ASF: el Auditor carnal - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

BARATARIA

ASF: el Auditor carnal

 


Luego del “jalón de orejas” propinado por Andrés Manuel López Obrador al titular de la Auditoría Superior de la Federación, David Colmenares, en febrero de 2021, la Auditoría quedó convertida en un florero, esa institución que debería estar vigilante del uso transparente, eficiente y que el presupuesto cumpla para los objetivos sociales que el fue diseñado y destinado; el gobierno de Oaxaca está entre los beneficiados por el menor número de auditorías y la laxa revisión de la Cuenta Pública 2021.

López Obrador cargó contra la ASF cuando a principios del año pasado, esta divulgó las estimaciones del daño causado por la cancelación del aeropuerto de Texcoco que inició el gobierno priista de Enrique Peña Nieto. De inmediato el tabasqueño arremetió contra los auditores quienes, afirmó, actuaron “de mala fe”, como si la institución fuera su enemiga.

Pero eso no es lo peor, el oaxaqueño David Colmenares, chambista como es, al ver en peligro su puesto, al percatarse que se movía en arenas movedizas, de inmediato se desdijo y, en lugar de defender a sus auditores, envolvió a la ASF en una profunda crisis de credibilidad.

Especialistas han señalado que Colmenares Páramo “se ha ablandado” (o lo han ablandado) y dan cifras; cuando la ASF detecta gastos sin respaldo documental, gira a dependencias “solicitudes de aclaración”; en este gobierno se han emitido 442 solicitudes, un promedio de 147 al año que contrastan con las 560 promedio anual con Peña, 402 con Calderón o 335 con Fox.

Esto no significa que la actual administración federal sea más transparente, por el contrario, basta recordar el crecimiento exponencial de contratos sin licitar, las críticas por entregar obras faraónicas como el Tren Maya, el aeropuerto Felipe Ángeles a militares que no rinden cuentas, las vacunas anticovid “extraviadas” o caducas que, hasta el momento no sabemos dónde están. Las compras a precios elevados de medicamentos y muchos otros etcéteras.

Muchos de los beneficiados de esta forma laxa de revisar cuentas, sin lo que los auditores llaman “auditorías forenses” lo han sido los gobiernos estatales que aplican recursos federales, si son de sello morenista, mejor o muy cercanos al gobierno federal, como es el caso el gobierno de Alejandro Murat.

En la víspera de la entrega del VI informe de gobierno Murat indicó que “solventó Oaxaca 11 mil 400 mdp ante la Secretaría de la Función Pública”; afirmó que pagó deuda a corto plazo y garantizó solidez financiera para el gobierno que iniciará Salomón Jara.

De acuerdo con la Matriz de Datos Básicos del Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2021 Octubre 2022, la ASF indica que Oaxaca se sometió a 28 auditorías, con 10 mil 50 millones de pesos seleccionados y 9 mil 500 revisados. Apenas detectaron observaciones por 422 millones de pesos, de los cuales 2 mil 500 fueron recuperados y poco más de 420 millones es el mono por aclarar.

Visto así, un manejo diáfano de recursos. Sin embargo, nada dice esa matriz de la revisión de recursos, por ejemplo, en los Servicios de Salud de Oaxaca, donde cada año se ha detectado un abismal saqueo; esta vez, no tendría por qué ser diferente, basta ver las denuncias ante la falta de insumos o medicamentos o, que no se cumplan las metas de atención y servicio a la población. Quizá se hizo la aplicación de recursos de manera transparente, puntual, peso sobre peso pero, es evidente que, o se aplicó de forma inadecuada o negligente, porque el sistema de salud estatal no mejora y, ello, es motivo de observaciones o sanciones, al menos administrativas.

Lo mismo sucede, por ejemplo, con el IEEPO, recordemos que apenas el año pasado la ASF detectó el pago a profesores fallecidos, bonos sin comprobar, plazas y muchas otras anomalías. ¿Ya se solucionaron?  ¿de un año al otro el IEEPO se limpió?. Y las obras, el uso de recursos federales para el Transístmico, con menores observaciones, pero que no se compara con el monto de recursos aplicados.

Sucedieron dos cosas: o de la noche a la mañana Oaxaca hizo un pulcro trabajo o uso eficiente de recursos o en la Auditoría Superior de la Federación hay un auditor carnal, que no quiere molestar ni con el pétalo de una rosa a la 4T y a los gobernadores afines.

Juzgue usted, lectora, lector.

 

FEMINICIDIOS SIN DATOS OFICIALES

Apenas en el sexto informe de Gobierno, el mandatario estatal, Alejandro Murat Hinojosa, felicitó a la titular de la Secretaría de las Mujeres de Oaxaca (SMO), Ana Vásquez Colmenares, por la puesta en marcha del Atlas de Género, generando una serie de aplausos para la funcionaria que estuvo presente.

Sin embargo, lo que no se dijo fue que esta plataforma no se mantiene actualizada como se prometió en un inicio y prácticamente se ha quedado en el olvido desde 2021 en algunos rubros, mientras que en otros los datos se mantienen con cifras de 2019 y 2015.

Como lo señaló en su momento esta casa editorial, el Atlas de Género que fue multipremiado por prometer indicadores actualizados que permitieran la constante consulta de los diferentes sectores de la sociedad, se encuentra inservible y se puede constatar ingresando a la plataforma.

El gobernador destacó las funciones del Atlas de Género y agradeció el apoyo de la titular de la SMO en la creación del mismo, sin saber que no hay actualizaciones ni en los registros de feminicidios, violencia familiar y otros rubros que serían prioritarios para las mujeres.

Quien desee ingresar al Atlas de Género, se dará cuenta que no hay interés de las autoridades por actualizar varios de los rubros ahí expuestos, pese a que se cuenta con otras plataformas, instituciones y organizaciones sociales que sí cuentan con nuevos datos de manera mensual, sobre todo en feminicidios y todo tipo de violencia contra la mujer.