Austeridad, igual a falta de obras
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Austeridad, igual a falta de obras

Lo que refleja una mala planeación e incluso la utilización de los recursos hacia otros fines

Austeridad, igual a falta de obras | El Imparcial de Oaxaca

A dos meses de concluir el año, la austeridad en los ayuntamientos del Istmo le ha pegado a la ciudadanía por la falta de obras sociales que permitan elevar su calidad de vida, generando malestar por tener sus ciudadanos en pésimas condiciones.

Representantes de los diversos partidos políticos, así como presidentes de comités de vecinos han coincidido en reconocer que en ninguno de los municipios de la región ha resaltado por realizar obras de beneficio para mejorar aspectos sociales y económicos.

Para Jesús Flores, integrante del colectivo prodefensa de los derechos humanos en el Istmo, reconoció que han transcurrido diez meses y no hay obra de introducción de drenaje, agua potable, pavimentación en Tehuantepec, Juchitán, Matías Romero, San Blas, Mixtequilla, entre otros.

Lo que refleja una mala planeación e incluso la utilización de los recursos hacia otros fines. En tanto que la ciudadanía sigue padeciendo de esos servicios que año con año requieren para ir mejorando aspectos sociales.

Dijo que en algunos municipios hay divisionismo entre los propios regidores, generando un clima de incertidumbre y solo se preocupan por que la dieta se incremente y puedan obtener obras para obtener un dinero extra. Pero lo más lamentable es que “no trabajan”.

Señaló que no hay transparencia en los recursos que le destinan a cada ayuntamiento para que la ciudadanía sepa en qué se los gasta y aplica, con el compromiso y responsabilidad que hay entre el gobierno con su pueblo.

“Van a transcurrir así los otros dos años, los alcaldes y sus regidores sin tener la preocupación por el pueblo que los eligió para trabajar y gestionar recursos en las colonias, barrios o agencias donde viven. Eso sin duda hablará mal de ellos y pasarán desapercibidos”, concluyó.

 

Relacionadas: