El Indio Comanche; adiós a una leyenda | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Súper Deportivo

El Indio Comanche; adiós a una leyenda

Luis Ramírez Sánchez fue pionero de la Lucha Libre en Oaxaca, dando grandes espectáculos a los aficionados a mediados de los 60´s


El Indio Comanche; adiós a una leyenda | El Imparcial de Oaxaca

Familiares y amigos lamentan el fallecimiento de Luis Ramírez Sánchez, mejor conocido como El Indio Comanche, quien fue pionero de la Lucha Libre en Oaxaca, hace más de 50 años.

Su hijo, Luis Ramírez al dar a conocer la noticia, dijo que El Indio Comanche fue un fuera de serie, impulsando este deporte y siendo participe del mismo, mostrando su talento en el lugar que se presentaba. 

Recordó que se inició muy joven y su primer maestro fue Saúl Sánchez Heras, quien luchaba con el mote de Xicoténcatl, quien formó la primera generación de luchadores en la Ciudad de Oaxaca.

Además presentó su examen como luchador profesional en esta  ciudad de Oaxaca en 1965, que fue aplicado por el patrón Adolfo Bonales Asencio, quien fue el primer fundador de la Unión de Luchadores y que posteriormente se convirtió en el Sindicato Nacional de Luchadores. 

Además don Adolfo fue promotor de la Plaza de Toros el Cortijo, donde más tarde el Indio Comanche presentó y aprobó su examen como luchador profesional de la Ciudad de México.

Con el tiempo el Indio Comanche formó parte de la Unión de Luchadores, luego del Sindicato Nacional de Luchadores y más tarde fue fundador de la Fraternidad de El Santo, donde se agrupaban todos los luchadores independientes, lo que le permitió luchar en diversas plazas del país.

Luis Ramírez hijo, dijo que durante su carrera deportiva, le tocó luchar en arenas de los estados de Chiapas, Veracruz, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala, Baja California Sur, el Estado de México, el Distrito Federal (hoy Ciudad de México), Querétaro, Guanajuato y desde luego Oaxaca.

Con el tiempo El Indio Comanche se convirtió en maestre, entre sus alumnos se encuentran Los Zorros que posteriormente se convirtieron en los Hermanos Cisneros, El Monarca, Increíble, Puma Rojo, Relámpago Gómez, El Mastín, Ray Alcántara, Flechador del Sol, Triangulo de la Muerte, El Cardenal, el Químico Luna, entre muchos otros que se convirtieron en estrellas de la lucha libre oaxaqueña.

Recordó, “entre las tantas anécdotas podemos mencionar aquella tarde de un domingo que estaba programado en la Arena Oaxaca en la lucha semifinal de apuestas máscara contra cabellera El Mastín contra el Indio Comanche. La arena estaba a reventar, pero el Comanche no se presentó en protesta porque había pactado con el promotor que esa lucha sería la estelar y la única de apuestas en el programa, debido a la rivalidad que existía entre ambos luchadores y dijo que el acuerdo no se respetó, hubo otras luchas de apuestas en el programa y la de máscara contra cabellera era la semifinal, no la estelar”. 

Cuando se anunció que no se había presentado el Indio Comanche la gente enardeció e incluso hubo quienes pretendieron quemar la arena. El promotor acompañado de dos patrullas de la policía estatal llegó al domicilio particular del Comanche, pero nada la convenció de acudir a la arena. “Este match de máscara contra cabellera se dio años después en la arena de los Bomberos, donde el Indio Comanche perdió la cabellera”.

En otra anécdota, también en la arena de los Bomberos, El Indio Comanche se enfrentó contra El Increíble, uno de sus mejores alumnos, “al empezar la lucha, el Comanche hizo un ritual a su adversario, después empezó la lucha, todo transcurría normal hasta que en un momento El Comanche lanzó al Increíble a las cuerdas, pero estas se zafan y el Increíble salió volando al suelo, el público pensó que algo grave había pasado porque el golpe fue muy aparatoso, de pronto el Increíble se levantó y regresó al ring. El comanche pensó entre asustado y preocupado que ahí había terminado la carrera de su alumno”.

Así como estas hay muchas anécdotas en la carrera deportiva del Indio Comanche, quien muchos años entrenó en los Baños Providencia, en la Ciudad de México, un gimnasio de donde salieron grandes luchadores y boxeadores. Durante los últimos años de su carrera deportiva, el Indio Comanche se dedicó a dar clases de lucha olímpica, grecorromana y libre en el Sindicato Nacional de Luchadores.

Se retiró del deporte que tanto amó en su vida debido a las múltiples lesiones que presentaba. Falleció la noche hace unos días, víctima de un infarto cerebral.