Líquido Amniótico | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Comentario Pediátrico

Líquido Amniótico

 


Durante el embarazo, el producto se encuentra rodeado de un medio líquido que es necesario para su correcto crecimiento y desarrollo. Protege al feto del trauma físico, le permite el crecimiento de sus pulmones y proporciona protección como una barrera contra las infecciones. Su inicio materno se debe a un traspaso de minerales con agua en mayor proporción, que permite distinguir la cavidad en forma adecuada a partir de las nueve semanas rodeando totalmente al embrión. A partir de las 20 semanas, el feto tiene un papel más importante en la formación de este líquido, ya que: sus riñones, intestino y pulmones, son fundamentales en el equilibrio adecuado de su formación y consumo.

Los riñones influyen a la cantidad de este líquido por su orina, que se modifica por las sustancias que elimina el feto. Durante el avance de la gestación, habrá mayor concentración de productos de desecho del feto hacia su líquido amniótico; y este líquido -al paso de la gestación-, incrementará su paso en mayor proporción hacia el espacio materno, para su eliminación orgánica por los riñones maternos.

El intestino y los pulmones fetales incorporan el líquido amniótico a su interior para favorecer el desarrollo normal de estos órganos a partir de sustancias especiales. El líquido absorbido pasa a la circulación fetal y se filtra para mantener el equilibrio.

El volumen normal de líquido amniótico varía. El volumen promedio aumenta con la edad gestacional, alcanzando un máximo de 800-1000 ml, que coincide con las 36-37 semanas de embarazo. Un nivel incrementado de líquido amniótico (polihidramnios), alerta al médico sobre posibles anomalías fetales compatibles, como déficit de desarrollo intestinal y/o respiratorio (el líquido se produce, pero no se absorbe bien -con sospecha de obstrucciones o falla en su desarrollo-). Su volumen disminuido (oligohidramnios) hace sospechar de alteraciones en la integridad o función renal del feto y/o desarrollo deficiente de tejido pulmonar que puede condicionar la muerte fetal.

Con estudios estadísticos se establece, que: el polihidramnios ocurre en el 1% de los embarazos, mientras que el oligohidramnios ocurre en aproximadamente el 11%.

En todo embarazo que se considere con polihidramnios, aproximadamente el 20% de los recién nacidos, asocian una anomalía congénita de algún tipo; por lo tanto, se prefiere para esta condición que el parto ocurra en ambientes hospitalarios con especialidades médicas, para su atención y manejo temprano, además con la tecnología adecuada en estudios y monitores para favorecer un mejor pronóstico.

La rotura de las membranas -que rodean y mantienen el líquido-, es la causa más común de oligohidramnios, que ante el tiempo que pasa sin esa barrera de protección, puede condicionar la probabilidad mayor de ser invadido por bacterias antes de su nacimiento. Cuando se rebasa el promedio de doce horas, justificará atención hospitalaria con protección de antibióticos, para verificar su evolución posterior adecuada. En caso contrario, el riesgo de infección en etapa de recién nacido es muy alta y en forma similar el riesgo de su mortalidad. Cuando no hay el antecedente de rotura de membranas y el líquido es escaso en la última mitad del embarazo, se podrá sospechar de alteración en la función renal, que cause disminución o ausencia de orina fetal o un bloqueo en el tracto urinario para requerir de igual forma atención inmediata. Las causas más específicas de estas variantes pueden ser múltiples y requieren evaluación y estudios variados para definirlas.

Otras causas que pueden generar polihidramnios pueden incluir: gestaciones múltiples o embarazos gemelares con síndrome de trasfusión, donde el gemelo receptor tiene incremento de líquido y hay disminución en el donante. Anomalías fetales que causen deficiencia en la integridad del segmento entre la garganta y el estómago (atresia esofágica) asociado con una vía que comunica la parte inicial del esófago con la vía respiratoria (fístula traqueal), falta de desarrollo de la tráquea, deficiencia en formación de segmentos intestinales. Las anomalías del sistema nervioso como defectos de columna y otras que afectan la deglución fetal, infecciones virales maternas, anomalías del ritmo cardíaco fetal, diabetes mellitus materna mal controlada, trisomías (21,18.13).

Columna completa en https//alevascommx.blogspot.com