Escenario político: opciones para elegir candidato para gobierno del estado | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escenario político: opciones para elegir candidato para gobierno del estado

 


En Oaxaca después de concluida la elección de diputados que integraran la Legislatura del Estado durante tres años, una vez que tomen protesta, se empezaran a moverse las corrientes y actores políticos, grupos de interés y poder para la contienda por arribar a la titularidad del poder ejecutivo del Estado y constituirse en factor de influencia para la sucesión presidencial, acompañada de elecciones para senadores, diputados federales, ayuntamiento y la renovación de diputados locales, esquema que será complejo en el nivel nacional, en el que de acuerdo a las constantes visitas del presidente López Obrador Oaxaca será una factor relevante para el sucesor que impuse el partido en el poder.
Una vez conocido el resultado de la pasada votación este no fue de sorpresa, sino el esperado que se diera, con algunas variantes, la Legislatura Local, en su composición mantiene su preponderancia el partido de Morena y sus aliados frente lo que queda del Partido Revolucionario, del de Acción Nacional y de la Revolución Democrática, siendo visible que el primero de estos mantiene a los personajes y familiares que fungieron como enlace del gobernador del Estado con las otras fuerzas, los que controlan el membrete local del PRI y perdieron las diez diputaciones federales y un buen número de las locales y ayuntamientos de poblaciones representativas, como Oaxaca, Tuxtepec, Salina Cruz, situación que no propicia un cambio real para Oaxaca.
En lo que toca a los municipios se presenta una situación preponderante que se vinculará a la acción de los legisladores locales y federales para conducir y promover al candidato del partido en el poder federal junto once gobernadores electos de la misma corriente, constituyéndose en una maquinaria que reproducirá para la sucesión presidencial una semejante a la del antiguo partido hegemónico, la que se pondrá en movimiento para dar vigencia a las aspiraciones del actual presidente López Obrador que limpia el escenario, sometiendo a sus adversarios mediante una estrategia bien definida, el garrote legal o la composición amigable forzada, como ocurre con el metro de la Ciudad de México.
Estas elecciones son así, la antesala que configura el escenario para las elecciones gubernamentales, observándose una reconfiguración para el 2024 en torno al movimiento creado por diversas organizaciones sociales cercanas a la izquierda, como el movimiento por la transformación por Oaxaca y la presencia en la presidencia municipal del Oaxaca de Juárez del contador Francisco Martínez Neri que refleja el impulso de alguna candidatura del partido de morena para la titularidad de poder ejecutivo de la entidad.
Oaxaca es un enclave para el proyecto del gobierno de la cuarta transformación, sus programas sociales y las obras de infraestructura como relevantes para e actual régimen. Por ello las pasadas elecciones delinean el rumbo que tomará nuestro estado en los próximos años y permitirá apreciar si coincide con las aspiraciones del pueblo y la satisfacción de sus necesidades o solo dará respuesta a las de la famosa escalera política y de beneficios económicos que hasta hoy se distribuye con generosidad entre los que ejercen el poder desde adentro hacia afuera,
Estas últimas elecciones nos demuestran que es necesario un cambio de timón, que algunos conocedores del tema, consideran que ya está pactado, como consecuencia de la atención que ha tenido el presidente con el gobernador del estado en sus constantes visitas en cuanto a la corriente que impulse al que gane las elecciones a gobernar nuestro Estado, como consecuencia de la atención que ha tenido el presidente con el gobernador del estado, que puede ser del partido del presidente o del verde que es lo mismo e incluso del partido del trabajo, mujer u hombre, frente a uno débil de PRI, o del PAN aliados o separados con el PRD.
Los escenarios posibles de acuerdo a las tendencias serían una generalizada para el próximo proceso electoral de no regresar al pasado en donde ha predominado la corrupción, la opacidad, la desigualdad de trato. Esta predisposición se materializa en lograr el control del congreso estatal y ayuntamientos importantes que implica que. Morena y sus aliados ganaran con un buen margen la gubernatura, escenario que se consolida debido a las altas preferencias que mantiene en la ciudadanía el presidente de la República.
Otra atmósfera, sería la vía ciudadana que consiste en que sea realmente la fuerza de sus miembros la que se apodere del proceso de elección, trasladar la fuerza política, no a los partidos, sino en las expresiones ciudadanas que marquen una agenda de género, medio ambiente, defensa de los derechos humanos, combate a la violencia, mejoramiento del empleo, seguridad, salud y educación. Las agendas han quedado supeditadas a las grandes transformaciones, desarrollando cambios desde el ámbito local, enfocando candidaturas que representen objetivamente los intereses comunitarios y regionales, mediante un trabajo dentro y fuera del marco electoral. En este contexto, no importan tanto los cambios de partido en el poder, sino las transformaciones que se pueden dar en los ámbitos comunitarios.
Desde luego la primera opción se vaticina será la que prevalezca en la próxima elección de gobernador del Estado, la pasada experiencia electoral y la conformación política en la entidad así lo marca.
jfranco_jimenez@hotmail.com