Pierde la vida al ser atropellado en Santa Lucía del Camino, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Pierde la vida al ser atropellado en Santa Lucía del Camino, Oaxaca

Quien lo atropelló sigue prófugo de la justicia y sin identificar


Pierde la vida al ser atropellado en Santa Lucía del Camino, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

La mañana de ayer, Antonio, de 45 años de edad, perdió la vida al ser atropellado por una camioneta cuando caminaba al lado de su amigo de parranda, en las calles de la colonia 25 de Enero, de Santa Lucía del Camino.

El conductor de la veloz camioneta escapó del lugar, por lo que vecinos al ver tirado a ‘El Toñín’ en medio de un charco de sangre, lo reconocieron; al instante pidieron auxilio y los bomberos llegaron al lugar. Sin embargo, ya nada pudieron hacer para reanimarlo, pues no presentaba signos vitales.

Acto seguido, elementos de Agencia Estatal de Investigaciones realizaron el levantamiento del cuerpo.

Serían las 07:50 horas de la mañana de ayer cuando Antonio, alias ‘El Toñín’, de 45 años de edad, caminaba en la calle Hidalgo de la colonia 25 de Enero, perteneciente a Santa Lucía del Camino, en compañía de su amigo de parranda, un sujeto apodado ‘El Muertero’; ambos buscaban ayuda con sus conocidos para poder curar la resaca por la borrachera del día anterior.

Los dos alegres amigos, temblorosos y con paso lento, caminaban a la orilla de la calle; al llegar a la altura de la 7a privada de Hidalgo se encontraron con un hombre que conducía una camioneta color verde y placas del estado. El chofer iba a exceso de velocidad y sin precaución.

Estos factores derivaron en el atropellamiento de Antonio quien, por el fuerte impacto, quedó sobre el cofre del vehículo; en cuestión de segundos, su cuerpo salió disparado metros adelante. Al momento de caer, ‘El Toñín’ se golpeó la cabeza contra el asfalto, por lo que se empezó a desangrar.

El conductor, al ver que había atropellado al hombre, siguió su camino, escapando del lugar rumbo a la avenida Hornos; nadie intentó detenerlo.

‘El Muertero’, al ver el cuerpo de su amigo inconsciente, gritaba que lo ayudaran, que llamaran una ambulancia para que lo atendieran y trasladaran a un hospital. Finalmente, fue un vecino quien llamó al teléfono de emergencia.

Más tarde, al lugar arribaron paramédicos, quienes trataron de reanimarlo pero ya no fue posible, pues sus signos vitales no respondían por las lesiones en la cabeza; los socorristas dieron parte a las corporaciones policiacas para que tomaran el caso.

El lugar fue acordonado por elementos de la Policía Municipal, quienes cerraron la calle por completo para esperar la llegada de los agentes de investigación.

Posteriormente, se apersonaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, quienes realizaron el peritaje correspondiente y comenzaron con la recopilación de indicios.

‘El Guacamole’, amigo de ‘El Toñín’, llegó hasta el lugar de los hechos en compañía de ‘El Chaparro’ y de un perro; con lágrimas en los ojos, el amigo de la víctima dijo: “Toñín, mira cómo te dejaron, no hubieras salido de donde estábamos, solo saliste a buscar tu final”.

En tanto, su amigo ‘El Muertero’ lo consolaba y lo calmaba diciéndole: “ya wey, ya déjalo, déjalo, ya está descansando, ya no va sufrir”. Ambos se quedaron parados, junto al perro, viendo cómo levantaban el cuerpo de su amigo.

Una mujer se les acercó y les preguntó: “¿Qué pasó ‘Guacamole’, quién es?”, a lo que el hombre respondió: “Es ‘El Toñín’, lo mató una camioneta”.

‘El Guacamole’ le respondió: “no sé, a mí me avisó ‘El Muertero’, yo estaba con él en el campamento en la Bugambilia; no sé a qué se salió, creo que a buscar una cura pero mire”.

‘El Chaparro’ mencionó: “sus familiares no han llegado, él tiene su casa en la colonia Gómez Sandoval, ahí vende su esposa tortillas; ya le hablaron, ya viene”.

Elementos investigadores realizaron las diligencias correspondientes. Al concluir, ordenaron el levantamiento del cuerpo sin vida y el traslado al anfiteatro de la ciudad para la práctica de la necropsia de ley, en espera de que sus familiares reclamen legalmente el cadáver.