Mutilación y geopolítica, en la obra de Vanessa Londoño |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Mutilación y geopolítica, en la obra de Vanessa Londoño

En Los Impares, la ganadora del quinto premio Aura Estrada reflexiona sobre el cuerpo mutilado y la búsqueda del miembro faltante

  • Mutilación y geopolítica, en la obra de Vanessa Londoño
  • Mutilación y geopolítica, en la obra de Vanessa Londoño
  • Mutilación y geopolítica, en la obra de Vanessa Londoño
  • Mutilación y geopolítica, en la obra de Vanessa Londoño

Vanessa Londoño (Bogotá, Colombia) creció en un país con zonas de violencia. Por ello su decisión de abordar el cuerpo colectivo en un ambiente de guerras, además de retomar lo vivido en países en guerra donde también “hay personas mutiladas como consecuencia de actos violentos”.

Londoño es la ganadora del Premio Aura Estrada en su quinta edición. Los impares es el proyecto con que obtuvo el galardón que este año cumple 10 de haberse instituido, en memoria de la fallecida escritora Aura Estrada.

Ahora, con el premio, la colombiana busca completar, además de su libro, una parte en la historia de las mujeres, a quienes se ha mutilado en diferentes sentidos y formas. Y es que últimamente ha reflexionado sobre una escena en que a una mujer le cortan la lengua, pues su violador no quiere que denuncie. De ahí que Vanessa perciba en el Premio Aura Estrada una forma en que le es devuelta la lengua y voz a esa mujer y a otras más.

Desde Nueva York, donde reside actualmente, la abogada y periodista explica que la falta de un miembro del cuerpo no es sólo algo físicos, sino también mental, como algo atado a la geografía. Por ejemplo, explica, en Cachemira, se les dispara a las personas en los ojos; en algunos países de Medio Oriente todavía se les cortan las manos a los ladrones, y las mujeres sufren las mutilaciones.

Siempre que hay una mutilación hay un acto violento, señala. Sin embargo, su interés es ir más allá: explorar la idea de la mutilación ligada a un contexto geopolítico. Para ello, toma algunas historias de ficción, aunque algunos elementos corresponden más a la realidad.

En Estados Unidos, Vanessa es inmigrante, y aunque su cuerpo está completo, siente que le falta algo, pero desconoce qué ni en dónde pueda estar eso.

“Siento que los inmigrantes tenemos esa ausencia, como que estamos tratando de encontrar ese miembro, ese fantasma que nos está faltando”, expresa quien cree que las personas que están en las mismas circunstancias que ella se sienten como si no tuvieran los mismos derechos ni fueran tan visibles como los demás.

LAS ESCRITORAS Y LOS PREMIOS

Hace unos meses, el diario El País publicaba “El otro ‘boom’ latinoamericano es femenino”, texto en el que hablaba de una generación de escritoras que se abre paso en este mundo. La boliviana Liliana Colanzi y la mexicana Verónica Gerber eran dos de las mencionadas; ambas ganadoras del Premio Aura Estrada (en la tercera y cuarta edición).

¿Cómo te sientes en este contexto?— se le pregunta a la ganadora de la quinta edición:
“Además de escritoras, yo creo que las mujeres siempre hemos hecho muchos oficios muy distintos, tal vez ahora tengamos un poco más de visibilidad, pero mujeres escritoras ha habido desde siempre (…) creo que eso ha sido desde la historia misma de la humanidad y del lenguaje”.

Vanessa, quien el próximo 10 de noviembre recibe el Premio Aura Estrada, en la ciudad de Oaxaca, se dice emocionada por el premio y porque a través de este tipo de galardones se impulse la literatura escrita por mujeres.

Aunque es abogada, Vanessa se graduó en 2016 de la maestría en Escritura Creativa, en Estados Unidos. Su acercamiento al Premio Aura Estrada fue a partir de un libro de Francisco Goldman, viudo de la escritora mexicana.

“Me pareció una forma hermosísima de transformar todo el dolor y la ausencia, sobre todo la ausencia de una persona me pareció muy valiente y hermoso lo que hicieron con su memoria”, expresa sobre el origen del premio.

Hace dos años, Londoño pensó en participar, pero carecía de material suficiente y de una idea clara, por lo que decidió esperar y trabajar más, para postularse en la quinta edición. “Me presenté con la idea de ganar, pero nunca pensé que en realidad fuera a ganar”, señala.

Éste es el primer premio que Londoño lleva en su carrera como periodista y escritora. Su obra Los impares es el proyecto que le valió el galardón a entregarse el viernes 10 de noviembre, a las 18:00 horas, en el Foro FILO, de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca. Además de la premiación, y como ya es costumbre de este premio, se impartirá la Cátedra Aura Estrada; para ello, estarán los escritores Reyna Grande y Francisco Cantú.