UNAM brinda apoyo psicológico para brigadistas | Nacional
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Nacional

UNAM brinda apoyo psicológico para brigadistas

La UNAM considera que es imprescindible tomar precauciones y cuidar el bienestar físico y emocional de quienes apoyan en las labores de ayuda.

UNAM brinda apoyo psicológico para brigadistas | El Imparcial de Oaxaca

Tras los sismos de septiembre que afectaron al menos a la población de 10 entidades del país, “todos estamos viviendo un síndrome de estrés” que se puede manifestar en llanto, desmayos o sentimientos de culpa, aunque “un factor común suelen ser la angustia y la preocupación”, destacaron académicos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Terminadas las labores de rescate, avanzando a la reconstrucción de zonas colapsadas con un importante número de damnificados refugiados en albergues o con familiares y amigos (con un estimado oficial de más de 153 mil inmuebles afectados; de estos, 24 mil se desplomaron y 46 mil presentan daños que los vuelven inhabitables).

Estás decaídas, advierten los expertos de la UNAM, también las atraviesan quienes continúan en brigadas y labores de apoyo a damnificados; los síntomas más frecuentes del estrés agudo son las molestias musculares como dolor de espalda, cabeza o tensión muscular; duermen, mas no descansan; si el individuo comienza a recordar lo acontecido aquel día, puede generar una sobreactivación del cerebro que impide conciliar el sueño.

Para proteger a brigadistas que apoyaron en labores de rescate y continúan en la atención a los damnificados del sismo, la Coordinación de Atención a Estudiantes impartió el curso Capacitación en Intervención de Primer Contacto en crisis de Estrés Traumático Agudo.

Ante un grupo de 60 alumnos de la entidad, se subrayó la importancia de entender la sintomatología presentada por diversas personas tras la catástrofe a fin de poder ayudar mejor, y sobre todo de saber las fases por las que podrían estar pasando los voluntarios a fin de darles también respaldo psicológico, como parte de algo que se conoce como “cuidado al cuidador”.

Los académicos recomendaron establecer relevos regulares entre quienes participan en estas labores de asistencia y se les pidió retirarse periódicamente a descansar con sus familias, pues con frecuencia al implicarse en este tipo de trabajos, los sujetos suelen entrar en una inercia en la que se les olvida dormir, tomarse un respiro e incluso comer.

Al comprometerse sin planeación con diversas respuestas solidarias ante el nivel de la emergencia, algunos brigadistas caen en un punto en el que no se dan cuenta de que su cuerpo está decayendo, lo que representa un riesgo no sólo para ellos, sino para la agilidad de las labores en las que buscan colaborar.

Por todo esto, es imprescindible tomar precauciones y cuidar el bienestar físico y emocional de quienes apoyan en las labores de apoyo, se concluyó.

Cabe recordar que ocho entidades federativas que resultaron mayormente afectadas por los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017: Chiapas, Ciudad de México, Guerrero, México, Morelos, Oaxaca, Puebla y Tlaxcala dónde los damnificados han podido salir adelante por el importante apoyo de brigadistas, entre otros.

Relacionadas: