Retrata a Mujeres y lenguas que abren caminos
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Retrata a Mujeres y lenguas que abren caminos

La autora de raíces mixtecas trata de visibilizar la labor de las hablantes de las 68 lenguas indígenas de México o que desde éstas se han expresado y luchado

  • Retrata a Mujeres y lenguas que abren caminos
  • Retrata a Mujeres y lenguas que abren caminos
  • Retrata a Mujeres y lenguas que abren caminos
  • Retrata a Mujeres y lenguas que abren caminos
  • Retrata a Mujeres y lenguas que abren caminos

Su abuela era mixteca y hablaba mixteco y chatino, dos lenguas que para Guadalupe Reyes Chávez eran indescifrables y de una de las cuales solo aprendió algunas palabras. Lupita (1984), como le conocen, es originaria de La Humedad, Jamiltepec, una comunidad de la región Costa, en donde vivió hasta los 16 años de edad. Para entonces, era la única de los siete hermanos que seguía en el pueblo. Los demás ya estaban en Estados Unidos, el país a donde había emigrado su madre.

“Cuando mi mamá me preguntó si quería irme a Estados Unidos le dije que sí, que quería estudiar y acá (en La Humedad) no podía”, cuenta la artista visual formada en Estados Unidos, quien aunque quiso aprender la lengua de su abuela (Guadalupe Pérez) no lo logró en ese tiempo.

Ahora, y tras su vuelta a México en 2014, el idioma y cultura de sus ancestros son una constante en su obra. Y ese interés se ha extendido a las 68 lenguas indígenas de su país, a través de los retratos y diálogos con algunas de las mujeres hablantes de estos o con raíces en los pueblos donde se practica, y que desde la literatura, el cine, la docencia, la investigación, el activismo o el canto han vuelto o mantenido la conexión con sus culturas.

“Desde que estaba estudiando artes plásticas en Estados Unidos empecé a pintar mujeres, como reconociendo su trabajo”, explica Reyes Chávez que de las luchas feministas y sus sujetos se basó para redirigir su trabajo a mujeres indígenas. Así nació la serie Mujeres y lenguas que abren caminos, un proyecto y exposición que en una primera etapa presenta 13 retratos de igual número de mujeres y lenguas indígenas. La muestra se encuentra en curso hasta febrero de este año en el Museo Zacatecano de Arte Huichol.

“En 2014, cuando llego a Zacatecas, veo el movimiento femenino, en especial el feminista y pienso en eso. Conforme pasaron los años, leí más de las culturas de México, de las lenguas, de las mujeres, y le doy otro rumbo a mi obra en esta serie”.

Reyes arrancó este proyecto con 13 retratos y semblanzas de figuras como las cantantes María Reyna, Cecilia Rivera Martínez (Ailicec Jta Fatee) y Sara Monrroy (esta, además, poeta), la cineasta Ángeles Cruz, las escritoras Nadia López y Mikeas Sánchez, la investigadora y activista Tania Martínez y la docente Rocío Ángeles Mejía. Así como de activistas por los derechos de la niñez y las mujeres.

¿Cómo fue el contacto y aprendizaje sobre las culturas y lenguas de las mujeres que retratas?

—Con la mujer de Guerrero, donde se habla otra variante de la lengua mixteca, del tu’unsavi, cuando le pregunté si era mixteca, ella me respondió que no, que es nasavi. Ella no se reconoce como mixteca, sino nasavi. Ahora creo que el Inali (Instituto Nacional de Lenguas Indígenas) está viendo la autodenominación de las lenguas. Yo creo que se tiene que hablar con las personas de los pueblos porque son quienes saben. Ellas ya tenían la denominación de sus pueblos y gente, entonces tienen que ser quienes decidan y nombren sus pueblos.

¿Cómo ha incidido este proyecto en tu persona, en la vuelta, quizá, a tus orígenes o a los de tu abuela y familia?

—Yo no conocí nada de la lengua mixteca, me fui a los 16 años de edad. Cuando estaba en el pueblo no nos enseñaban la lengua por el racismo. Entonces he visto una responsabilidad grande en el proyecto porque trata de pueblos originarios y yo no soy experta en el tema. Por eso le pedí a cada una de las mujeres retratadas que me contaran lo que piensan de sus pueblos para no equivocarme. He aprendido mucho, sobre todo porque uno no sabe de sus pueblos, incluso estando en el país. Ahora estoy aprendiendo la lengua tu’unsavi (mixteco), en la variante de Guerrero porque en Oaxaca casi no he estado.

Con las primeras protagonistas, Reyes ha indagado en variantes de lenguas como el mixe (ayuujk), el mixteco (tu’unsavi), seri (cmiiqueiitom), huichol (wixárika), náhuatl y mazateco (chjotaénnima). También se ha enfocado en aprender sobre el náhuatl y el mixteco, a través de clases en alguna universidad o con amistades y mediante los libros que ha conseguido. Con su proyecto pictórico, la reconocida como Artista Plástica del Año 2013, en Nueva York, sigue en la búsqueda de otras mujeres para completar su serie de 68 cuadros y semblanzas, iniciada en 2018. “Ya tengo a algunas mujeres en la lista y voy a seguir buscando, en especial las que no son reconocidas y están haciendo mucho por sus pueblos”.

Para los retratos se incluyeron elementos de la indumentaria de los pueblos de las mujeres…

—Yo les pedí fotos con la ropa de sus pueblos, en especial con las de Oaxaca, donde cada pueblo tiene su indumentaria. Les pedía que fueran fotografías con el textil de su pueblo o fotos de ellos. Me mandaron varias fotos, también de elementos o plantas que se dan en esas zonas. Por ejemplo, Nadia López me compartió sobre el café y otros elementos importantes para ella. Así fui conociéndolas, junto con la comunicación que tuvimos para poder pintarlas y reflejar la esencia lo más cercana a ellas. A veces era complicado porque todas son mujeres muy ocupadas. Les hice un cuestionario para conocerlas más.

Luego de esta primera exposición, abierta en noviembre, Guadalupe espera que la muestra se vaya nutriendo de más retratos y viaje por distintos recintos y estados del país, en la mayor cantidad que se pueda. Por lo pronto, y mientras espera respuesta de instituciones, Mujeres y lenguas que abren caminos se trasladará del Museo Zacatecano a la galería de la autora, como parte del festival cultural de Zacatecas.