Sismos y reconstrucción de Francisco Toledo |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Sismos y reconstrucción de Francisco Toledo

En sus últimos años, y a raíz de los sismos de septiembre en Oaxaca, el artista plástico y Amigos del IAGO y del CFMAB impulsaron y apoyaron la reconstrucción basada en la identidad

  • Sismos y reconstrucción de Francisco Toledo
  • Sismos y reconstrucción de Francisco Toledo
  • Sismos y reconstrucción de Francisco Toledo
  • Sismos y reconstrucción de Francisco Toledo

En la escena, dos cocodrilos sostienen y mecen una hamaca con casas entre sus redes. Es como el “chin tacamaya”, el juego con el que se entretenían Francisco Toledo y sus hermanos. Pero en esta ocasión no se trataba de algo divertido, sino trágico. Los reptiles eran la fuerza de la naturaleza que acomodaba sus placas; las casas, el hogar de miles de oaxaqueños que vieron interrumpido su sueño o evitaron ir a sus camas la noche el 7 de septiembre de 2017.

El sismo de magnitud 8.2 los dejaría sin el patrimonio heredado de su familia. Tan sólo les permitía tener los escombros y algunos adobes o ladrillos completos.

Francisco Toledo halló la relación entre el fenómeno y el juego. Y la llevó a su gráfica, a través de cuya venta se sumó para apoyar la reconstrucción en su región natal. Pero esta no fue la única acción del artista plástico, activista y gestor cultural. En múltiples ocasiones, se pronunció por no hacer borrón y cuenta nueva. Pidió que en la reconstrucción que lleva dos años se considerara la identidad de los pueblos zapotecos. Que no se hicieran casas sólo porque sí, sino que en ellas se incluyeran materiales y mano de obra de la región.

Ello lo hizo desde varios frentes, como la asociación civil Amigos del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca IAGO) y del Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo (CFMAB), y con el Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Natural y Cultural de Oaxaca (Pro-Oax). En dos años, algunas de las casas reconstruidas ya se han entregado, como señala Amigos del IAGO y del CFMAB.

Pero este, detalla “es posible gracias a la unión que existe entre la sociedad”, así como los arquitectos y trabajadores de la construcción que se han involucrado en la iniciativa.

 

ENTRE LA RECONSTRUCCIÓN, LA ALIMENTACIÓN

Otra de sus acciones de apoyo a damnificados por los terremotos, fue la instalación de una treintena de cocinas comunitarias instaladas en varias poblaciones del Istmo. De ellas decía que la ayuda se daba entre habitantes.

“La gente está trabajando, la gente siempre es solidaria, maravillosa. Y claro, si ve que no hay un interés político, votos… te apoyan. Son gente muy trabajadora, no cobran por hacer la comida, están dando un servicio a los vecinos”.

 

CASAS TRADICIONALES

En octubre de 2017, Francisco Toledo y colaboradores presentaron una exposición con fotografías de la arquitectura tradicional del Istmo de Tehuantepec. La muestra fue albergada en el Instituto de Artes Gráfica de Oaxaca y se compartió dos meses después del terremoto de magnitud 8.2 que afectó considerablemente al estado de Oaxaca, en especial la región de la que era originario Toledo.

Casas tradicionales del Istmo de Tehuantepec reunió las fotografías de Alfonso Muñoz, en las que se observaba la personalidad de cada familia a la que pertenecía la casa, explicó en su momento el arquitecto Juan José Santibáñez, colaborador de Toledo en este y otros proyectos.

A la par de la muestra fotográfica daba a conocer un libro para iluminar, que se repartió entre los infantes del Istmo. La idea, explicaba Toledo, es que por medio de las ilustraciones los pequeños conocieran la arquitectura de su región, como las que se ven en las fotografías de la exposición. Fueron 5 mil los cuadernos que regalaron junto con sus cajas de colores.

En ese tiempo, el artista señalaba que era necesario reforzar la arquitectura vernácula de las poblaciones, con materiales que aportaran resistencia ante los sismos, y no hacer nuevas con ideas o modelos ajenos a la región.

“Suplantar las casas tradicionales con habitaciones construidas según el modelo de la Ciudad de México y otras capitales del país va a significar una vida incómoda para las familias y no está claro que les aporte mayor seguridad en caso de temblores fuertes”.

 

CONSIDERACIONES PARA LA RECONSTRUCCIÓN

Incluso, desde Pro-Oax envió una carta, con fecha 30 de septiembre, a autoridades de los distritos de Juchitán y Tehuantepec para considerar la cultura, el clima y la seguridad en los planes de reconstrucción de inmuebles afectados por el sismo del 7 de septiembre.

El artista y promotor cultural indicaba que mediante Pro-Oax habían pedido ayuda a la Universidad Nacional Autónoma de México y otras instituciones o fundaciones “para ofrecer apoyo técnico para las comunidades que compartan la misma preocupación y quieran asesorarse para reconstruir casas y edificios públicos sin modificar el diseño tradicional”.

“Creo que hay una parte que se puede conservar, pero de la que no, se pueden proponer casas que tengan estas proporciones como las de la exposición o el libro. Todos están de acuerdo en que no se deben de construir estos cajones que propone el gobierno, como en Chiapas con este modelo, de tabicón. Vamos a ver qué se puede hacer si reunimos a colectivos, gente y constructores del Istmo”.

Algo muy importante, decía, era que no sólo era reconstruir o hacer las casa, sino pensar en qué hacer con los escombros o desechos, que se estaban llevando a las orillas de los ríos.
“Tiene que haber un programa total; solucionar no solamente el estilo de casa, sino también los servicios”, dijo el artista fallecido el 5 de septiembre en Oaxaca.

 

Relacionadas: