Persiste en Oaxaca deplorable infraestructura educativa |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Persiste en Oaxaca deplorable infraestructura educativa

Enseñar en el bochorno, aprender en la congeladora; láminas cubren a los niños de Oaxaca en las escuelas.

  • Persiste en Oaxaca deplorable infraestructura  educativa
  • Persiste en Oaxaca deplorable infraestructura  educativa
  • Persiste en Oaxaca deplorable infraestructura  educativa
  • Persiste en Oaxaca deplorable infraestructura  educativa
  • Persiste en Oaxaca deplorable infraestructura  educativa
  • Persiste en Oaxaca deplorable infraestructura  educativa

Mientras el sol pega a plomo en el endeble techo de lámina, Citlali educa a sus pequeños. El bochorno es intenso pero la educación no espera, entre juegos y risas, los niños de 3 a 6 años escapan de su realidad, por el momento.

El Jardín de niños Nueva Creación de la colonia Santa Isabel del municipio de Zaachila no existe a los ojos de las autoridades, pues no cuenta con clave, pero 22 niños, quienes son muy reales, toman clases dentro de la deplorable infraestructura.

De acuerdo al estudio, Rezago en Infraestructura Educativa de Nivel Básico, del Instituto Belisario, del Senado de la República, publicado a finales de noviembre del 2018, Oaxaca es la entidad con el tercer mayor rezago en infraestructura física educativa en el país, sólo por detrás de Chiapas y Guerrero; es decir, en gran parte de las escuelas no existe acceso a agua, drenaje, electricidad, mobiliario o están construidas con materiales deficientes.

El estudio generó el Índice de Rezago en Infraestructura Física Educativa Básica a (IRIFEB), que mide las condiciones de las escuelas (en orden descendente, mientras más baja la calificación, mejor el resultado), los servicios básicos, sanitarios y al final calcula el promedio, en donde la Oaxaca no queda bien parada.

Escuela sin nombre, sin recursos, sin ayuda

Un cuarto, con techos y paredes de lámina alberga a 23 gigantes con grandes sueños: 22 niños y una maestra, “la escuela no tiene clave entonces no puede tener un nombre, entonces se denomina Nueva Creación y se identifica con el nombre de la colonia que es Santa Isabel”, dice la docente que da clases en esta escuela.

Citlali Palacios, quien a sus 32 años tiene 10 de experiencia como docente, enseña en la escuela de la colonia Santa Isabel, del municipio de la Villa de Zaachila; orgullosa de sus niños, quien más de uno ya sabe leer, pero triste porque sabe que nadie debería estudiar así.

Chiapas, Guerrero y Oaxaca, los rezagados de siempre

“Al promediar los índices para obtener un panorama general de rezago en infraestructura educativa, se encuentra que los estados que cuentan con el rezago más grande son los estados del sur: Chiapas (0.384), Guerrero (0.334), Oaxaca (0.320), Tabasco (0.286) y Veracruz (0.278)”, indica la publicación.

En el índice de rezago en servicios básicos, Los cinco estados con escuelas más precarias son Chiapas (0.409), Oaxaca (0.365), Guerrero (0.340), San Luis Potosí (0.307) y Durango (0.289), es decir, en todos estos estados las escuelas no cuentan en promedio con alguno de los servicios básicos (luz, agua o electricidad), y en el caso de Chiapas y Oaxaca la ausencia de estos servicios es mayor.

“La escuela se formó en el 2013, pero sin clave no tiene derecho a apoyos, dependemos administrativamente del jardín de niños Francisco Gabilondo Soler de la colonia Zapoteca, somos como un grupo de esa escuela pero que está en esa colonia”, explica la profesora.

En la época de calor el bochorno es intenso y en la época de frío se extraña, pues lo gélido del ambiente cala hasta los huesos y hace que se tapen los rendijas por donde el calor pueda escapar o el frío entrar.

Ni muebles tienen las escuelas
En el índice de rezago en condiciones del inmueble, Oaxaca (0.169) es segundo, sólo detrás de Chiapas (0.268), por lo que “a pesar de no ser tan grave”, indica el estudio, gran cantidad de escuelas presentan precariedad en al menos uno de los tres componentes del índice (piso, techo, o muros de material precario).

En el índice en donde las escuelas presentan mayor rezago es en el de mobiliario básico, en la que paradójicamente, Oaxaca (0.392) tiene una de sus mejores calificaciones, pues es el quinto peor calificado. Nuevamente Chiapas presenta el mayor nivel de rezago en este componente (0.458), lo que significaría que en promedio le hace falta cerca de la mitad del mobiliario básico en sus escuelas (sillas, mesas, escritorios o pizarrones en los salones de clase).

Los 22 alumnos que toman clases en este jardín de niños: nueve de tercer año, ocho de segundo y cinco de primero, forman parte de los cientos de miles de niños en edad escolar que son abandonados a su suerte por las autoridades educativas.

“Aquí el gobierno no ha dado nada, todo se ha construido con la ayuda de una pequeña fundación, con las cooperaciones de los padres de familia y con las donaciones”, dice la maestra, quien recordando señala un pequeño corredor, “bueno, un diputado nos gestionó esa galera”.

Sobreviven de caridad
La maestra del jardín de niños resalta que reciben ayuda, sobre todo con los materiales educativos de una fundación denominada Friend of Pin Pollo, del licenciado Bony, quien gestiona ayuda de organizaciones estadounidenses. “Nos trae desde material para construir la escuela, hasta pintura y crayolas”, afirma.

“Mucho de nuestro sueldo se va en estas escuelas, si no hay material, nosotros tenemos que ver que se compre, aunque sea de nuestros bolsillos”, reconoce la mentora, “a mí en esta escuela me da pena pedirle cooperación a los papás porque yo sé que hacen muchísimo esfuerzo para mandar a sus hijos a la escuela”.

Y la maestra recalca que la escuela va de acorde a la colonia, en donde las casas de material son contadas, no hay agua potable y el drenaje es un sueño, además que no tiene ni el año de que la energía eléctrica hizo su presencia en la colonia Santa Isabel.

“Los trámites para gestionar las aulas y materiales educativos son muchos y te ponen muchas trabas, eso frena que las escuelas puedan construirse”, explica la docente, quien deja claro que tener una escuela de concreto no es señal de calidad, “muchas veces aunque la escuela sea de concreto, son muy pequeños y ahí tenemos que meter a 20 niños”.