Lloran a Virgilio Ruiz en San Andrés Huayápam | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Lloran a Virgilio Ruiz en San Andrés Huayápam

Decenas de personas llegaron a acompañar al fundador de la Banda Tierra Mojada en su ataúd, tras ser ultimado a balazos en Guanajuato


Lloran a Virgilio Ruiz en San Andrés Huayápam | El Imparcial de Oaxaca

Gladiolas, crisantemas, rosas rojas y amarillas, cuatro velas y decenas de veladoras rodeaban el féretro de Virgilio. Encima del ataúd fue colocada una foto del finado, fundador y director de la Banda Tierra Mojada.

Apostado a la altura de los pies estaba el inseparable clarinete del músico. El olor era a copal, de rosas frescas que llegaban y llegaban en guirnaldas por parte de diversas agrupaciones musicales que conocieron, convivieron y compartieron escenario con Virgilio Ruiz García y la Banda Tierra Mojada.

Desde muy temprana hora de ayer, del patio de la casa salían y entraban visitantes, casi todo San Andrés llegó a dar sus condolencias a la familia Ruiz García por el sensible fallecimiento del artista oaxaqueño.
Doña Rosy apuraba el paso, se dirigía a la tienda más cercana por unas veladoras, sabía que estaba por llegar el cuerpo de Virgilio, a quien escuchó soplar el instrumento de viento en más de cinco ocasiones. “Aún no lo puedo creer”, dice, sin detenerse a la charla, porque le faltaba quitarse el mandil y hacerse de trenzas el cabello. Desde el amanecer, decenas de vecinos, familiares, fans esperaban la llegada del ataúd de Virgilio, asesinado la madrugada del pasado domingo luego de cumplir con una de sus presentaciones en el salón Marsella, en Salamanca, Guanajuato.

Integrantes de diferentes grupos musicales también llegaban para recibir los restos mortuorios, algunos llevaban sus instrumentos como señal de condolencia. El vecino de la tienda también se asoma a la calle, sabe que la hora se aproxima para recibir al músico aunque ya no con la alegría como en otras ocasiones.

“Donde quiera hay gente mala, es una ignorancia eso, cómo va ser posible que porque no pasó unos saludos lo mataron, bueno así dicen las noticias”.

Un pariente de Virgilio cuenta que el clarinete apostado sobre el ataúd acompañó a Virgilio durante 31 años de su carrera artística. Tampoco cree lo que pasó, ya que era una persona muy amable, muy buena, siempre solía decir que hay que respetar siempre a la gente y no involucrarse en pleitos con quienes los contratan.

Qué decir de doña Sofía, madre de Virgilio, estaba destrozada, inconsolable “él está vivo, siempre va a estar en mi corazón, lo veo y no lo creo, siento que está vivo y está junto de mí a donde quiero que yo vaya”.

Otro familiar de Virgilio recuerda que Virgilio y la agrupación Tierra Mojada apuntalaron su éxito nacional desde hace una década y recorrió países como Estados Unidos y Guatemala. “Tenía compromisos en Tetela, Puebla, en Zaachila y otras localidades que no recuerdo, pero qué triste, cómo es la vida no, nadie sabe lo que nos espera mañana”.

El artista oaxaqueño dejó a tres hijos menores de edad, a quien siempre les dio buen ejemplo, contaría la esposa, quien declara que será sepultado esta tarde en el panteón municipal de San Andrés Huayapan “tierra sobre el agua”.