Muere el mayor asaltabancos de México; se había fugado de tres cárceles
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nacional

Muere el mayor asaltabancos de México; se había fugado de tres cárceles

Ríos Galeana estaba cumpliendo una condena en el penal federal de Oaxaca y en diciembre pasado fue internado.

Muere el mayor asaltabancos de México; se había fugado de tres cárceles | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet.

Al enterarse del fallecimiento de Alfredo Ríos Galeana, el asaltante de bancos más peligroso que ha operado en México y que él detuvo en 1985, el comandante Luis Aranda Zorrivas recordó que la característica principal de este delincuente era su arrojo.

“No es que fuera muy inteligente, sino que era muy audaz. Cuando lo detuvimos lo correteamos sobre varias calles en el Estado de México con balacera de por medio, se subió a un camión y luego a un auto particular ya sin saco ni corbata, pero lo alcanzamos a detener”, dijo.

Aranda Zorrivas habló con MILENIO tras la confirmación de la muerte de este hombre, ex comandante del Batallón de Radio Patrullas del Estado de México, conocido en los años 80 como El enemigo público número uno que, de acuerdo con funcionarios federales, murió en un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Oaxaca debido a una infección en la sangre a los 69 años.

Ríos Galeana estaba cumpliendo una condena en el penal federal de Oaxaca y en diciembre pasado fue internado, pero perdió la vida. “Lo respeté como asaltante porque en ese entonces los delincuentes eran delincuentes y los policías éramos policías.

Incluso a mi hija le puse Luisa Fernanda porque nació un día antes de que lo detuviéramos. Le puse el nombre que él usaba como cantante: Luis Fernando Verber Ocampo y lo hice para que no se me olvidara esa fecha”, dijo Luis Aranda. Se fugó tres veces Alfredo Ríos Galeana escapó de prisión en tres ocasiones. Primero de la cárcel municipal de Tula, Hidalgo; luego del penal de Barrientos, en Tlalnepantla, y finalmente del Reclusorio Preventivo Sur, en el entonces Distrito Federal.

La última persona que lo aprehendió en México fue el comandante José Luis Aranda Zorrivas, quien rememoró: “Me contó muchas cosas, de algunas no quedaron registro porque no había cómo resguardar todo eso. Era muy larga su trayectoria, pero recuerdo que me dijo que antes de asaltar un banco robaba en una casa o un camión, era la manera que él tenía de templar sus nervios y calmarse para el día siguiente”.

Debido a su peligrosidad, Ríos Galeana fue enviado al módulo de alta seguridad del Reclusorio Sur; sin embargo, el 22 de noviembre de 1986, mientras en el área de juzgados se llevaba a cabo una diligencia, personas armadas que traían pasamontañas irrumpieron y volaron con una granada parte de las instalaciones para liberarlo. Además de robar bancos en el entonces Distrito Federal, también operó en Querétaro e Hidalgo y entre sus discípulos se cuenta al peligroso secuestrador Andrés Caletri.

Reaprehendido en EU

En julio de 2005, Ríos Galeana fue reaprehendido en California, Estados Unidos. En 2008 ganó una batalla judicial con lo que se quitó de encima un juicio por el delito de “homicidio contra agentes de la autoridad”. El juez Décimo Primero de Distrito de Amparo en Materia Penal, Jacinto Figueroa Salmorán (hoy magistrado), le otorgó un amparo, debido a que el delito que se le imputó prescribió. El amparo fue promovido en septiembre de 2007 contra la resolución dictada por la Cuarta Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal que decidió someterlo a proceso.

La sala detalló: “Por otra parte, tocante al ilícito de homicidio contra agentes de la autoridad, cometido contra Alejo Ramos López, por el cual ejercitó acción penal el Ministerio Público en contra de Ríos Galeana, se determina que no ha prescrito la pretensión punitiva del Estado”.

El juez de amparo consideró que los magistrados capitalinos estaban obligados a tomar en cuenta las prerrogativas previstas en el artículo 14, esto es, que a ninguna ley se le dará efecto retroactivo en perjuicio de persona alguna y, por lo mismo, debía aplicarse la legislación más benigna a éste, a raíz de las distintas reformas al Código Penal.

“Era tartamudo pero cuando cantaba, que lo hacía muy bien, ya no tartamudeaba. Me relató que una vez en Puebla asaltó un banco y que la cajera le reclamó que por qué siempre asaltaban esa sucursal y al banco de enfrente no. ‘Ah, cómo no.

Ahorita mismo voy para allá’. Y asaltó a los de enfrente”. Con el paso de los años Aranda Zorrivas ha perdido el cálculo de la fortuna que amasó Ríos Galeana, pero sí recuerda que en el robo a un banco en el Estado de México la cantidad sustraída era de alrededor de 250 millones de pesos.

 

Relacionadas: