La satisfacción de pitar
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Futbol

La satisfacción de pitar

El árbitro oriundo de Bahías de Huatulco, Carlos Manuel Martínez Soto, estuvo muy cerca de estar en Primera División

La satisfacción de pitar | El Imparcial de Oaxaca
Carlos Manuel Martínez Soto reconoce que el arbitraje en Oaxaca tiene buen nivel.

Considerado por muchos el mejor arbitro central, Carlos Manuel Martínez reconoce que fueron años de entrega y dedicación, que lo llevaron a recorrer nuestro país a lo largo y ancho, siempre dando lo mejor de sí.

Al igual que muchos deportistas, su llegada al arbitraje se dio de manera fortuita, en 1997 estudiaba la secundaria en mi natal Huatulco, “recuerdo que en esa ocasión los árbitros no llegaron a sancionar los partidos del torneo intramuros, como yo estaba ahí observando un profesor me invitó a que yo sancionará el encuentro, ahí fue mí inicio dentro de esta fascinante profesión”.

Recuerda que más tarde, esta acción provoca que aún a su corta edad se integre al Colegio de Árbitros de Huatulco, en donde durante 3 años recorre los diversos campos de la región, llegando a los torneos estatales, como el de Copa Corona, Sol y Telmex, que hacen que comience a viajar a otras partes.

“Gracias a esto, ganó el derecho de representar a Oaxaca en esos torneos, surgiendo en mí un mayor interés por el arbitraje, fue en el 2000 cuando conocí al profesor Arturo Martínez Cruz quien era representante de la delegación en Oaxaca de los Árbitros Profesionales, él comienza a instruirme de manera más profesional y a los 3 meses de haberme mudado a Oaxaca, llega la invitación para sancionar un Torneo Nacional en Villahermosa Tabasco”.

Dijo que este era uno de los torneos más importante de la federación el Sub-17 Benito Juárez, “gracias a mí desempeño Maximiliano Cured me invita al Colegio Nacional de Árbitros en la Ciudad de México”.

“Me integro al colegio, cada fin de semana durante un año viaje a la Ciudad de México, y es gracias a mis habilidades como me integró al sector profesional en Oaxaca, con el plus que me había dado la capacitación en la capital del país”.

Durante año y medio sanciona partidos de Tercera División, posteriormente se integra a la Segunda División donde sanciona tres juegos, uno en Lagunas en la región del Istmo, otro en Coatzacoalcos y el último en la Cantera de Pumas en la Ciudad de México.

“Ya para entonces se hablaba de mí y me identificaban, es así como Alfredo Gasso pregunta por mí a Cured, piden que vaya a México a sancionar un partido para ver mi desempeño, posteriormente piden una segunda, está en las instalaciones de Necaxa en Cuatitlán Izcalli”.

“Tardó un mes para que llegará la oportunidad de llegar a la extinta Primera División A, con un duelo entre donde estaban los Jaguares de Chiapas, en el año 2003”.

“Esto hizo que me convirtiera en el primer oaxaqueño en debutar como árbitro central, ante en los 80´s hubo gente como Epifanio Baños y Marcial Pérez Guevara que trascendieron a nivel nacional, pero ellos hicieron toda su carrera en la Ciudad de México, en mí caso, era distinto, porque toda mi carrera la hice en Oaxaca, lo mismo en los campos de tierra de en Santa Lucia, Xoxocotlán que en Huatulco, esto me daba el extra, gracias a esto, al mes me llega la invitación para estar en la Primera División, como cuarto árbitro en el duelo  Irapuato contra Jaguares”.

Recuerda que fue ahí donde rompí los moldes, “me llegó la oportunidad muy joven, tenía 23 años, no tenía la experiencia en esa división, tampoco el apoyo de alguien que me apoyara”.

Aunque Arturo Martínez trataba de apoyarlo, a esas alturas pasaban cosas que se desconocían.

“Tardo 5 o 6 años en volver a ser llamado al máximo circuito, y el debut debía esperar, pues había alguna lesión que se lo impedía o algún compromiso antes”.

Reconoce que siempre tocó puertas, buscando por méritos propios la oportunidad.

Asimismo, reconoce que José Alfredo López Cruz sigue como árbitro asistente en el máximo circuito, así como Igor Flores.

“Desde entonces no han salido nuevos prospectos, aunque hay talento, es más que nada decisión, que tengan convicción en sí mismos”.

Sancionó tres finales en Liga de Ascenso, en el 2008 Irapuato vs. Necaxa, en el 2012 Correcaminos vs. Dorados y en el 2013 Dorados vs. La Piedad, que fue el partido que determino su salida del arbitraje, aunque sancionó algunos duelos más, fue ahí donde termino su carrera.

Hoy en día Martínez Soto es el director de deportes de Huatulco, donde promueve e impulsa las actividades deportivas.

Además comparte sus experiencias con las nuevas generaciones, con el fin de motivarlos a seguirse preparando.