Fracaso y desorden, condena del transporte |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Fracaso y desorden, condena del transporte

La colusión entre empresarios y autoridades ha traído problemas vigentes en el caótico sistema de transporte público pues se han antepuesto los intereses particulares por encima de los beneficios colectivos

  • Fracaso y desorden, condena del transporte
  • Fracaso y desorden, condena del transporte
  • Fracaso y desorden, condena del transporte
  • Fracaso y desorden, condena del transporte
  • Fracaso y desorden, condena del transporte

En términos de los desplazamientos intramunicipales, el autobús representa el principal medio de transporte utilizado, salvo en los municipios de Santa Cruz Xoxocotlán y San Antonio de la Cal donde prevalece el mototaxi como principal medio de transporte, mientras que en San Pablo Etla es el taxi foráneo, de acuerdo con un estudio sobre movilidad elaborado por el Centro de Economía y Política Aplicada (CEPA) de la Universidad Vasconcelos, que concluye que ante el exponencial crecimiento de las urbes, es obligatoria una mejor planeación con respecto a los servicios públicos necesarios para el correcto desarrollo de la sociedad.

Los tiempos de desplazamiento al interior de los municipios, entre semana, van desde los 10 minutos (Xoxo) hasta los 29 minutos (San Andrés Huayápam). Durante los fines de semana los tiempos disminuyen ligeramente.

A la falta y saturación de vialidades en la capital, se suma la mala planeación de las rutas que saturan por completo de camiones todas ellas, a pesar de que también existió el compromiso de realizar un reordenamiento de las rutas del transporte pero es otro de los pendientes de la Secretaría de Movilidad (Semovi).

Tan solo en el primer cuadro del centro histórico de la ciudad de Oaxaca, Avenida Juárez, Niños Héroes, el bulevar Eduardo Vasconcelos, avenidas Universidad y Ferrocarril se ven saturadas por los autobuses del transporte público.

Un estudio elaborado por la empresa García García y Asociados muestra cómo las 78 rutas establecidas en la capital y la zona metropolitana han saturado las principales vías de tránsito y dejan sin cobertura de este servicio de transporte público al menos al 25 por ciento del territorio de la zona conurbada.

Son los propios empresarios los que han complicado este negocio, saturando y encimando rutas, lo que ha propiciado una permanente competencia entre los conductores por ganar pasaje, lo cual se acentúa con los salarios de los chóferes que dependen de la cantidad de viajeros que aborden sus unidades durante su jornada.

Lo anterior ha ocasionado un mayor desorden en el lugar donde hay paradas, pues lo mismo hacen “base” que dobles filas, provocan accidentes, congestionamiento vial y contaminación.

García García y Asociados considera la necesidad de eliminar la duplicidad de rutas y organizar el tránsito de los autobuses de acuerdo con el horario y la demanda de los usuarios, además de establecer paradas específicos y tiempos de estancia.

 

NUEVO SISTEMA, ROTUNDO FRACASO

Concebido en la administración gubernamental de Gabino Cué Monteagudo, se anunció la llegada del Metrobús y el compromiso que antes de que concluyera esa gestión se ofrecería un transporte efectivo y eficiente a alrededor de 30 mil personas diariamente.

El entonces secretario de Administración, Alberto Vargas Varela, argumentó que nuestra capital y municipios conurbados no tendrían un Metrobús como en la Ciudad de México sino de acuerdo con las condiciones existentes.

Del proyecto establecía un carril preferente para la circulación de “autobuses modernos que van a circular de manera continua desde la agencia de Trinidad de Viguera en la zona limítrofe norte del municipio de Oaxaca de Juárez hasta Santa Cruz Xoxocotlán”.

El compromiso fue que el proyecto estaría concluido, en una primera etapa, en 14 meses, “ya que traerá grandes beneficios a la ciudadanía en materia de movilidad, pues va a permitir la circulación de autobuses nuevos, “con choferes capacitados, respetuosos del reglamento de Tránsito y con unidades modernas”.

Se presumió que el servicio operaría la ruta Trinidad de Viguera al Monumento a la Madre, para después llegar al Mercado de Abasto y al Parque del Amor. Todo como parte de un plan integral para realizar el reordenamiento de las rutas del transporte urbano.

El empresario y ex dirigente del transporte, Josué Ruiz, explica que el sistema de transporte público para la ciudad de Oaxaca y zona metropolitana fue un fracaso porque nunca respondió a los intereses de la sociedad, sólo a los de unos cuantos.

“Se convirtió en un verdadero negocio, desde las obras de infraestructura que fueron mal ejecutadas hasta la adquisición de las nuevas unidades.”
Las llamadas adecuaciones viales y obras de mejoramiento urbano a lo largo del corredor, así como un nuevo sistema automatizado que mejorará la eficiencia en el cobro y destino de los recursos captados, nunca se concluyeron.

Lamentablemente, dijo, el proyecto que fue elaborado por la Secretaría de Administración, sin considerar la opinión de las autoridades del ramo y de los propios transportistas, nunca respondió a las necesidades de la capital del estado.

Aseguró que si en verdad se pretende beneficiar a cerca de 630 mil habitantes, de los cuales, casi el 90% hace uso regular del transporte público y más del 70% lo hace en forma continua, los transportistas deben jugar un papel preponderante, no sólo con nuevas inversiones sino con permanente capacitación a sus trabajadores.

La adquisición de los 43 autobuses Liner 12 tipo Padrón Modelo 2016, que fueron parte del Proyecto de Movilidad Urbana y Renovación del Parque Vehicular, tuvo costo por unidad de 3 millones 80 mil pesos y con equipo valuado en 15 mil dólares.

Ante ello, integrantes de la Alianza de Transporte Multimodal del Estado de Oaxaca (ATMEO) reiteraron que jamás fue consultada la sociedad y nunca se presentaron estudios de impacto ambiental.

“Jamás se informó de los detalles del proyecto, sólo se supo que en una primera etapa la ruta Trinidad de Viguera-Santa Cruz Xoxocotlán, y al igual que en otros proyectos, se guardó celosamente cualquier información.”

 

78 rutas establecidas en la capital y la zona metropolitana
25% de la zona conurbada sin cobertura de servicio de transporte público
900 camiones urbanos
603 mil personas usan transporte público
90% usa regularmente el transporte público
70% usa en forma continua el transporte público

 

Relacionadas: