ZEE: ¿Otro proyecto fallido?
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

ZEE: ¿Otro proyecto fallido?

 

1).- Proyectos sexenales: Uno más

El 1 de junio de 2016 se publicó en el Diario Oficial de la Federación, la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales, en la que se establecen las reglas y líneas de operación. Las ZEE —dijo el presidente Enrique Peña Nieto— “están definidas como la demarcación geográfica, la definición de un polígono o una demarcación territorial que tiene condiciones muy particulares otorgadas a partir de una política pública que el Gobierno ha establecido para hacerla altamente atractiva a la inversión”. El 30 de septiembre de 2016, la LXII Legislatura del Estado, cuando ya concluía su lamentable gestión, aprobó el decreto 2083 que crea nuestra propia Ley de Coordinación Estatal de las Zonas Económicas Especiales.
En opinión de investigadores como Lilia Domínguez Villalobos y Flor Brown Grossman (Revista de Economía Mexicana, Anuario UNAM, Núm. 2, 2017), la propuesta de las ZEE nació en 2014, como respuesta a los hechos de Ayotzinapa. El gobierno federal propuso la creación de tres zonas económicas especiales, que atendieran principalmente, regiones del país con serios problemas de pobreza y marginación: el Corredor Industrial Interocéanico (CII) en el Istmo de Tehuantepec; Puerto Chiapas (PCH) y la tercera en Lázaro Cárdenas, Michoacán (PLC). Las ZEE se convirtieron para el gobierno y empresarios, en un espejismo del proceso de industrialización, que permitiría atraer a empresas nacionales y extranjeras, mediante incentivos fiscales y aduaneros, y propiciar la integración de otras empresas para la formación de clústers.

2).- Oaxaca en stand by

El pasado 28 de septiembre, en Tapachula, Chiapas, EPN firmó el decreto de las declaratorias de las tres primeras Zonas Económicas Especiales. Testificaron el hecho, entre otros, el oaxaqueño Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las ZEE; José Antonio Meade, Secretario de Hacienda y Crédito Público y los gobernadores de Chiapas, Veracruz, Guerrero y Michoacán, Manuel Velasco, Miguel Ángel Yunes, César Astudillo y Silvano Aureoles, respectivamente. El gran ausente fue Alejandro Murat Hinojosa. Obvio: la prioridad era y es hoy, atender la emergencia y la reconstrucción.
En torno al proyecto del Corredor Industrial Interoceánico (CII), sólo se mencionó a Coatzacoalcos. Entre las bondades anunciadas, se espera una inversión de 5 mil 300 millones de dólares y la creación de 12 mil empleos. En Puerto Chiapas, la demarcación territorial que tienen los incentivos que se generan en el Decreto suscrito, es de 8 mil 216 hectáreas; en Lázaro Cárdenas-La Unión, es de 5 mil 451 hectáreas y en Coatzacoalcos, de 8 mil 263 hectáreas. Oaxaca no pudo acreditar el Polígono territorial. Ya sabemos: la incertidumbre jurídica en la tenencia de la tierra.

3).- Nuestra tragedia ancestral

¿Son las ZEE otro proyecto fallido para Oaxaca? Así se percibe a botepronto. Perdón por mi pesimismo. El Istmo de Tehuantepec ha sido depositario de al menos cuatro proyectos fallidos en los últimos cinco lustros: el Puente Multimodal Transístmico, el Corredor Industrial, el Tren Interoceánico y su inclusión en el Plan Puebla-Panamá. Nada ha caminado. He aquí algunas hipótesis sobre el fracaso: La falta de certidumbre jurídica sobre la tenencia de la tierra y la propiedad comunal sobre la misma; las costumbres cimentadas en el argumento de los pueblos originarios, explotado a pasto por los falsos redentores sociales y la proliferación de organizaciones sociales que perviven del chantaje y la manipulación.
Pero hay otros factores: el profundo desprecio por el Estado de Derecho y la nula vigencia de la ley; el constante acoso de grupos, organizaciones, vecinos y autoridades, que han visto en los bloqueos carreteros, el único método para lograr a través del chantaje sus demandas, así sean burdas o descabelladas; el temor cerval del gobierno para aplicar la ley, en casos específicos como el de las empresas eólicas, que después de años siguen bajo el acoso de organizaciones sociales y de grupos criminales. Adicionalmente: la soterrada disputa entre sindicatos por los contratos de obra y construcción, así como la impunidad y la visión de la inversión privada, como botín para explotar, principalmente por un magisterio dispuesto a demoler cualquier proyecto que apuntale nuestro desarrollo regional. Ningún empresario se atreverá a invertir en una tierra de nadie, hoy devastada por obra de la naturaleza.

Colofón:
Alejandro Murat tiene clara la película. Las ZEE serán pivote del desarrollo regional y nacional. Pero en tanto las mafias y cofradías sigan desafiando el Estado de Derecho y viendo el proyecto sólo como negocio personal y chantaje; manipulación y demagogia, Oaxaca seguirá ad perpetuam, caminando en el furgón de cola del desarrollo.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

—Con todo respeto para mis laureados y reconocidos chefs de talla internacional: si lo que se trata es de recuperar la riqueza de nuestra gastronomía oaxaqueña, hay que llamar a las cosas por su nombre. Aquí se dice “yerba santa”, no “hoja santa”
—Tal parece que los orates que dirigen la Sección 22, no sólo han perdido la brújula, sino el sentido de la realidad. En sus resolutivos de sus acartonadas asambleas plenarias, tal parece que están aún en el Oaxaca de la bonanza y no en el de la tragedia.

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax