Golpean con saña y desnudan a dos jóvenes en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Golpean con saña y desnudan a dos jóvenes en Oaxaca

Agresores los acusan de secuestrar a un niño y aseguran que los detuvieron cuando cobraban el rescate; sin embargo, ningún afectado denunció formalmente algún ilícito


  • Golpean con saña y desnudan a dos jóvenes en Oaxaca
  • Golpean con saña y desnudan a dos jóvenes en Oaxaca
  • Golpean con saña y desnudan a dos jóvenes en Oaxaca
  • Golpean con saña y desnudan a dos jóvenes en Oaxaca
  • Golpean con saña y desnudan a dos jóvenes en Oaxaca
  • Golpean con saña y desnudan a dos jóvenes en Oaxaca

Una tarde lluviosa pero tranquila se tornó violenta cuando dos jóvenes fueron capturados por taxistas. Los acusaron de secuestrar a un niño y los golpearon con saña después de desnudarlos.
Alrededor de las 18:50 horas las redes sociales comenzaron a difundir sobre una riña entre taxistas y particulares en la avenida El Rosario y la calle Flor de Azalia, en Santa Lucía del Camino.
Dos jóvenes golpeados por taxistas, anotaron en el primer mensaje. El segundo aviso aseguraba que los iban a quemar para que la autoridad se pusiera más alerta y sólo les entregarían las cenizas.
Ante la alerta emitida, policías de Santa Lucía del Camino y elementos de la Policía Estatal llegaron al lugar. Dos jóvenes eran exhibidos en la vía pública. Estaban desnudos y golpeados.
La zona estaba acordonada por taxistas que impedían el acceso.
Algunos automovilistas detuvieron la marcha para curiosear lo ocurrido mientras otros aceleraron para salir de la zona pues el tráfico amenazaba con congestionarse.
Vecinos aseguraban que no sabían nada de lo ocurrido. Creyeron que era una riña y por eso llamaron a los policías.
Sin embargo, algunos testigos de la agresión aseguraban que los jóvenes secuestraron a un niño en una colonia cercana y pedían un millón de pesos por liberarlo.
Detallaron que tras la negociación los captores y familiares acordaron el lugar para la entrega del efectivo que finalmente fue rebajado hasta 200 mil pesos.
Familiares de la supuesta víctima rechazaron el apoyo de policías para la negociación y pidieron la ayuda de taxistas que se apostaron en el lugar de manera estratégica.
Una vez que identificaron a los jóvenes que recibirían el efectivo, fueron atacados y derribados. Les advirtieron que los quemarían vivos como escarmiento.
No obstante, la llegada de policías fue oportuna y evitó que los incendiaran.
Clientes de un billar cercano se arrimaron para ver lo ocurrido. “El agua esta fría y el piso también, pobres hombres”, exclamó una señora preocupada al verlos desnudos en la vía pública.
“Está más fría la tumba”, dijo otra voz. “Se salvaron y viven para contarlo”.
Un perro miraba la escena de cerca, sin apenas moverse.
Varios custodiaban a los jóvenes, pero uno a uno se fueron retirando hasta dejarlos solos con los policías, que no acababan de entender la situación.
Los dos jóvenes fueron resguardados en tanto esperaban a socorristas.
Con lesiones en distintas partes del cuerpo y casi inconscientes, los paramédicos levantaron a los jóvenes y se los llevaron a bordo de una ambulancia rumbo al Hospital General Doctor Aurelio Valdivieso escoltados por corporaciones policiacas ante el temor de ser alcanzados por el gremio de taxista que se dijo afectado.
No pasaron muchos minutos para que familiares de los jóvenes acudieran a identificarlos. Las lesiones en el rostro, boca y cráneo impedían que lograran hablar.
Todo indica que se trata de dos universitarios, de 21 años de edad. Uno de ellos, estudiante del tercer año de Derecho.
Tras la captura fueron acusados de participar en delitos, pero nadie lo confirmó ante las autoridades.
Uno de los efectivos explicó que los jóvenes iban en calidad de víctimas pues en el lugar no se presentó nadie para señalarlos como responsables de algún delito.
El reporte de los policías es que el móvil de la violenta tunda se derivó de problemas familiares entre los involucrados y agresores.
Personal del Hospital Civil notificó el ingreso a la autoridad ministerial, por lo que un fiscal debe presentarse a tomarles la declaración a los jóvenes para que cuenten que les ocurrió y formalizar la denuncia.


 

Relacionadas: