Sergio Navarrete: la tradición oral es tan importante como la escrita |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Sergio Navarrete: la tradición oral es tan importante como la escrita

El etnomusicólogo considera que ambos tipos de enseñanza musical son complementarios y que para impulsar la tradición en Oaxaca han de conocerse las culturas musicales

  • Sergio Navarrete: la tradición oral es tan  importante como la escrita
  • Sergio Navarrete: la tradición oral es tan  importante como la escrita

Que se reconozca la importancia que tiene la tradición oral en cuanto a la música, eso es lo que el investigador Sergio Navarrete señala como una de las oportunidades para impulsar la música en Oaxaca. Para el etnomusicólogo, uno de los coordinadores del estudio Etnografía de las Culturas Musicales de Oaxaca (ECMO), en la enseñanza y difusión de este arte son igual de importantes la tradición oral y la tradición escrita. “Van juntas”, “son complementarias”, agrega quien ha visto cómo este aspecto se ha dejado de lado en los planes de estudio de las escuelas e incluso en las mismas comunidades.

Al observar este fenómeno, él y Rubén Luengas, el otro coordinador de ECMO, idearon un sistema de enseñanza que vuelve a las raíces de la música en las comunidades, las que han permitido que se ejecuten ciertos instrumentos distintos la mayoría de las veces a los de alientos.

“La tradición oral nos va a servir para brincar a la tradición escrita y la tradición escrita es solo parcial, es un guion. ¿Cómo tocamos ese guion?, eso es tradición oral; ¿cómo interpreto esa música?, es tradición oral porque el maestro te dice cómo leer esas notas. No todo está escrito en papel”, apunta el investigador sobre una de las pautas seguidas tras el desarrollo de ECMO.

El experimento que se está haciendo con base en el estudio es el Automodelo para las músicas de la tradición oral en Oaxaca, expone el autor sobre este sistema desarrollado por Luengas y otros intérpretes desde 2017.

“Las escuelas están en los pueblos, con los maestros tradicionales y ellos son los que les van a enseñar. Ustedes no solamente son músicos, son investigadores, promotores, le van a enseñar a otros, no es solo tocar notas”. Lo anterior es lo que Navarrete y Luengas pusieron como premisa a un grupo de infantes y jóvenes que han sido la primera generación del automodelo.

CONOCER LAS CULTURAS MUSICALES

En Oaxaca, un estado donde han cobrado gran auge las bandas filarmónicas de alientos e incluso ha habido programa con fondos federales y estatales para la compra de instrumentos que se donan a estas, Navarrete señala que a la par de la identificación de las tradiciones orales y escritas de la enseñanza han de tomarse en cuenta otras nociones.

“Creo que todo programa de dotación debe de tener el conocimiento sobre las especificidades musicales de cada cultura musical de Oaxaca”, ha explicado el autor”.

Con el proyecto Somos negros de la Costa, realizado entre los años 2017 y 2018 en la región Costa de Oaxaca, un equipo coordinado por Navarrete y Luengas logró introducir cuatro bajoquintos en pueblos donde se había perdido su uso. “Fue un proyecto muy padre porque es un ejemplo de cómo sí se pueden hacer las cosas, se rescató también la tarimba, un instrumento que estaba olvidado. El bajoquinto también estaba olvidado, el violín, ya casi nadie lo tocaba, había como dos violinistas, y se introdujo nuevamente en la zona de Llano Grande”.