Crítica a la "Memoria Tísica" de México, por Edgardo Aragón | Arte y Cultura
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Arte y Cultura

Crítica a la “Memoria Tísica” de México, por Edgardo Aragón

Para el artista, la migración, la pobreza, el narcotráfico o la economía son cuestiones que se viven no sólo en Oaxaca, sino en otros lugares, como una enfermedad que persiste

  • Crítica a la “Memoria Tísica” de México, por Edgardo Aragón
  • Crítica a la “Memoria Tísica” de México, por Edgardo Aragón
  • Crítica a la “Memoria Tísica” de México, por Edgardo Aragón
  • Crítica a la “Memoria Tísica” de México, por Edgardo Aragón

Oaxaca de Juárez, Oaxaca

A partir de una sociedad y memorias enfermas, con problemas que han persistido por varios años, como si de un ciclo sin fin se tratara, es como se da la reflexión del artista Edgardo Aragón (1985). Este viernes, el artista originario de Ocotlán de Morelos presenta su exposición Memoria Tísica, en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO).

Edgardo es una artista cuyas obras han sido parte de varias muestras colectivas individuales en el mundo, pero que por vez primera se presentan en su estado natal de forma individual.

En la muestra, que se enmarca en los festejos por el aniversario 25 del museo, Edgardo reflexiona y replantea problemas que han existido por varios años, como una enfermedad del pasado que sigue en el presente y atañe a ciertos grupos de la sociedad.

Basado en la tuberculosis, de donde proviene el término tísico, Aragón opta por usar otra acepción de la palabra, la que refiere a “alguien que se nota enfermo o jodido”.

Así, y por medio de videos, fotografías, sonidos y otros elementos, propone mirar problemáticas como la corrupción, el narcotráfico, la pobreza, las desapariciones, entre otras que se encentran “muy cerca de ti, incluso en la calle donde vives”.

Memoria tísica es la primera muestra individual del trabajo del artista oaxaqueño Edgardo Aragón en México, señala el MACO. Asimismo, describe que “la principal preocupación de Aragón es el apunte, la denuncia, el registro de los rasgos más mínimos de la situación política y social de México, principalmente”.

De ahí que “cada obra relata una historia construida audazmente a partir de hechos históricos, desde lo prehispánico a lo contemporáneo”, todo ello con evidencias que reúne para plantear “otras miradas ante los distintos eventos sociopolíticos que han marcado al país”.

Un discurso desde lo cotidiano

A decir de Virginia Roy, curadora de la exposición junto con Marco Morales, Edgardo tiene un acercamiento al trabajo desde una perspectiva socio-política, de crítica a las cuestiones de la sociedad actual.

“Es una parte contextual y un micro relato que él establece desde su cotidianidad, desde su propia biografía, experiencias propias que ha tenido y lo extrapola a cuestiones más amplias que nos afectan como sociedad”, como algo cíclico de una sociedad del conflicto con la tierra, con el narcotráfico, de tensiones presentes a lo largo de los años.

“Es esta cuestión de la memoria, de recordar o hacer memoria o este olvido generalizado que tenemos como sociedad”, añade.

Una memoria enferma

En este punto, Virginia invita a pensar en lo que se entiende por enfermedad, qué es lo que está enfermo, por qué lo tísico (de la tuberculosis) y no otro tipo de enfermedad.

“Esa cosa de referirse a algo casi anacrónico. Esta memoria empieza a explorar a esta sociedad de alguna manera patológica, médicamente no sostenible, que tiene una parte sistemática de exclusión, de precariedad, casi endogámica”.

Para Virginia, la producción de Edgardo no es explícita en el sentido político, sino que juega con metáforas o acercamientos y simbolismos para aludir a esta tensión, conflicto o violencia en que nos hemos acostumbrado a vivir.

En tanto, Marco Morales señala que la obra explora la idea de memoria que se va diluyendo, pero que Edgardo —a través de los trabajos— logra actualizar los momentos del pasado y asociarlos con el presente.

“Esta memoria enferma, tísica, nos previene de pensar que las cosas que estamos viviendo tienen una referencia al pasado, como una especie de constante revivir cosas que han sucedido, con matices distintos, pero que hacen referencia a un problema local y muy presente”.

Por eso —añade— esas referencias al pasado zapoteca, al pasado de una guerra sucia de los 60 y 70 con lo que está sucediendo actualmente, que aunque distintos, tienen elementos comunes.

La exposición Memoria Tísica está compuesta por más de 10 piezas, entre instalaciones, video, fotografía, entre otros elementos, que se podrán conocer hasta el 16 de octubre de 2017. La inauguración de la muestra es este viernes 28 de julio, a las 19:00 horas.

Relacionadas: