Celebran oaxaqueños la "Procesión del Silencio" |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Celebran oaxaqueños la “Procesión del Silencio”

Habitantes, turistas nacionales y visitantes extranjeros apreciaron el paso de la procesión

  • Celebran oaxaqueños la “Procesión del Silencio”
  • Celebran oaxaqueños la “Procesión del Silencio”
  • Celebran oaxaqueños la “Procesión del Silencio”
  • Celebran oaxaqueños la “Procesión del Silencio”
  • Celebran oaxaqueños la “Procesión del Silencio”
  • Celebran oaxaqueños la “Procesión del Silencio”

Miles de personas participaron en la Procesión del Silencio, una de las más emblemáticas tradiciones de la capital oaxaqueña, en la cual se expresa el pésame a la Virgen María por la pasión y muerte de Jesucristo.

Habitantes, turistas nacionales y visitantes extranjeros apreciaron el paso de la procesión cuya tradición dicta su realización con absoluto respeto y con un silencio que solamente se ve interrumpido por el sonido de la chirimía, el tambor y una trompeta que anuncian el inicio del recorrido y el paso de las imágenes por las calles del centro de la ciudad.

El arzobispo Pedro Vázquez Villalobos encabezó la Procesión y atrás estandartes y relicarios embellecen la procesión del silencio, con sus finos terciopelos adornados con los regalos de los fieles, como monedas de oro, milagros de oro y plata.

Los relicarios pertenecen a las cofradías o a familias que los tienen bajo su cuidado como una gran joya. Así pues, se puede admirar la mezcla de lo indígena con lo español, arte mestizo que demuestra lo que es una cultura a la que se le rinde homenaje.

Tras dar la bendición a todos los asistentes en el atrio del templo de la Preciosa Sangre de Cristo, el Arzobispo llamó a la población en general a reflexionar sobre este día y mejorar como personas.

Recordó que estas benditas imágenes tan veneradas en nuestra ciudad nos recuerdan el gran amor de Dios al regalarnos a su hijo y que muriera en la cruz por todos nosotros.

Por ello, pidió que en el silencio “podamos ir agradeciendo la vida que Dios nos regalo. Ojalá que ustedes sean, hombres y mujeres libres”.

Inició su recorrido por las calles del andador turístico “Macedonio Alcalá”. Impresionante el silencio que predomina durante el recorrido, la devoción que envuelve a los participantes, quienes llevan los rostros cubiertos con vestimentas negras o moradas, caminan y cargan ataúdes e imágenes que representan el Calvario de Cristo.

La Procesión pasa por las calles Xolotl, García Vigil, Morelos y terminó en la iglesia de la Sangre de Cristo.

La Procesión del Silencio en Oaxaca inició en el año 1986 cuando el párroco del templo de la Sangre de Cristo, Pedro Osorio, así como los oaxaqueños José Humberto Palancares, Ana Bravo Vasconcelos y Don Carlos Ocampo Prieto, decidieron revivir una celebración que hacían los dominicos para expresar el pésame a la Virgen por la muerte de Jesús.

 

 

Relacionadas: