Adolescente desaparece en la Mixteca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Adolescente desaparece en la Mixteca

La adolescente de 15 años, se extravió desde el 2 de febrero del presente años en el municipio de San Marcos Arteaga

Adolescente desaparece en la Mixteca | El Imparcial de Oaxaca

Desapareció el domingo 2 de febrero de este año en el municipio mixteco de San Marcos Arteaga. Cerca de las 12 de la noche le informaron a su madre que no la encontraban. Empezó su calvario.

“Mi hija tiene 15 años, se llama Andrea Fátima Martínez Cisneros, estudia en el tercer grado de la secundaria Rufino Tamayo, donde era parte de la escolta”, explicó Ángela Eugenia Cisneros Cruz.

“Además de aplicada, le gusta participar en todas las actividades de la escuela, anteriormente estuvo en la banda de guerra, y es muy acomedida con sus hermanos, trabajadora, no le gusta depender de nadie, además de amigable, se llevaba con muchas amigas y amigos”, apuntó.

Tras casi un mes de incesante búsqueda, en el patio de su casa, recibió a este medio de comunicación paradar a conocer el suplicio que vive día y noche.

SEPARACIÓN

Sus raíces son de San Miguel Papalutla, agencia perteneciente a Huajuapan, pero desde hace unos 13 años, Ángela vive con su familia en San Marcos Arteaga. Es madre de seis hijos, de 21, 19, 15, 13, 12 y 11 años de edad.

Se separó de su esposo hace cinco años y dos de sus hijas decidieron irse a vivir con él el 20 de diciembre del año pasado.
Una de ellas regresó a casa de su mamá a los 15 días, pero Andrea se quedó con él. Ya llevaba poco más de un mes al lado de su padre.

Él le había pedido a Ángela la tutela de Andrea, por lo que el 25 de enero fue a la escuela a hablar con el director. Fue el último día que la vio.

Tres días después, el 28 de enero, Andrea cumplía 15 años, pero no la pudo felicitar. El 27, pretendía verla en la escuela, a la que acudió porque tiene actividades del comité de padres de familia, pero la adolescente no llegó.

“NO LLEGÓ”

“Como a las 4:00 o 5:00 de la tarde del 2 de febrero vino mi hija, la grande, y me dijo que Andrea iba a subir a verme, pero terminó el día y no llegó. Cerca de las 12:00 de la noche me informaron que no la encontraban”.

“Cuando yo me entrevisto con el papá me dice que ella le había dejado un recado diciéndole que me iba a venir a visitar, pero dicho recado yo no lo he visto y a la fiscalía a donde fue a declarar tampoco lo presentó”, señaló.

El lunes inició la búsqueda que no ha cesado ningún día desde el 3 de febrero. Preguntó con sus compañeros de la escuela, amigos, pero nada.

Al no saber de ella, era la tarde cuando acudió con el síndico municipal, quien le recomendó reportar la desaparición en la Vicefiscalía Regional de Justicia en la Mixteca, con sede en Huajuapan de León.

Es así como desde el 4 de febrero a las 10:00 horas, se presentó ante el Departamento de Personas No Localizadas (DNOL), desde donde se originó un foto-volante que ha colocado en postes, negocios, mercados, cualquier pared visible, con tal de recibir alguna pista del paradero de su hija.

Ángela, explicó que Andrea le dijo que le gustaba un joven que era alrededor de 10 años mayor que ella, pero tampoco saben su paradero. La información que tienen de él es que vivió con una jovencita pero que se separaron al poco tiempo “porque, al parecer, le daba una mala vida”.

“Cuando le fuimos a preguntar a su familia por el joven, su hermano dijo que sabía dónde estaba y que nos indicaría el lugar, pero al día siguiente negó haberlo hecho y ya no nos llevó a ningún lado, ahora asegura que ni él ni su mamá saben dónde está”.

Por otro lado, informó que hace días, su hermano recibió un mensaje en Messenger, donde presuntamente, Andrea le decía que cuidara mucho a sus demás hermanitos y a su mamá, que se los encargaba mucho: “reportamos ese mensaje a las autoridades, pero no se sabe todavía de dónde lo mandaron, si es que fue ella”.

“Estoy desesperada porque me siento atada. He hecho todo lo que está en mis manos y no la encuentro, no tengo respuesta alguna, mis pilares ahorita, los que me motivan a seguir con esto, son mis otros hijos, porque pasan los días, pasan las horas y esa impotencia crece más”.

ATENCIÓN

Desde que interpuso la denuncia, Ángela señala que no hay día que no vaya a la fiscalía a preguntar sobre las investigaciones y las respuestas, antes, eran siempre las mismas: “no hay avances”, “sin más pruebas no podemos hacer nada”, “si sabemos algo, nosotros le avisamos”.

Aseveró que personal de la instancia le dijo que acudiría a realizar investigaciones a San Marcos Arteaga, a visitar a amigos de Andrea, pero que hasta la fecha no lo han hecho.

La desesperación de no saber nada de su hija, no tener indicios de dónde pudiera estar o si se encuentra bien, no ver avances en las investigaciones, la impulsó a acudir a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO).

Un abogado del organismo la acompañó a la Vicefiscalía el 24 de febrero y confiesa que todo cambió, la actitud de los funcionarios públicos que la recibían, las respuestas brindadas, y, por primera vez, supo el número de expediente que se abrió por la desaparición de su hija: 4723/FMIX/HUAJUAPAN/2020.

“Hubo un cambio de personal, nos entrevistamos con el encargado, que estaba tomando posesión en ese momento y dijo que se iba a investigar, empezaron otros nuevos trámites para ver si ahora sí llegamos a una conclusión”, explicó.

RESISTENCIA

Con el apoyo, principalmente de su madre y tías suyas, la foto de Andrea se ha difundido en San Marcos Arteaga, Huajuapan de León, tanto en la cabecera como en algunas de sus agencias como Santa Teresa, La Estancia, e incluso, en comunidades vecinas como Chila de las Flores, Puebla.

Cisneros Cruz, ha invertido en copias a color, mientras su hijo le ayuda con algunos gastos de la casa, porque ella no ha descansado en buscar a su hija, y, aunque antes vendía comida a orilla de la carretera, tuvo que entregar el local porque su papá se enfermó y tenía que ir a Papalutla a cuidarlo.

En ese lapso, Andrea fue de gran ayuda, pues unos días cuidó el negocio y estaba al pendiente de sus hermanos menores.
Al confesar el insomnio que le impide dormir, señala que “es una impotencia no poder verla, no tener respuesta alguna, yo no sé qué más hacer, los días pasan y no saber nada de ella es una desesperación”.

 

Relacionadas: