Concluye INAH restauración de zona arqueológica de Dainzú
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Concluye INAH restauración de zona arqueológica de Dainzú

Especialistas emplearon técnicas prehispánicas para recuperar el Templo Amarillo y el Juego de Pelota

Concluye INAH restauración de zona arqueológica de Dainzú | El Imparcial de Oaxaca

El Instituto Nacional de Antropología e Historia concluyó la restauración de dos estructuras de la zona arqueológica de Dainzú, dañadas por los sismos de septiembre de 2017.
Especialistas del Centro INAH Oaxaca terminaron con los trabajos de restauración del sitio declarado patrimonio cultural, afectado por los movimientos telúricos ocurridos en la entidad hace dos años, detalló la dependencia federal.

El seguimiento a los trabajos de recuperación en el Templo Amarillo y el juego de pelota, que sufrieron afectaciones por los sismos, contaron con el aval de la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), apuntó.

En ambos casos emplearon elementos como fibra natural, cal, arena, agua, baba de nopal y otros materiales para regresar el esplendor a los espacios arqueológicos; además con la finalidad de usar los mismos materiales con los que fue construida esa ciudad prehispánica.

Dainzú es una ciudad imponente que fue construida adosada a un cerro. En los tiempos de su esplendor (600 a.C.-1200 d.C.) tuvo una entrada principal a un costado del ahora llamado río Salado, en el Valle de Tlacolula.

Los arqueólogos del Instituto atribuyen a esta población las terrazas y representaciones gráfico-rupestres, hechas en todo el cerro Danush y ubicadas al norte del área nuclear del asentamiento prehispánico.

Durante su etapa urbana, Dainzú funcionó como una comunidad de segundo rango dentro del sistema económico, político y religioso que dominaba Monte Albán; su ocupación más antigua se calcula en el periodo fechado entre los años 600 y 500 a.C.

El Templo Amarillo se conforma por una pequeña construcción de adobe y piedra; un edificio que en algún momento de la historia estuvo pintado de amarillo ocre, y el cual, con los sismos del año 2017, sufrió desprendimientos de material pétreo en un muro de su costado sur, justo donde se encuentra un nicho prehispánico, el cual no reportó daño alguno.

El juego de pelota

Erigida en forma de I latina o doble T, similar a las localizadas en las zonas arqueológicas de Monte Albán y Yagul, también sufrió daños por los sismos, como grietas y fisuras a lo largo y ancho del muro oeste del paramento sur.

Dainzú se caracteriza por la sencillez de los trazos arquitectónicos y la generosa amplitud de espacios abiertos, es un asentamiento zapoteca localizado en el Valle de Tlacocula, a pesar de ser contemporáneo de Monte Albán, la fundación data del siglo VII a V a.C.

 

Relacionadas: