Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado

Las aguas cristalinas que brotan de las montañas pronto se vuelven oscuras y pestilentes debido a la contaminación generada por la falta de operación de la Planta Tratadora de Aguas Residuales de Telixtlahuaca, afectando a comunidades vecinas.

  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado
  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado
  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado
  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado
  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado
  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado
  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado
  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado
  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado
  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado
  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado
  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado
  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado
  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado
  • Comunidades de Oaxaca luchan por salvar el gigante contaminado

El Río Atoyac, considerado como uno de los cinco afluentes más importantes de la entidad oaxaqueña, nace entre las montañas de las regiones de la Mixteca y Valles Centrales, a escasos 60 kilómetros de la Zona Metropolitana de Oaxaca (ZMO).

Los escurrimientos de los mantos acuíferos que provienen de las zonas boscosas de los municipios de Santiago Huautlilla, San Jerónimo Sosola, Santa Catarina Tlaxila, Santiago Nacaltapec y Santiago Tenango, dan origen a la formación de este río considerado por los especialistas como la arteria aorta de la entidad.

En los parajes conocidos como Cañada Las Sedas y Cañada Ocotal, en el municipio de San Francisco Telixtlahuaca, se forman las primeras corrientes cristalinas que bajan por la periferia del municipio hasta el paraje denominado La Joya.

 

Hidrología

De acuerdo a los datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), las aguas superficiales del Estado de Oaxaca están distribuidas en ocho regiones hidrológicas: RH18, Balsas; RH20, Costa Chica-Río Verde; RH21, Costa de Oaxaca; RH22, Tehuantepec; RH23, Costa de Chiapas; RH28, Papaloapan; RH29, Coatzacoalcos y RH30, Grijalva-Usumacinta.

La región hidrológica RH20, Costa Chica-Río Verde, comprende el 24.48% de la superficie estatal, drenando las aguas del centro y suroeste de la entidad hacia el Océano Pacífico. De las cinco cuencas de esta región hidrológica, tres cubren territorio de Oaxaca; el nombre de estas cuencas y la porción del territorio estatal son: Río Atoyac (19.52%), Río La Arena y otros (2.36%) y Río Omotepec o Grande (2.6%). Los principales ríos de esta cuenca son el río Atoyac y el río Verde.

El 56.2% del agua que se usa de la cuenca del Atoyac se emplea en la agricultura, 41.1% es para uso público urbano; 0.6% para uso pecuario; 1.7% para uso múltiple, y finalmente 1.01% para uso doméstico.

 

 

La contaminación

A 5 kilómetros de recorrido del río Atoyac, en el paraje La Joya, las autoridades municipales de Telixtlahuaca edificaron en la década de los años 90 una Planta Tratadora de Aguas Residuales (PTAR), que jamás operó y únicamente ha contaminado las márgenes del afluente.

Las autoridades municipales, reconocen que el sistema de tratamiento de aguas residuales ha presentado problemas técnicos relacionados con su operación, por lo cual los habitantes de la zona afectada y poblaciones colindantes como Huitzo y Suchilquitongo manifiestan malestar debido al olor que emiten las aguas negras.

Para el presidente de la Mesa Directiva de la Liga de Futbol de Telixtlahuaca, Jorge Ramos Vázquez, esta contaminación tiene un origen de omisión y corrupción institucional, pues el predio donde se edificó la PTAR y la Unidad Deportiva de la comunidad, un particular que fungió como parte de la autoridad en trienios pasados pretendió adueñarse de la zona.

“Este terreno se lo donaron a un señor que se llamaba David de la Rosa, en ese tiempo estaba de comisariado el señor Juan Osorio, a raíz de eso surgió un conflicto en el cual una persona se acreditó como dueño con una escritura notarial, esto se llevó a juicio agrario que involucraron al particular que reclamaba como suyas las tierras y los que integramos la liga de futbol porque la autoridad municipal no mostró disposición directa por defenderlo a pesar de que estaba la planta tratadora”.

Explicó que en febrero de 2005, los integrantes de la liga de futbol fueron favorecidos con la resolución agraria, “cuando esto ocurre en 2006, el particular abrió un juicio por la vía civil en el cual demandó a 13 integrantes de la liga, pero de igual manera con escaso apoyo de la autoridad lo defendimos”.

“Nosotros seguimos el proceso, durante este tiempo que duró las autoridades nos ayudaron con mínimas cantidades para cubrir los gastos de los abogados, con la actual presidenta municipal se tuvo una plática para seguir sufragando y pagar el último proceso de la vía civil, primero se ofreció a ayudar pero nos dijo que teníamos que ir a cobrarles una cuota anual a los comerciantes que se instalan en el centro de la población, lo que no accedimos porque no era la forma y se rompió el diálogo”.

Ramos Vázquez, expuso que los integrantes de la Liga de Futbol, también tienen el interés para que se rehabilite la PTAR de Telixtlahuaca, “pero primero queremos que las autoridades se comprometan a defender este predio y cubrir los gastos que realizamos durante estos procesos, si no les exigimos mañana cualquier particular puede volver a reclamarlo y nos quedamos sin nada”.

“La presidenta municipal Nidia García Pérez, no ha mostrado interés para continuar con el diálogo a pesar de que hemos acudido ante la Secretaría General de Gobierno (Segego), para que sean mediadores en este tema, queremos enviarle un mensaje a la ciudadanía que no nos oponemos a la rehabilitación de la planta pero pedimos un trato justo y compromiso real por parte de la autoridad”.

El predio donde se ubican la PTAR y la Unidad Deportiva, cuenta con 3 mil metros cuadrados, valuado según los especialistas en 38 millones de pesos. “Si nosotros hubiéramos contratado un abogado con un contrato de por medio, ellos cobran al menos el 25 por ciento de lo que vale el predio si se gana el juicio, nosotros no le pedimos ni un millón de pesos a la autoridad municipal para cederle los derechos”, destacó el presidente de la Liga de Futbol.

Cifras de las autoridades municipales señalan que en esta comunidad habitan más de 15 mil familias, de las cuales al menos el 90 por ciento de las viviendas están conectadas al drenaje que desembocan en la planta tratadora y posteriormente las aguas confluyen en el río Atoyac.

 

La afectación

Las aguas negras corren por el cauce del Atoyac y se mezclan con las aguas cristalinas que bajan del río Salinas que nace del paraje conocido como El Tejocote, ubicado en la parte baja de la presa Matías Romero de San Pablo Huitzo.

En la Tercera Sección de Huitzo, los campesinos sufren severas afectaciones por la contaminación del río, ya que las aguas residuales generan mal olor y no es apta para su uso agrícola. “Antes de que Telixtlahuaca nos contaminara nuestros ríos, en estos causes venían a jugar los niños mientras sus madres lavaban ropa, todavía hay peces que bajan de la presa pero ya no dan ganas de pescar porque está todo contaminado”, señaló el campesino Simón Martínez, que habita en la zona donde se mezclan las aguas negras Telix y las cristalinas que descienden de El Tejocote.

 

 

Huitzo ya inició con el rescate

A través de un proyecto denominado Mejoramiento Ambiental del Río Atoyac, de las tres primeras comunidades donde surge y pasa el río Atoyac, las autoridades de San Pablo Huitzo, son las únicas que cuentan con un plan de acción para rescatar el afluente.

“En esta comunidad la gente no tiene drenaje, utilizamos baños secos, fosas sépticas y de absorción porque consideramos que así podemos cuidar nuestros ríos”, explicó María Teresa Martínez, directora de Ecología y Salud.

Detalló que el proyecto consta de cuatro etapas como son “la limpieza del río Atoyac que es quitar el carrizo y la basura, el segundo paso es determinar la vía federal porque había mucha invasión, el tercer punto es establecer una ribera para que haya pasos peatonales y caminos, y el cuarto punto es realizar una reforestación para hacer un bosque con árboles nativos”.

En esta comunidad el río recorre en una distancia de 3.5 kilómetros desde los límites con Telixtlahuaca hasta Santiago Suchilquitongo, de los cuales 2.1 kilómetros ya se han saneado y delimitado.
“Tocamos puertas en la Comisión Estatal del Agua (CEA) y en la Comisión Nacional del Agua (Conagua), para poder realizar estos trabajos porque el presidente municipal nos comisionó especialmente para esta misión de rescatar el Atoyac”, mencionó Teresa Martínez.

Por su parte, Sergio Hernández González, director de Desarrollo Agropecuario, dijo que a base de tequios donde han participado todos los habitantes del municipio, “se logró retirar el carrizo y toda la basura, posteriormente acudió personal de Conagua para delimitar el río, no ha sido un trabajo fácil porque muchas personas habían invadido el río”.

Los funcionarios municipales coincidieron que de rehabilitarse la PTAR de Telixtlahuaca, la contaminación se acabaría en un 90, 95 por ciento en nuestro territorio, “nosotros ya estamos haciendo nuestro trabajo”, afirmó Hernández González.

 

Suchilquitongo, la regeneración del Atoyac

A 10 kilómetros de donde se vierten las aguas negras, en jurisdicción de Santiago Suchilquitongo, el río Atoyac, se auto-regenera con las aguas cristalinas que descienden de las montañas de esta comunidad.

“Durante la década de los 90´, en la parte alta de nuestra comunidad se construyeron represas para que todo el año haya agua, entonces estos escurrimientos desembocan al Atoyac y ayudan a limpiar su cauce, por eso los olores y la contaminación se pierde un poco en nuestro territorio”, comentó Librado Bautista Sánchez, director de Ecología de Suchilquitongo.

En jurisdicción de esta comunidad en las márgenes del río Atoyac, aún se pueden observar peces y tortugas que nadan entre la corriente. “No descartamos que pueda llegar un poco de contaminación que viene de Telixtlahuaca, pero realmente lo único que necesitamos en nuestro municipio es un desazolve y la delimitación del río”, apuntó.

Río abajo, el Atoyac se ve amenazado por el crecimiento de la mancha urbana, explotación de material pétreo y la falta de operación de las plantas tratadoras de aguas residuales. Continúa segunda parte.

 

Relacionadas: