SOBRE JUÁREZ, EL ARTE Y EL BOSQUE | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

CONTRANARRATIVAS

SOBRE JUÁREZ, EL ARTE Y EL BOSQUE

 


De nueva cuenta el presidente mexicano ha acaparado los reflectores. En esta ocasión, su visita a Nueva York y la presidencia de su discurso frente a la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha dado de qué hablar, sobre todo por la discusión con problemas estructurales como la pobreza, el tráfico de armas y la migración, temas que atraviesan México y el resto del mundo. Sin restarle importancia a las discusiones del mandatario, uno de sus actos protocolarios en la visita nos permite acercarnos de manera crítica a un tema que pasó casi desapercibido: el arte y la representación. Me explico:

En el marco del “Mes de Oaxaca en Estados Unidos”, el gobierno de Oaxaca donó una pintura del artista oaxaqueño Amador Montes la cual pudo ser vista durante el discurso que diera el presidente Obrador a las comunidades migrantes, obra que formará parte del acervo permanente de la ONU. La obra de técnica mixta en formato 150×180 centímetros titulada “Benito Juárez” muestra a Benito Juárez y Margarita Maza acompañados de aves, colores propios de la gráfica oaxaqueña y la frase icónica del liberal mexicano: “El respeto al derecho ajeno es la paz” en seis idiomas, incluyendo el español.

En este sentido, la visibilización del arte oaxaqueño en un espacio como este se vuelve en un acontecimiento digno de celebración, de orgullo y admiración. A manera personal creo que si algo nos identifica como oaxaqueñas y oaxaqueños en el exterior, es nuestra identidad y la defensa que hacemos de ella.

Volvamos a Juárez: hablar del oaxaqueño implica hablar de una de las figuras más importantes de la historia mexicana y de uno de los consolidadores del Estado mexicano como nación independiente, liberal y republicana. El mito de Juárez ha servido, de alguna manera, como un arquetipo de héroe mexicano pues Juárez fue indígena oaxaqueño que al escapar de su natal Guelatao sellaría de alguna manera su destino para convertirse en el gran presidente del siglo XIX.

Sin embargo, pese a la indudable importancia del hombre y su leyenda, una crítica que se puede trazar por la representación del oaxaqueño es la siguiente: a más de 200 años de Juárez, ¿por qué pareciera que se le sigue dibujando como el único referente de exaltación sobre las poblaciones indígenas en nuestro estado? ¿Por qué pareciera que el tema de lo indígena oaxaqueño en los mitos y héroes nacionales se vuelve pretexto de exhibición en las altas tribunas mientras que al indígena oaxaqueño (y mexicano) hoy día se le sigue violentando de manera sistémica? ¿No hay otros indígenas hoy día que merezcan ser enmarcados en los grandes cuadros de la gráfica oaxaqueña?

Una primera respuesta a botepronto: pareciera ser que la idea del indígena mexicano sólo funciona como elemento de legitimidad en las figuras de un pasado glorioso pero choca de frente con la violencia estructural hacia el indígena contemporáneo por temas como el color de piel, la lengua y por el despojo estructural e histórico de sus territorios e identidades.

Ejemplo de lo anterior: hace unas semanas en la Mixteca en San Estaban Atatlahuaca se perpetraban ataques contra comunidades Ñuu Savi dejando como resultado personas asesinadas, viviendas incendiadas y centenas de desplazados, dichos ataques aparentemente fueron consecuencia de la defensa que han hecho las comunidades por sus territorios. La defensora indígena Irma Galindo Barrios desde 2018 denunciaba talas contra el bosque y en 2019 levantaba denuncias por hostigamiento en contra del presidente municipal, hoy está desaparecida.

Finalmente, ¿las luchas diarias de las comunidades indígenas no son dignas del enmarque, del discurso, de la representación? ¿Por qué continuar con la exaltación del indígena pasado mientras al indígena contemporáneo se le sigue despojando de sus territorios? ¿Las frases de lucha indígena contemporánea no merecen enmarcarse? Irma Galindo el 25 de octubre, dos días antes de desaparecer, después de no ser recibida en audiencia por el presidente Obrador publicaba en su cuenta personal de Facebook: “Entendí más bien que cada quien hace lo que quiere y más con los indígenas. Creo que no entienden que en Oaxaca preparan el campo para desaparecernos a todos. Entonces, ¿qué sigue? La tristeza ya no cabe dentro de mí, me alegro de ver a mis vecinos defensores natos de naturaleza y gritar la consigna ‘El bosque no se vende, se ama y se defiende’. Hasta la victoria siempre”.