Buscan recuperar mantos acuíferos en Valles Centrales |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Buscan recuperar mantos acuíferos en Valles Centrales

En los libros “Sembradores de Agua, agenda indígena de comunidades zapotecas del Valle de Oaxaca” y “En defensa del agua”, se recoge la experiencia de 13 años de lucha por el vital líquido.

Buscan recuperar mantos acuíferos en Valles Centrales | El Imparcial de Oaxaca

Organizaciones de la Sociedad Civil y autoridades municipales refrendaron el compromiso para recuperar los mantos acuíferos en los Valles Centrales, al tiempo de continuar la lucha jurídica que les garantice el libre acceso al vital líquido.

En el marco de la presentación de los libros “Sembradores de Agua, agenda indígena de comunidades zapotecas del Valle de Oaxaca” y “En defensa del agua”, en donde se recoge la experiencia de 13 años de lucha.

Carmen Santiago Alonso, coordinadora de Flor y Canto, consideró ejemplar la lucha que han mantenido los hombres y mujeres indígenas, se ha convertido en un ejemplo a nivel nacional y referentes comunitarios.

“La Coordinadora de Pueblos Unidos por el Cuidado y Defensa del Agua (Copuda) ha trabajado muy duro para acercar sus experiencias y garantizar el acceso libre pero con responsabilidad al vital líquido”, explicó.

E hizo un llamado enérgico al gobierno de la Cuarta Transformación para que escuche y conozca el proceso ejemplar de los pueblos y comunidades indígenas, quienes buscan resolver la escasez del agua.

Recordó que se les ha tratado de imponer una ley obsoleta en la materia y en donde deben tomar en cuenta el aporte de las comunidades indígenas y de organizaciones, toda vez que la federación pretende un levantamiento de veda, pero que violenta los derechos de los campesinos.

Frente al defensor de Derechos Humanos, Bernardo Rodríguez Alamilla, reconoció la importante labor y participación de la mujer para consolidar la agenda indígena y estructuras organizativas.

“Los Valles de Ocotlán, Zimatlán, Tlacolula y Ejutla son eminentemente agrícola y en donde se debe tomar en cuenta la voz de los indígenas para ser coadministradores y se nombre a quien cuide y administre el agua al lado de la Conagua”, dijo.

A su vez, el presidente de la Copuda, Juan Martínez González, señaló que desde el 2003 los pueblos de los Valles Centrales enfrentaron el hostigamiento por parte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) a través de cartas de intención para pagar supuestos excedentes.

“Nos organizamos y empezamos la batalla jurídica a la par de alternativas para el cuidado y preservación del agua, hemos captado el agua y desde entonces ningún campesino ha dado un barretazo para sacar más líquido, todo es conservación”, anotó.

Subrayó que ahora buscan acceder a una concesión colectiva ya no particular pero se siguen enfrentando a la burocracia de los funcionarios federales, a pesar del cambio a nivel federal.

En los comentarios durante la presentación, la periodista Rocío Flores agradeció la disposición de las autoridades y sociedad civil para compartir sus saberes comunitarios para la conservación del vital líquido y respeto por la madre tierra.

Bernardo Rodríguez Alamilla, titular de la Defensoría de los Derechos Humanos, afirmó que han podido constatar la voluntad de la población por recuperar los mantos friáticos y sembrar agua.

“La labor no solo es loable, sino un ejemplo en el cuidado del medio ambiente que permite mejorar el entorno no solo de las comunidades asentadas en estos valles, sino que tiene un impacto por su posibilidad de replicarse”, sostuvo.

Calificó los materiales como valiosos, porque recopilan las tareas e iniciativas de estos pueblos indígenas en defensa de sus recursos naturales, pero sobre todo, su defensa de la dignidad de nuestros pueblos originarios, que hacen valer sus derechos humanos ante las instituciones mediante el diálogo y la acción pacífica.

Esto es una importante lección para quienes impulsamos una cultura de paz, pues demuestra que esa es una posibilidad muy viable en un momento en que la nación se ve amenazada por la violencia, lanzó.

 

Relacionadas: