Los primeros de España
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

El Imparcialito

Los primeros de España

Buenos días amigos de “El Imparcialito”, les envío un gran saludo en este nuevo año que comienza, un año que estará lleno de sorpresas y aventuras filatélicas.

Los primeros de España | El Imparcial de Oaxaca

Itamar Martínez Ruiz

Hoy les contaré acerca de un acontecimiento muy importante para la historia postal de un país que se encuentra ligado, por obvias razones al nuestro, España.

Hace unos días, concretamente el primero de enero, se conmemoró un aniversario más de la emisión del primer timbre postal español, dicho acontecimiento se llevó a cabo en el año 1850, hace ya muchísimo tiempo ¿no lo creen? Y es que como muchos otros países a lo largo y ancho del mundo, España adoptó la práctica creada 10 años antes en Inglaterra por Rowland Hill, el uso de timbres postales.

España siguió los pasos de Inglaterra muy de cerca al grado que su primer timbre también contenía la efíge de la Reina en turno, la Reina Isabel II. En esta primera emisión se elaboraron timbres con 5 valores faciales diferentes: 6 cuartos de real en color negro, 12 cuartos en color lila, 5 reales en color rojo, 6 reales en color azul y 10 reales en color verde.

De esos primeros timbres el más interesante es el de 6 cuartos debido a que este fue elaborado con dos placas distintas a diferencia de los otros que continuaron utilizando la misma durante toda su producción y por ello en algunos ejemplares podemos observar las letras “T” y “O” más juntas o separadas según sea el caso. Además los timbres con este valor facial sufrieron rápidamente de falsificaciones que fueron circuladas exitosamente a través sistemas de correos y dotándolos de un importante valor para los coleccionistas. De todos los timbres falsificados solo se conoce uno en existencia que se conserva sin ningún sello de cancelación y curiosamente mantiene un mayor valor económico por la rareza que este representa a pesar de tratarse de una falsificación.

¿Consideran que los timbres españoles se parecen al Penny Black? Yo creo que sí.

Ahora que conocen un poco más acerca de timbres postales los invito a que visiten el MUFI cualquier día de la semana y se dejen sorprender por las maravillosas colecciones que resguarda, al terminar su visita diviértanse con los talleres exprés que tenemos para ustedes en el club infantil.

¡Hasta la próxima!