Libertad de Expresión | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

El Crematorio

Libertad de Expresión

 


Tardó en quitarse la careta y sacar las garras el Presidente Andrés ManuelLópez Obrador, quien abrumado por la madriza generalizada de la prensa libre, ante su nefasta y titubeante actitud al frente del  destino de los mexicanos. Arremete, acosa, acota y atenta en contra  de uno de los libres pensadores más lúcidos, escritor y politólogo Héctor Aguilar Camína través de su revista NEXOS, la Secretaría de la Función Pública a cargo de su pistolera Irma Eréndira Sandoval, lo condena a una muerte súbita, ante la sumisión y servilismo del aparato gubernamental incluyendo a los gobernadores que integran el pacto federal.

La prensa nacional mediocre, sumisa, cobarde, calla ante los cotidianos ataques a la libertad de expresión que se registran a diario a lo largo y ancho del país, pues es bien sabido, que los dictadores aborrecen a la libertad de expresión, pensadores y disidentes. El Presidente de la República amenazó diciendo “el que no está conmigo, está contra mí”. Sentenciando  a sus detractores y por ello se ahoga económicamente a la prensa escrita, donde radica la verdadera libertad de expresión, la crítica y la oposición a las locuras presidenciales, pues se sabe que la radio y la televisión son concesiones federales sujetas a los caprichos de su patrón, dueño o amo.

Gracias a las “benditas” redes sociales, se ha logrado tener un consenso libre y abierto, en contra de la demencia senil de quien hoy, nos gobierna y osa contrariarlo. Y así vemos cómo se persigue,  acosa y se criminaliza a quienes enarbolan y ejercen la libertad de expresión como Aguilar Camín, Carlos Loret de Mola, Brozo, Ricardo Alemán, Joaquín LópezDóriga, y hasta el comediante y youtuber Chumel Torres; y muchos más, que por fortuna abundan y ponen en alto al periodismo mexicano. ¿Hasta dónde llevará el odio, el rencor y la sed de venganza de nuestro Presidente?