó por el mismo problema.

En su primer internamiento, el pequeño presentaba lesiones condilomatosas en la región perianal, no presentaba dolor ni sangrado pero el aspecto de las heridas asustaron a la madre, quien también es menor de edad, por lo que decidió llevarlo a que lo valoraran, el diagnóstico de los médicos indicó que se trataba de una enfermedad de transmisión sexual.

Del caso, tomó conocimiento el ministerio público de la clínica, pero la madre se reservó a dar información y todo se quedó en papel sin ningún tipo de seguimiento.

A principios de octubre, el niño ingresó por segunda vez a la sala de urgencias del IMSS por el mismo problema Condilomas en el recto, se siguió el mismo procedimiento de la primera vez, en esta ocasión el ministerio público manifestó que no se trataba de un abuso sexual, ya que no presentaba desgarre en la zona rectal, dando carpetazo al tema.

La información que aportó la madre fue reservada nuevamente y mencionó que ella cuidaba todo el día del menor por lo que negó que su hijo sufriera violencia sexual.

El 7 de octubre, la Procuraduría de Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes fue notificada para darle seguimiento del caso y después de dos meses de su primer ingreso, hasta el momento no se tienen datos si hubo investigación al respecto.

 

VIOLENCIA SEXUAL DENTRO DE LA FAMILIA

De acuerdo con el Informe Nacional Sobre Violencia y Salud los abusos sexuales ocurren preponderantemente al interior de la familia en todos los grupos étnicos y clases sociales. La mayoría de las definiciones de abuso sexual infantil establecen dos criterios básicos para identificar el abuso:

1. La coerción, dado que el agresor utiliza la situación de poder que tiene para interactuar sexualmente con el menor.

2. La asimetría de edad, ya que el agresor debe ser significativamente mayor que la víctima

Un conjunto de falsas creencias que subsisten en torno a los abusos sexuales, a pesar de que numerosos estudios han demostrado lo contrario, son:
1) que sólo los sufren las niñas.
2) que hoy en día se dan más casos que en el pasado
3) que quienes los cometen son enfermos psiquiátricos.
4) que no se dan en todos los sectores sociales.
5) que los niños no dicen la verdad.
6) que los niños pueden evitar los abusos.
7) que los agresores son casi siempre desconocidos.
8) que los efectos son casi siempre muy graves.
9) que son poco frecuentes

EXISTEN FACTORES DE RIESGO

Especialistas en el tratamiento psicológico y social han determinado que existe diversos factores de riesgo asociados al abuso sexual, que han sido identificados y que pueden presentarse en los padres o cuidadores: discapacidad psíquica grave; consumo de alcohol o drogas; historia previa de abusos; falta de establecimiento de vínculo o deficiencias relacionales afectivas entre los padres y el niño o la niña; falta de redes de apoyo psicosocial; aislamiento de la familia; problemas de desencuentro o ruptura familiar; desempleo o pobreza, y falta de reconocimiento de los derechos del niño como persona.

Esto lleva en la mayoría de ocasiones a no denunciar y que los casos queden en la impunidad, generando graves consecuencias en los menores a corto, mediano y largo plazo.

 

En la mayoría de los casos quien es abusado experimenta el síndrome de estrés postraumático, esto puede ser detectado a través de los siguientes síntomas:

1.- Revivir el evento traumático
2.- Negación del mismo o de hechos asociados a él
3.- Hiperactividad psicológica.

Si el abuso no es efectivamente enfrentado, con apoyo profesional el desorden provocado por dicho síndrome puede devenir en un problema crónico, comprometiendo severamente el bienestar del niño o la niña, dependiendo del cuidado y manejo del tema se puede incrementar o disminuir la angustia provocada por el abuso, tomando en cuanta tres factores fundamentales para darle tratamiento: el tipo de abuso, las características del niño y las del ambiente donde se desarrolla.

Estudios realizados por Elena Azaola, plasmados en el informe “Violencia en el ciclo de vida; Maltrato, abuso y negligencia contra menores de edad”, los niños que se desenvuelven en un ambiente donde encuentran un mayor apoyo y comprensión por parte de otros familiares pueden enfrentar mejor las situaciones de abuso.

Los estudios sugieren que las consecuencias psicológicas negativas del abuso persisten en el tiempo y permanecen en la edad adulta, estas consecuencias se reflejan más en mujeres, quienes sufrieron abusos tempranos tienen dos veces más probabilidad de suicidio que las que no los sufrieron.

También señala que las personas que padecieron estos abusos tienen cuatro veces más probabilidad de sufrir desórdenes psiquiátricos y tres veces más de consumir substancias, en comparación con quienes no los experimentaron.

¿Qué hacer si ha pasado?

Cuando un niño asegura haber sido molestado, tocado o lastimado es importante creerle. Dado que con frecuencia se trata de una persona cercana, recibir la noticia es duro para todos, sin embargo detente a pensar en cuánto tuvo que esforzarse para decírtelo y qué espera de ti a partir de este momento.

Es esencial que lo escuches y busques la forma de ponerlo a salvo; asegúrate de que no volverá a quedarse a solas con la persona que lo atacó y dejarle claro que:
No fue su culpa
Es bueno que hayan hablado
Admiras su valentía de compartirlo
En adelante tú te harás cargo de protegerlo y arreglar las cosas

 

Números de terror en México

1 de cada cuatro niñas sufren violación antes de cumplir la mayoría de edad
1 de cada seis niñossufren violación antes de cumplir la mayoría de edad
1,764 por cada 100 mil, tasa de violación infantil en México
5 mil de cada 100 mil niños sufren tocamientos
100 de mil casos de abuso, se denuncian ante la justicia
10 casos de violación denunciados van a juicio
1 llega a condena
99% es la impunidad en casos de violación infantil

 

Así puedes detectar abuso sexual en niños:

Muestra desconfianza hacia alguna persona
Dibuja, juega o imita conductas sexuales adultas
Tiene un repentino descenso en el desempeño académico
Nombra molestias físicas sin causa orgánica aparente: dolores de cabeza, estómago, insomnio o pesadillas
Manifiesta cambios en la expresión de sus emociones
Aumenta o disminuye repentinamente su apetito
Se resiste a ir a la escuela o a la casa de algún familiar o amistad
Presenta lesiones o infecciones genitales
Hay una regresión en el control de esfínteres

 

 

Relacionadas: