Grave crisis de la basura (parte III) - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Grave crisis de la basura (parte III)

 


El problema de la disposición final de la basura, ha llegado a una crisis sumamente grave.

En principio es una obligación municipal desde luego, pero en el caso del Municipio de Oaxaca de Juárez, hay que recordar que su territorio es pequeño relativamente hablando con respecto a su densidad de población, así es evidente que no existe un terreno adecuado y lo suficientemente amplio para su propio relleno sanitario. Si sumamos los factores mencionados, repetidos en cosa de 25 municipios de los Valles Centrales, es obvio que el problema no es ya solo municipal, sino del Gobierno Local e incluso del Federal; en otras palabras estamos ante un problema de salud muy delicado, que puede multiplicarse a diversos municipios, afectar no solo a la población de Zaachila, sino a todos los territorios de municipios conurbados a Oaxaca de Juárez y más.

Por ejemplo, es sabido que las moscas vuelan kilómetros y tienen la capacidad de “infectar” a todo el Valle. Al dejar que el problema creciera, la solución debe ser muy especial y generalizada, puede ser uniendo presupuestos para comprar un terreno que sirva a todos, ya expropiándolo, e incluso expulsando a los poseedores ilegales con la fuerza pública, es decir policías municipales, locales e incluso la Guardia Nacional, acompañadas con grupos y organizaciones civiles de todos los municipios afectados, claro, sin descartar la industrialización.

En otras palabras, si Oaxaca de Juárez pudiera resolver su problema, persistirá el de los municipios conurbados que se invadirán de moscas e incluso a la misma capital, y al decir moscas, lo hago sin olvidar ratas, mosquitos, cucarachas y otras alimañas. Solo hay que recorrer esos nuncios conurbados, y se podrán visualizar los deshechos por todos lados, sin que sus ayuntamientos tengan el presupuesto necesario para dar solución a su problema.

Con el cambio de Gobierno Local, existe una suerte de inacción, que finalmente en cosa de diez días recaerá en el Gobierno de Salomón Jara, a quien toda la ciudadanía debe apoyar, sin pena de caer en la peor epidemia que hayamos visto. De otra manera iniciarán epidemias, sin exagerar, tales como el cólera, al nivel que ni siquiera imaginamos.

Yo también soy Pueblo.

Por allí nos encontraremos.