Oaxaca el primer lugar en sismos
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Oaxaca el primer lugar en sismos

Oaxaca, en primer lugar con 10 mil 521, le sigue Chiapas con 5 mil 459 y Guerrero con 2 mil 860 movimientos telúricos hasta el 24 de noviembre

  • Oaxaca el primer lugar en sismos
  • Oaxaca el primer lugar en sismos
  • Oaxaca el primer lugar en sismos
  • Oaxaca el primer lugar en sismos

Según datos del Servicio Sismológico Nacional (SSN), al día 24 de noviembre del 2017 como última actualización a las 11:30 horas, han ocurrido a nivel nacional 22 mil 327 sismos, de los cuales 10 mil 521 sismos se registran a nivel estatal, para un porcentaje de ocurrencia de 47.12 por ciento, por lo que el estado de Oaxaca ocupa el primer lugar de eventos sísmicos a nivel nacional, seguido del estado de Chiapas con 5 mil 459 eventos (24.45%) y el estado de Guerrero con 2 mil 860 eventos (12.81%) respectivamente.

Hay que recordar que el día 07 de septiembre de 2017, el Servicio Sismológico Nacional (SSN) reportó un sismo con magnitud 8.2 localizado en el Golfo de Tehuantepec, a 133 km al suroeste de Pijijiapan, Chiapas.

El sismo, ocurrido a las 23:49:18 horas (04:49 UTM), fue sentido en el sur y centro del país. Las coordenadas del epicentro son 14.85 latitud N y -94.11 longitud W y la profundidad es de 58 km.

Este sismo presentó una gran cantidad de réplicas, muchas de las cuales no pudieron ser localizadas por sus pequeñas magnitudes, sin embargo, el número de réplicas hasta el 30 de septiembre era de 5 mil 791, dos de ellas de magnitud 6.1

Mientras que, en octubre, el Servicio Sismológico Nacional reportó 3 mil 783 temblores cuyos epicentros se localizaron dentro del territorio mexicano. Las magnitudes de los sismos reportados van desde 1.2 hasta la magnitud de 5.5

en lo que va del mes de noviembre se han registrado 2 mil 480 sismos, por lo que, en los últimos tres meses, después del 7 de septiembre y hasta el 24 de noviembre, se tienen registrado 12 mil 054, del total de los 22 mil 327 sismos, que llevamos en lo que va del año.

Comparativo con otros años este 2017 ha rotó el récord, pues según las cifras del SSM ha alcanzado una cifra descomunal comparativo con el 2010 cuando se registraron 3 mil 462 sismos, una diferencia de 18 mil 865 movimientos, aproximadamente 5 veces más de los que llevamos en la actualidad.
En el 2011 se registraron 4 mil 272; 2012, 5 mil 244; 2013, 5 mil 360; 2014, 7 mil 607; 2015, 10 mil 947, lo que marca un aumento en la sismicidad del país, mientras que en 1990 se registraron 796; 1991, 72; 1992, 614; 1993, 916; 1994, 622; 1995, 678; 1996, 789; 1997, 1019; 1998, 1024; 1999, 1099 y en el 2000, 1052.

Y del 2010 al 2017 hemos tenido por lo menos 240 sismos fuertes que van desde los 5.5 hasta el 8.2 del pasado 7 de septiembre, 7 que van de los 7 hasta los 7.6 grados y aproximadamente 65, que van de 6 hasta los 6.9 grados, los demás van de 5.5 a 5. 9 grados.

El SSN dejó de mostrar las cifras totales de los sismos ocurridos por el terremoto de magnitud 8.2 del pasado 7 de septiembre, hasta el 30 de octubre se contabilizaban 9 mil 240, del 30 de octubre a la fecha podríamos estar llegando ya a las 15 mil replicas, de acuerdo a las cifras de Oaxaca y Chiapas, con lo que habríamos superado cualquier otro terremoto ocurrido no solo en México, si no en todo el mundo.

Los movimientos sísmicos conocidos como réplicas de un terremoto son fenómenos sísmicos de menor intensidad que acontecen en la misma zona donde hubo un movimiento telúrico anterior.

Esto ocurre porque la corteza terrestre se está adaptando en las inmediaciones de la falla que originó el sismo inicial.

De acuerdo a las investigaciones, las réplicas suelen suceder en el área de ruptura de la falla y en otras fallas que en su momento fueron afectadas por el movimiento principal y aunque se ha estudiado el comportamiento de las réplicas, los geólogos no han podido determinar el número, el momento ni la ubicación.

De ahí que sean motivo constante de preocupación para las autoridades que deben gestionar el salvamento tras un terremoto y por este motivo se recomienda encarecidamente a las personas que, en las noches siguientes a los grandes temblores, traten de dormir en la calle o en sitios cuya seguridad esté garantizada.

Lo que en su caso ocurrió en la región del Istmo, en donde ante el temor de las constantes réplicas la gente decidió dormir en la calle enfrentado las condiciones adversas del clima, pues las réplicas al principio eran de magnitud 5 y hasta 6 grados.

Poco a poco han ido disminuyendo tanto el número de réplicas, como la magnitud, sin embargo, diariamente se tienen en promedio entre 30 a 40 sismos que van desde magnitud 4 hasta 5.2, lo que genera aun el temor de los habitantes de la zona a sufrir nuevamente daños en sus viviendas o la posibilidad de que se desencadene algún sismo superior a los 6 grados.

En el caso del terremoto de magnitud 7,1 azotó el centro de México el 19 de septiembre, solo se registraron 39 réplicas, por lo que a diferencia del sismo de magnitud 8,2 que había sacudido los estados de Oaxaca y Chiapas.

Por cierto, este terremoto se dio a 32 años del gran sismo de 1985, sin que exista alguna situación o explicación científica más que la casualidad, pues no existe una temporada de mayor sismicidad o donde haya sismos más fuertes.

De acuerdo a los científicos es una sorprendente coincidencia hasta donde podemos entender, pues no es posible pensar en ninguna periodicidad estacional, mensual ni por temporada, vamos realmente no hay ninguna probabilidad de que esto suceda de manera periódica durante algún tiempo transcurrido.

De hecho, la distancia epicentral de los dos sismos con respecto de la ciudad de México son diferentes, en el primero (1985) la distancia fue mayor de 600 kilómetros mientras que el sismo de este 2017, tuvo un epicentro menor a 150 kilómetros de la Ciudad de México.

En términos técnicos, este terremoto ocurrió en la placa de Cocos subducida (que va por debajo de otra placa), a una profundidad de 50 kilómetros.
La placa de Cocos se está moviendo por debajo de la placa norteamericana, razón por la que el epicentro se provocó en el centro de México y no en las costas del Pacífico, como ocurrió el 7 de septiembre. En esta zona es donde se originan la mayor parte de los sismos en México.

Este terremoto de 8.2de Méxicoes considerado como el más fuerte de los últimos cien años. El seísmo, que ocurrió a una profundidad de 58 kilómetros en las cercanías de Pijijiapan (Chiapas), provocó decenas de muertos y numerosos daños materiales. Tras el fuerte temblor, se han sucedido miles de réplicas que han generado una gran incertidumbre y temor entre la población afectada.

La información refiere que este terremoto de magnitud 8,2 se debe a la alta sismicidad que existe históricamente en Chiapas, toda vez que en esta región, los temblores ocurren por el desplazamiento de dos placas tectónicas, la de Cocos y la del Caribe.

El movimiento convergente de estas porciones de la litosfera terrestre provoca la subducción de la primera placa, en otras palabras, Cocos se sumerge por debajo del Caribe en la costa del Pacífico, por lo que es el desplazamiento de estas dos placas tectónicas el motivo que explica la elevada frecuencia de temblores en Chiapas.

La alta sismicidad que se observa en México, donde se detectan quince temblores de magnitud superior a 2 cada día, se debe al movimiento de otras placas tectónicas, tales como Pacífico, Norteamérica y Rivera. El desplazamiento de las porciones de la litosfera terrestre provoca tensiones en el terreno, que termina por romperse dando lugar a las fallas, registrando múltiples terremotos de magnitud superior a 7 desde principios del siglo XX.

Sin embargo, a la fecha tampoco hay una explicación de la gran cantidad de réplicas que se han generado por el terremoto del pasado 7 de septiembre, haciendo que se rompa el record en nuestro país 22 mil 327 sismos que se han registrado hasta este 24 de noviembre, por lo que al final de este 2017, podríamos alcanzar posiblemente el registro de 30 mil sismos durante todo el año y en el Istmo podrían ser 20 réplicas de este terremoto.

 

 

Relacionadas: