Oaxaca, un muladar - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

BARATARIA

Oaxaca, un muladar

 


La ciudad de Oaxaca, que los españoles llamaron Verde Antequera por su similitud con la ciudad de Antequera, España, debido a la tonalidad verdosa de la cantera en sus construcciones, está convertida —hasta hoy— en un muladar.

Trabajadores del servicio del limpia se han declarado en paro de brazos caídos, para que el presidente municipal, Francisco Martínez Neri, destine un terreno para que los desechos orgánicos sean arrojados ahí, pero lógico, hay algo más de fondo en esta postura.

El alcalde ha dicho a su vez, que el terreno ya está, pero falta adecuarlo, hacer el relleno y colocar una membrana, situación que llevará un mes, más o menos, lo cual quiere decir que el problema persiste. Tampoco ha revelado el lugar en donde está ubicado como si fuera secreto de Estado, por lo que la duda nos asalta: en verdad, ¿habrá terreno?

Ante la lentitud del edil citadino, los “barrenderos”, como se les conoce coloquialmente, desde el viernes han arrojado la basura en el zócalo citadino, y han invitado a la ciudadanía que acumula basura en sus casas y sus negocios, a hacer lo mismo.

Para variar, el sábado, los trabajadores del servicio de limpia instalaron los camiones cargados con basura en diversas calles, como el llamado Andador Turístico, las esquinas del Zócalo y El Llano, en donde los seguidores de una de las corcholatas, Claudia Sheinbaum, se enfrentaron con los barrenderos porque estos arrojaron basura en el escenario donde se realizaría un acto político.

El cochinero de la ciudad de Oaxaca ha sido bastante comentado en diversos medios de comunicación. Ha sido ocho columnas en los periódicos locales, y muy comentado en los noticieros radiales.

Son innumerables las fotografías, los memes y videos que colman las redes sociales cuestionando el chiquero en que se ha convertido Oaxaca.

Hasta extranjeros han realizado comentarios demoledores, como el de un joven que pide retirar la basura, como sea, “pues los oaxaqueños no merecen esto”. Y con mentadas de madre dice que los funcionarios responsables tienen el dinero para hacerlo “sólo que le faltan huevos”.

Mientras que, del lado oficial, el silencio es más que evidente.

En otros países, el alcalde —o en este caso, el presidente municipal— ya hubiera renunciado por calidad moral al fallarle a los electores. Pero estamos en México y esto no ocurre.

Curioso también que las autoridades de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) guarden silencio, pues está en juego la salud de todos los ciudadanos, ya que el problema nos afecta por igual. Hay basura en la calle, pero también se acumula la basura en los hogares; no hay dónde depositarla.

En tanto, la ciudad de Oaxaca sigue acumulando desechos orgánicos e inorgánicos por culpa de unos políticos que no han sabido gobernar una ciudad que vive del turismo y que, en estos momentos, como dicen los jóvenes, se la está cargando el payaso.

 

¿PATRIMONIO MUNDIAL?

El 11 de diciembre de 1987, el Centro Histórico de Oaxaca y la zona arqueológica de Monte Albán fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Al explicar los motivos, la UNESCO dijo que Oaxaca, debido a la belleza, valor histórico y estado de conservación en el que se encuentra el Centro Histórico de la ciudad, la declaraba Patrimonio Cultural de la Humanidad, al igual que a una de sus zonas arqueológicas más emblemáticas: Monte Albán.

Después de esta declaratoria, Oaxaca comenzó a llamar la atención de los que hacen negocios en el plano turístico. La promoción ha hecho que visitantes nacionales y extranjeros la hayan preferido para conocer de cerca sus tradiciones, su gastronomía y su riqueza natural que a todos deja perplejos.

El 09 de noviembre de 2020,  la ciudad de Oaxaca fue premiada como el mejor Destino de Escapada Urbana Líder en México y América Central (Mexico & Central America’s Leading City Break Destination 2020), en los World Travel Awards 2020, considerados como los “Oscar” de la industria turística mundial.

Antes, el 4 de enero de 2019, Oaxaca fue galardonado con el premio Excelencias Turísticas, en la decimocuarta edición de los Premios Excelencias, en el marco de la Feria Internacional de Turismo (Fitur 2019), que se realizó en Madrid, España.

El 25 de mayo de este año, Oaxaca obtuvo dos reconocimientos en los premios Lo Mejor de México 2022, organizados por la revista México Desconocido, en las categorías de “Mejor fiesta cultural para disfrutar” y “Mejor destino para vivir una experiencia artesanal”.

Los premios logrados fueron festejados en su momento por los políticos que se han visto pasivos en su defensa. No sólo ahora, sino en años anteriores, como en el 2006 donde varios inmuebles catalogados fueron presa de las llamas, destrucción y hasta saqueo.

Los propios maestros de la Sección 22 prohijaron su destrucción y su mala imagen, junto con las llamadas organizaciones sociales con sus constantes bloqueos en su industria del chantaje

“El único medio seguro de dominar una ciudad acostumbrada a vivir libre es destruirla”, dijo alguna vez el filósofo político italiano, Nicolás Maquiavelo.

Y en este caso, el pueblo de Oaxaca ha permitido todo tipo de agresiones que provocan el deterioro de esta hermosa ciudad, que en este momento reclama con urgencia la solidaridad de todos, porque los políticos sólo esperan el relevo para acomodarse y seguir viviendo de las prebendas que le da el Estado.