Hablemos de estrategia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Patrulla de Papel

Hablemos de estrategia

 


Seguimos inmersos en la construcción del -cuaderno de trabajo que hace exégesis a la creación de la Secretaría de la Defensa Nacional y prospectiva de ello- más, nos detuvimos ya que, Paul von Hindenburg fue llevado al pelotón de sanidad y, existe la posibilidad de que sea trasladado al hospital de campaña, -si lo intentan retirar más allá de ese hospital tengamos la seguridad de que el General Hindenburg no lo permitiría-, todos asentimos.

Más, cada que entramos a nuestras tenidas, desde algún lugar del Tanque de Ideas brota un tema; hoy se escuchó la palabra estrategia, y yo comencé.

Siempre tuve la idea de que el término “estrategia” solo debería ser empleado para deliberar temas MILITARES; para la vida civil existían sus planes, ideas o proyectos, …la estrategia es cosa militar, aseguraba yo. 

Sé que para hablar de ello deberíamos ahondar en asuntos tales como -habilidad, pericia destreza, maniobra, arte, astucia, diplomacia-.

La maniobra de colocar un enorme caballo de madera frente a las murallas de Troya y que desde el interior de ese salieran comandos a iniciar la última batalla ¿fue estrategia o estrategema?  El enorme ruido de trompetas y tambores para blindar el escándalo de picos y palas que cavaban túneles bajo las murallas de Viena ¿fue la estrategia de un Sultán Otomano? Como sea, ahora sé que, hacer ESTRATEGIA es vestir de levita a los proyectos.

La conversación llamó el interés del sargento Limón (y que bueno) naciendo así un diálogo extraordinario.

No pocas veces cuando los “expertos” en estrategia empiezan a explicar su entendimiento sobre esta, dejan mudos a más de tres por ser elocuentes oradores; sin embargo, cuando la realidad se presenta, sus planes estratégicos empiezan a flaquear por ser inalcanzables en términos de tiempo o espacio, es decir, no pueden aterrizarse por ser imposibles de ejecutarse con los medios disponibles o en los tiempos previstos-.Limón puso en la mesa la dramática diferencia existente entre “el análisis realista” y el “análisis idealista”; y continuó.

Por ello, cada vez es más frecuente que durante el ejercicio de la administración publica se vean obras costosas que no logran concluirse en los plazos prometidos o con los costos establecidos, y en el peor de los casos nunca se concluyen. Es ahí cuando vemos que la ya presumida planeación estratégica fracasa, porque estaba apoyada en pobres estudios de prospectiva, logística y administración de los recursos (humanos, materiales y financieros)-. Nada que agregar a la línea de ideas del sargento Limón.

En este sentido, cuando en el ejercicio de la administración publica se presentan obras que bajo la oscuridad de la reserva de la información se ocultan los procesos de su planeación (incluyendo sus costos), empieza a germinar la duda si en verdad tuvo una planeación y dirección estratégica el ejercicio de ese gasto. Por lo tanto, los servidores públicos en el futuro se verán obligados a ser más transparentes en sus funciones, y demostrar tres cosas cuando pretendan implementar obras publicas costosas; -cuáles serían esas tres cosas? Alguien preguntó.

1) su necesidad, es decir, que esa obra es muy necesaria y está por encima de otras necesidades públicas de inversión; 

2) su planeación basada en informes de expertos, o lo que entendemos como que, la obra no sean ocurrencias del momento o trabajos para favorecer la plusvalía de terceros; 

y 3) los costos totales de la obra, en los que se explique qué trabajos adicionales de equipamiento, mantenimiento y operación se tendrá en el futuro por esa obra-. Los puntos que Limón puso en la mesa nos quedaron claros, ellos y la idea de usarlos como ejemplo, Limón siguió hablando.

De cumplirse lo anterior, se reducirá la construcción de puentes que no se usan o que favorecen a particulares, casetas de policía que se abandonan después de la inauguración, hospitales que no cuentan con su equipo, autopistas que eternamente están en mantenimiento u obras de abastecimiento de agua que nunca llegan a terminarse- concluyó el sargento.

Hasta aquí la deliberación del tema “estrategia” y sí, reconozco el interés por usar como ejemplo temas tan actuales; como sea, solo fue una charla pues, la ausencia de Paul von Hindenburg nos hizo sentir como entrar a ver una película de vaqueros y que el muchacho chicho de la película gacha nunca saliera. 

Último patrullaje. – von Hindenburg llegó al Tanque de Ideas y revolucionó su sentido; es una suerte de “Simitrio”; su sentido del deber le tiene en el anonimato; el maestro, su miopía y el alma traviesa de la niñez son patrón de las intervenciones de Hindenburg en el Think Tank. 

Balazo al aire. – solo apuntes.

Greguería. – la Estrategia es, la chica más linda del baile, pero, como intimida, nadie la saca a bailar.

Oxímoron. –  plan sin razonamiento.

Haikú. – olor a flor de piña

                niña amada;

               linda fruta que baila