Historias del ferrocarril: el higo |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

El Imparcialito

Historias del ferrocarril: el higo

La Estación del Ferrocarril en Oaxaca fue inaugurada el 13 de noviembre de 1892

Historias del ferrocarril: el higo | El Imparcial de Oaxaca

Diana PASCUAL

¡Buen día, amigos de El Imparcialito! Me da gusto saludarlos una vez más desde la Antigua Estación del Ferrocarril, ya que hoy les tengo una historia de este maravilloso lugar, pues pronto celebraremos la memoria del día que el ferrocarril se inauguró en Oaxaca.

¿Recuerdas el árbol que está en entrando al área de actividades del museo? Ese donde se presenta teatro o cuentos para toda la familia ¡Ese mismo! Bien, pues ese árbol es un higo, o mejor dicho es el higo, un árbol muy importante para la estación pues tiene su propia historia.

La Estación del Ferrocarril en Oaxaca fue inaugurada el 13 de noviembre de 1892, hace ya 127 años y aunque ese es un dato confirmado hay una historia no escrita que me gusta mucho que envuelve al higo.

En cierta ocasión me contó un ferrocarrilero que como parte de la costumbres que se tenían en ese entonces, cada vez que se terminaba una construcción importante, para su inauguración se enterraba un clavo de plata que significaba que la obra estaba terminada y encima del clavo se solía plantar un árbol para celebrar que la obra ayudaría a la vida de las personas que utilizaran la obra ¿te imaginas a las personas con su clavo y su árbol?

¡Pues es cierto! Y con la Antigua Estación de Ferrocarril no fue la excepción pues dicen que cuando se inauguró el mismo presidente Porfirio Díaz plantó el clavo y el gobernador de Oaxaca, Gregorio Chávez el árbol y de ese modo comenzó la historia de un medio de transporte muy importante para Oaxaca.

Dicen que el árbol que se plantó ese día era el higo del que te hablo y en realidad tiene mucho sentido, pues ese árbol tiene 127 años, los mismos que cumple la estación y sigue celebrando la vida de todos los que nos visitan en el museo.