Leptospirosis | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Comentario Pediátrico

Leptospirosis

 


Es una enfermedad producida por una bacteria (leptospira) que afecta al ser humano y animales tanto domésticos como de vida salvaje, por lo que existen casos en todo el mundo (a excepción de zonas glaciares), tanto en áreas urbanas como rurales, con mayor frecuencia en poblaciones de tipo tropical o subtropical, afectando a niños en edad escolar (6-10 años) y adultos de riesgo. Considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad emergente desatendida, con más de 500 mil casos anuales en seres humanos y con una mortalidad superior al 10%

Estudios relacionados establecen que el incremento de esta enfermedad se relaciona, con: malas condiciones de vida, higiene, laborales, factores climáticos, reservorios y hospederos de la bacteria para definir su mayor posibilidad de su desarrollo. Se presenta frecuentemente con picos estacionales, algunas veces en brotes y asociado a cambios climáticos principalmente con inundaciones, ocupación laboral y/o actividad recreativa.

Existe un subregistro de la enfermedad en varios países debido a su dificultad para ser identificada ante la diversidad de manifestaciones en el ser humano que pueden variar desde una enfermedad aparente gripal leve, hasta una enfermedad seria que puede llegar a ser fatal y que puede confundirse con otras enfermedades como el dengue y otras enfermedades hemorrágicas; además de la dificultad en la disponibilidad del estudio específico de laboratorio para definirla.

La bacteria (leptospira) que produce la enfermedad tiene más de 300 variantes, que se distribuyen en tres reservorios más comunes de la infección, que están en: perros, ratas y otra en ganados y cerdos. Las variantes patógenas tienen la capacidad de colonizar diferentes órganos, pero afectan principalmente riñones, hígado y pulmones. Subsisten y se conservan infectantes en diferentes medios, como: suelo húmedo, ríos, lagos, agua estancada, pantanos, lodo. Se encuentra también en vísceras, carnes frías y leche. Son sensibles a la desecación, acidez, congelamiento y pasteurización.

La infección más grave es la transmitida por las ratas a través de su orina, que estudios de investigación, revelan concentraciones hasta de cien millones de bacterias por mililitro de orina eliminada; con mayor cantidad, en proporción a la mayor vida de estos roedores. De forma similar se considera mayor incidencia de esta enfermedad, en las comunidades donde los roedores son más abundantes. Cualquier otro animal vertebrado que se contagie de esta infección a través de la orina de los roedores, puede ser considerado como un hospedero o portador accidental y corresponden en mayoría, a los animales domésticos que por eliminación urinaria también son material de contagio.

A partir de la orina del ratón o de reservorios transitorios, la bacteria puede contaminar el agua, suelo, instalaciones, pasturas y/o alimentos en donde pueden permanecer de acuerdo con las condiciones que lo faciliten.

La infección se adquiere por la exposición accidental con la orina infectada del ratón (ejemplo: productos enlatados que han estado almacenado en bodegas expuestas a orina de ratón). Otra alternativa es a través de actividades ocupacionales (laboratoristas, pepenadores), recreativas (nadar), contacto con productos contaminados que pueden entrar al cuerpo a través de cortaduras, abrasiones en la piel, (basura, zonas húmedas, lodos, zonas de inundación) por membranas mucosas intactas (nariz, boca, ojos) y probablemente a través de la piel que ha permanecido por mucho tiempo sumergida en el agua contaminada (nadar en ríos, pozas o lagos contaminados) y en algunas ocasiones con la convivencia inadecuada con animales domésticos (perros, bovinos y porcinos) caminar descalzo en calles o en charcos. Entre seres humanos, por medio de trasfusión de sangre donada de alguien, que no ha empezado aún a tener las manifestaciones clínicas de la enfermedad y también por medio de la leche humana.

El periodo de incubación -desde que ingresa la bacteria al cuerpo, hasta que el momento que manifiesta las alteraciones-, es variable y puede ser de dos días a cuatro semanas.

Aproximadamente el 15% de las infecciones no manifiestan alteraciones específicas. Entre las personas que desarrollan alteraciones de la enfermedad, el 90% corresponden a la variante donde no hay coloración amarilla evidente de la piel (anictérica) y en una menor proporción (5-10%), tendrán una respuesta inflamatoria anormal, con: ictericia y hemorragias importantes (conocida como enfermedad de Weil)

La forma anictérica se manifiesta como una enfermedad semejante a la gripe, con inicio súbito de fiebre alta, náuseas, vómitos, dolor de cabeza en la región frontal o detrás de los ojos (semejante al dengue) acompañada de molestia ocular a la luz, escalofríos, dolor muscular intenso que afecta en forma especial las pantorrillas, espalda y el abdomen. Como hallazgos en la revisión corporal del paciente, se pueden notar: enrojecimiento de los ojos y la garganta, sensibilidad muscular, crecimiento de ganglios (bolitas en el cuerpo), salpullido en forma de manchas rojizas o en ocasiones violáceas más significativa en las extremidades inferiores (piernas), dificultad respiratoria y coloración amarilla de los ojos de forma leve; y por revisión médica, podrán existir datos de inflamación de las capas que envuelven al cerebro y médula espinal (meningismo), crecimiento del hígado y/o del bazo. Este cuadro casi siempre conduce a la resolución espontánea (sin medicamentos) en siete a diez días, con recuperación completa en aproximadamente el 35% de los pacientes. Sus secuelas incluyen fatiga crónica, dolor de cabeza, alteración de sensibilidad, cambios de humor y depresión.

MÁS INFORMACIÓN EN: https//alevascommx.blogspot.com