Asesinato en La Ventosa | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Asesinato en La Ventosa

Familiares se llevaron el cadáver antes de que llegaran los agentes investigadores


Asesinato en La Ventosa | El Imparcial de Oaxaca

Asesinan en La Ventosa a conocido vecino de esta ciudad. Los sicarios lograron escapar tras el sorpresivo ataque.
El homicidio ocurrió cuando Rogelio, al que conocían como “El Bombón”, caminaba en la calle Heliodoro Charis Castro.
Al paso le salieron hombres armados, quienes le dispararon al unísono hasta corroborar que Rogelio estaba muerto.
Trascendió que los agresores viajaban en una camioneta y desde ahí le dispararon a Rogelio; después, al ver caer a la víctima, siguieron su camino hasta abandonar la población.
Decenas de uniformados y personal del Cuerpo de Bomberos llegaron a la zona y confirmaron el deceso de Rogelio, quien en ese momento fue identificado e informaron que vivía en la Sexta Sección de la ciudad de Juchitán.
Cuando comenzaban a acordonar la zona para evitar que fuera contaminada y esperar a que llegaran los agentes investigadores, llegaron familiares de Rogelio.
Sin darles tiempo a nada, retiraron el cadáver y se lo llevaran, sin que los policías pudieran impedirlo.
En el lugar quedaron regados varios casquillos percutidos de un arma de fuego de grueso calibre y los uniformados siguieron con el acordonamiento.

Al llegar los agentes investigadores, les entregaron, como primer respondiente, la escena del crimen; sin embargo, la evidencia principal del homicidio, es decir, el cadáver, ya no estaba.
Los policías municipales les explicaron lo sucedido, por lo que los agentes investigadores intentarían convencer a la familia de devolver el cadáver, por ser importante para esclarecer lo ocurrido, ya que tendrían que practicarle la necrocirugía de ley y así establecer que se trató de una muerte violenta.
En tanto, practicaron la inspección ocular en el lugar y recabaron los indicios, así también, entrevistaron a algunos curiosos que todavía esperaban en el lugar, así como a vecinos, para saber si alguno logró ver a los sicarios y los identificó.
En los últimos meses se ha vuelto práctica común en esta zona del Istmo de Tehuantepec que los familiares se lleven a la fuerza el cadáver sin esperar la llegada de los agentes investigadores para que realicen su labor de resolver el homicidio.