Por una ciudad con cero accidentes | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Por una ciudad con cero accidentes

 


Por Víctor Manuel Aguilar Gutiérrez

En el contexto empresarial, algunas empresas industriales han buscado bajar o eliminar su índice de accidentes laborales. Cero Accidentes es una de las estrategias más populares y efectivas para esta meta. Se trata de un proceso que identifica y resuelve factores de riesgo en el contexto laboral. Cada día cobra mayor fuerza ya que se centra en el factor humano.
Las áreas de Recursos Humanos dedican grandes esfuerzos en identificar riesgos, minimizarlos e incluso eliminarlos. La gran mayoría de los accidentes ocurren por acciones inseguras; es decir, pudieron haberse evitado. El factor humano juega un papel determinante.
Empresas en todo el mundo que han adoptado esta estrategia, colocan en la entrada de sus instalaciones letreros informando cuántos días han transcurrido sin accidentes o incidentes.
Esto mismo se puede aplicar en nuestra ciudad. Transitar por las calles de cualquier ciudad, ya sea a pie o en vehículo, siempre conlleva un riesgo implícito; sin embargo, no en todas las ciudades o zonas de esas ciudades el riesgo es el mismo. En algunas ciudades o zonas ese riesgo aumenta por el deterioro y descuido en puntos específicos como señalamientos, alcantarillas abiertas, baches, mal estado de su infraestructura, etc.
Algunos de los accidentes más comunes son: accidentes de tránsito como choques, alcances entre vehículos, volcaduras, daños en vehículos por caer en baches, o chocar contra infraestructura urbana. Por otro lado, existen accidentes para los peatones como son: atropellamiento de vehículo, caer en alguna alcantarilla o bache, tropezar con algún desnivel en la banqueta, caída de una barda, o caída de cornisas en mal estado, caída de árboles o ramas, incluso fuertes golpes en la cabeza por protuberancias en las paredes como las protecciones metálicas para los medidores de energía eléctrica.
De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, “cada año, en todo el mundo, más de 270 000 peatones pierden la vida en la vía pública. Como lo harían cualquier día, muchos salen de casa, camino de la escuela, el trabajo, lugares de culto, hogares de amigos, y nunca regresan. A escala mundial, los peatones representan el 22% del total de defunciones por accidentes de tránsito, y en algunos países la proporción alcanza un 66%. Además, otros millones de transeúntes sufren traumatismos a causa de accidentes relacionados con el tránsito, y algunos de ellos se ven afectados por una discapacidad permanente. Esta realidad es la causa de mucho sufrimiento y dolor así como de situaciones económicas difíciles para las familias y los seres queridos”. Por lo que la OMS preparó el documento denominado “Seguridad peatonal: Manual de seguridad vial para instancias decisorias y profesionales”.
De acuerdo con la organización “Ni una muerte vial”, en el primer semestre de este 2021 en Oaxaca fallecieron atropellados 39 ciudadanos y un ciclista también perdió la vida, debido a la irresponsabilidad de conductores de unidades de motor. “Más que números, son personas que nunca debieron haber muerto”.
Según datos de esta misma organización, en el primer semestre del 2021, van 1,238 peatones y 222 ciclistas fallecidos en el país.
Cada año, Salvando Vidas Oaxaca A.C. realiza el “Tapatón”, un proyecto que consiste en restaurar las tapas de las alcantarillas para garantizar la seguridad de los peatones, en diversos puntos de la ciudad realizando labores de reparación. La iniciativa la encabeza el Grupo Salvando Vidas Oaxaca A.C., que tiene como misión disminuir riesgos a peatones en Oaxaca. Desde hace alrededor de 8 años, hacen labores que deberían ser atendidas por las autoridades.
Se requiere el diseño de políticas públicas de Cero Accidentes desde la instancia municipal, estatal y la federal, similares a las implementadas por algunas empresas. Para ello, se requiere identificar los riesgos y establecer un programa de atención oportuna antes de que ocurran los accidentes. La excusa de siempre será la falta de presupuesto, pero pocos rubros valen la tanto la pena como invertir en la seguridad peatonal de los ciudadanos.
Finalmente, siendo Oaxaca una ciudad turística, la seguridad peatonal debe ser fundamental para garantizar una estancia segura para los visitantes, y para quienes residimos y realizamos nuestras actividades en esta bella ciudad, merecemos transitar por nuestras calles con menores riesgos, con cero accidentes. A poco no.
victor.manuel.aguilar.gutierrez@gmail.com