Juguetes tradicionales, buena opción para el Día de Reyes
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Juguetes tradicionales, buena opción para el Día de Reyes

Buscan revivir la alegría de jugar con juguetes tradicionales en chicos y grandes, además estos juguetes desarrollan la destreza mental.

Juguetes tradicionales, buena opción para el Día de Reyes | El Imparcial de Oaxaca

Para los reyes magos que aún continúan en la búsqueda del mejor regalo para este 6 de enero, los juguetes tradicionales y juegos de destreza mental es una de las mejores opciones para las niñas y los niños.

Desde hace más de 10 años, en el taller artesanal denominado Chiripas que se ubica en esta comunidad de los Valles Centrales de Oaxaca, la familia de Miriam Ruiz García, promueve la convivencia familiar mediante los juguetes tradicionales mexicanos y juegos que desarrollan la habilidad mental de pequeños y grandes.

“Fabricamos desde los juguetes tradicionales como el yoyo, trompo, balero, carritos, entre otros que son más como una atracción pero no todo mundo conoce el mundo de los juegos, entonces en Chiripas es lo que tratamos de hacer, la idea es que tengamos una opción diferente, sobre todo de sano entretenimiento jugando con puros juegos de mesa de destreza mental que de alguna manera van a estimular la mente y van a mover la cuestión emocional”.

Promueve valores
Miriam Ruiz, explicó que este proyecto surgió ante la falta de valores y convivencia que han generado la llegada de aparatos electrónicos y tecnológicos, como los celulares y las tabletas que ahora han sustituido los juguetes ancestrales.

“Desafortunadamente vivimos en una sociedad donde los padres compramos algo y se lo damos a nuestros hijos para cumplirles sus gustos, diciéndoles que no los rompan porque nos costó, pero en Chiripas, a parte del juego tradicional y ancestral, lo que estamos rescatando son valores”.

La música mediante instrumentos musicales artesanales, es otra de las actividades que aprenden los pequeñines en el taller familiar que surgió como un proyecto emprendido por el señor Crescencio Ruiz Maldonado y fue retomado por su nieta.

“Quien inició esto fue mi abuelo, él nos enseñó con un clásico, el juego del coyote y las gallinas, al principio nos dibujaba en cualquier cartón o en el piso, lo jugábamos con piedras y maíz. Nos comentaba que cuando éramos niños, mi abuela le reclamaba porque nos enseñaba a jugar, le decía que íbamos a ser unos vagos, pero la vida nos dio este don y vivimos realmente de jugar, porque esta es nuestra forma de vida”.

Debido que la mayoría de los juegos se realizan entre dos a tres integrantes, su principal función es promover la unión familiar. “Vivimos en una sociedad absorbida por las redes sociales y la tecnología, no es mala, pero cuando los hijos salen con los amigos todos están con el celular y ya no conviven, entonces estos juegos a lo que nos invita es a eso, que de alguna manera se vuelva a retomar esa unión familiar”.

Representan el sector artesanal de Huitzo
Miriam Ruiz, destacó que a través de mucho esfuerzo se fueron abriendo camino en el sector artesanal y ahora su taller representa a San Pablo Huitzo en las ferias artesanales. “Contamos con más de 150 juegos, manejamos los tradicionales y los clásicos como damas chinas, el ajedrez, el dominó, pero también otros juegos ancestrales como los chapulines, el come-solo y la chintatlahua que son nombres de lo que también es nuestra identidad , de lo que somos”.

“Para nosotros que vivimos en Huitzo nos dicen que somos de Valles Centrales pero nuestra sangre es mixteca, Huitzo desafortunadamente había perdido esa parte, sus dos culturas porque está entre la zapoteca y la mixteca, mi abuelo era de sangre pura de mixteco al igual que mi abuela”.

“Por eso, parte de lo que hace Chiripas es rescatar eso, la cultura, la tradición, nuestro origen e identidad, desafortunadamente como oaxaqueños nos avergonzamos de nuestro origen, es por eso que promovemos estos valores, que nos sintamos orgullosos de nuestras raíces, cuando sabemos de dónde venimos y hacia dónde vamos, tenemos bien definido nuestro futuro, estos juegos promueven la identidad, independientemente del rescate del juguete tradicional, son juegos únicos con nombres únicos”.

Jugar es cosa seria
En su taller se entretienen, aprenden y echan andar su imaginación los pequeñines y las personas mayores, sus juegos son una excelencia en la destreza mental.

“Dentro Chiripas no pedimos edades, más bien nos guiamos con capacidades, actitud y disposición de poder aprender, podemos poner a un niños de dos años y se entretiene mucho, pero si uno como padre no le damos un minuto para convivir con ellos, pues difícilmente un niño va continuar”.

“Cuando nosotros trabajamos con alguien no va dirigido a un niño, sino por pura lógica les gusta lo van a jugar, porque ellos son curiosos, entonces es un hecho que lo van a jugar, entonces nosotros como adultos siempre le perdemos el interés, por eso promovemos talleres dirigidos a los adultos porque es importante rescatar la unión familiar con nuestros hijos, es el mejor regalo que les podemos dar en esta temporada, convivir con ellos jugando”.

Los juegos que se pueden adquirir en el taller artesanal que se ubica a orillas de la carretera federal 190, cerca del acceso principal del municipio de Huitzo van desde los 25 pesos y dependiendo del nivel de destreza mental, se puede avanzar con los más importantes.

“Más allá de costos, lo que van hacer es invertir porque desarrolla muchas partes desde las capacidades motrices y vamos a ir avanzando porque cada juego enseña a tener una mejor visión, una estrategia, a saber con qué piezas vamos a jugar para no exponer el juego y llevándolo a la práctica diaria de la vida, es lo mismo”.

La artesana Miriam Ruiz, comenzó con la fabricación de juguetes desde los 10 años, ahora con las habilidades que ha enseñado a los ciudadanos, afirma que “jugar es cosa seria”.