Nuevas reglas
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Debates y Deslindes

Nuevas reglas

 

*El gobierno de Lázaro Cárdenas fue el último que se preocupó por las clases populares. Fue el último gobierno proteccionista que contribuyó al bienestar de la población

 

El miércoles 20 de junio del 2020 fue un día histórico para México, el presidente de la Republica, el sector obrero y los representantes de los organismos empresariales propusieron una modificación a ley para para calcular y establecer nuevos montos de las pensiones para los trabajadores y reformar el sistema nacional de pensiones. Esta reforma favorece a la clase trabajadora. Aumenta las obligaciones de patronos y se traducirá en un monto suficiente con el cual podremos retirarnos.

Cada modelo económico establece sus reglas de juego para la distribución o apropiamiento de la riqueza. Antiguamente había jornadas de 18 horas, no había seguridad social, los trabajadores cuando llegaban a los cincuenta o sesenta años y no podían cumplir con sus tareas, se les despedía sin ninguna consideración y sin ningún pago, ni beneficio, eran literalmente echados a la calle. La defensa de los trabajadores ha sido una lucha llena de sacrificios en todo el mundo. Huelgas, muertes, despidos injustificados.

La tarea empieza desde la formación de una conciencia de clases, exigir sus derechos, capacidad de movilización, huelgas, mítines, paros, hasta aprobar legislaciones que protegen sus derechos. En la historia de América están los Mártires de Chicago que inician las batallas por mejores condiciones laborales, en México las huelgas de Cananea y Río Blanco, la lucha de los hermanos Flores Magón y Filomeno Mata, los movimientos de los ferrocarrileros, médicos, y obreros. El gobierno de Lázaro Cárdenas fue el último que se preocupó por las clases populares. Fue el último gobierno proteccionista que contribuyó al bienestar de la población.

En los últimos treinta años de gobiernos neoliberales modificaron las leyes para favorecer a los dueños del capital y someter a los grupos sociales. Se eliminó el delito de corrupción del código penal, se modificó el sistema de pensiones, aumentando la edad, dejando la carga de la pensión a los individuos y a la clase trabajadora, liberando a los patrones de esa responsabilidad. Era evidente que se había armado una bomba de tiempo a futuro.

A los presidentes de la República surgidos del PRIAN les importaba favorecer al capital y a sus dueños. Para eso vendieron las empresas del Estado, vendieron los yacimientos de petróleo, modificaron la legislación para presionar a los trabajadores y beneficiar a los dueños de empresas y al capital. El saqueo de los bienes del Estado, del pueblo de México, por el Ejecutivo y Legislativo fue inclemente, brutal, despiadado. Ahora, sabemos que parte de la compra de los diputados priistas y panistas para modificar las leyes en contra de la clase trabajadora se hizo con dinero de la compañía brasileña Odebrecht quien pagó la campaña política de Enrique Peña Nieto.

Afortunadamente llegó la Cuarta Transformación y se convierten en realidades los anhelos de justicia social y un Estado digno. Tenemos 18 meses de que existe una política general de beneficio a las clases populares, de que se piensa: primero los pobres y en ese sentido se han aplicado las acciones de gobierno.

En el nuevo esquema de pensiones que es una decisión fundamental e histórica, se busca aumentar el porcentaje del salario destinado al retiro de 6,5 a 15%. Este incremento se hará paulatinamente durante 8 años. La contribución realizada por el empleador será la que absorba el aumento, pasando del 5,15% vigente actualmente a 13,875%. La reforma plantea también la reducción de las semanas requeridas para alcanzar una pensión de 1 mil 250 a 750 semanas.

El valor promedio actual de la pensión es de 3 mil 289 pesos, es decir, el 80% de un salario mínimo. Esta reforma aumentaría el valor promedio a 4 mil 345 pesos, otorgado en función de la edad, las semanas cotizadas y el salario base de cotización, esto podría llegar hasta el 220% del salario mínimo vigente actualmente.

Con estas acciones, se proyecta que el porcentaje que representa la pensión respecto del último salario recibido por el trabajador antes del retiro, se eleve en promedio 40% respecto de su nivel actual.

Además, los trabajadores podrán “combinar esquemas de rentas vitalicias con retiros programados, […] hacer retiros de su ahorro voluntario sin requerir un periodo de espera (actualmente de 6 meses) y eliminar la prescripción de derechos de modo que los titulares de la cuenta individual o sus beneficiarios podrán recuperar el saldo remanente en dicha cuenta aún después de 10 años de obtener el derecho a la pensión”.  En medio de la pandemia y la crisis económica se toman medidas efectivas e históricas para favorecer a las mayorías.

 

Un punto de vista

El virus operó de diferentes maneras en los individuos y en la sociedad, confinándonos, aislándonos, encerrándonos, pero también actuó como revelador de las brutales y tremendas desigualdades sociales