Cumple arzobispo de Oaxaca 77 años de edad |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

La Capital

Cumple arzobispo de Oaxaca 77 años de edad

El prelado presentó hace dos años su renuncia al Papa Francisco, como parte de un proceso normal de la iglesia Católica

Cumple arzobispo de Oaxaca 77 años de edad | El Imparcial de Oaxaca

A dos años de haber presentado su renuncia al Papa Francisco, el arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera, Oaxaca, José Luis Chávez Botello, se mantiene como el VII obispo de Oaxaca. Este 8 de febrero cumple 77 años de edad, cuyo nacimiento fue en 1941 en Tototlán, Jalisco.

En días pasados, el prelado padeció la muerte de su madre, María del Carmen Botello Arámbula.

Mientras tanto, se espera que hoy jueves, entre actos litúrgicos en su honor, se celebre su día en templos de Oaxaca, además de las muestras que la feligresía y prelados le hacen llegar al purpurado en su casa que habita en el templo del Carmen Alto.

El Monseñor jalisciense, al cumplir 75 años de edad, presentó su renuncia a su misión, por ser un requisito de la iglesia Católica, sin embargo, no ha tenido respuesta de parte del papa Francisco.

Todos los sacerdotes y quien tenga responsabilidad, al llegar a dicha edad está llamado a presentar su renuncia, no a dejar de ejercer el ministerio, pero sí dejar de estar al frente de una diócesis, una parroquia o de un seminario.

En entrevistas pasadas, Chávez Botello confesó que después de ser recibida su renuncia, le gustaría tener tiempo para visitar a familias y dedicarse a las confesiones, para orientar y guiar a algunos grupos. No obstante, en reiteradas ocasiones ha manifestado que se siente con ánimos para seguir en sus funciones ante la iglesia Católica de Oaxaca.

El oriundo de Jalisco se ha concentrado en las actividades de reforzar la fe con las actividades mis, así como el impulso a la campaña por la reconciliación y la paz de la entidad donde ha encontrado obstáculos y desalientos

“El obstáculo es general, muchos dormidos y muchos no dormidos pero cerraditos en sus intereses y que esperan que otros hagan; muchos esperan que al Gobierno o que a otros les tocaría y eso es estorbo, no solo en este proceso sino también en la formación sólida y formando una fe débil”, reiteró.

En este contexto, el Arzobispo esperó que a largo plazo se den los resultados del Plan Diocesano, donde plasman cambios desde la formación y la conquista de la fe.

“Yo estoy tranquilo. Bien. Como los padres de familia que ven que sus hijos van creciendo más o menos. Hay que sentirnos bien cuando luchamos bien, es Dios es que muestra los resultados donde hay buena voluntad”, indicó en su momento.

Así, aun con sus años, agradeció a Dios la salud y comprometió seguir gastando las fuerzas para el trabajo que el Señor le vaya indicando.

 

 

Relacionadas: