Vuelan papalotes para atraer a sus difuntos - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Vuelan papalotes para atraer a sus difuntos

Los ikoots vuelan los papalotes el día 31 de octubre como medio de transporte para traer a sus infantes que se adelantaron y el 2 de noviembre repiten el ritual para ayudarles a regresar


Vuelan papalotes para atraer a sus difuntos | El Imparcial de Oaxaca
El cielo se llena de papalotes que pasean libremente, con la esperanza que los espíritus lleguen a recibir la ofrenda en su honor

El sincretismo religioso con el que el pueblo ikoots de San Mateo del Mar vive sus tradiciones de Día de Muertos es muy especial, se desconoce desde cuándo y dónde inició la tradición de volar papalotes para encontrarse con las ánimas de los difuntos para traerlos de regreso a casa, en donde se les prepara una ofrenda con agua, flores, alimentos y bebidas preferidas.

Con esta tradición, el cielo de esta comunidad ubicada en una pequeña franja colindante con el mar Pacífico y La Laguna Inferior se llena de papalotes que pasean libremente, con la esperanza que los espíritus lleguen a recibir la ofrenda en su honor.

Esta hermosa costumbre se ha transmitido de generación en generación, ya que en la elaboración de los papalotes participan menores de edad bajo enseñanza de sus padres y abuelos a fin de que la tradición no muera.

Cabe destacar que también los papalotes se utilizan para pescar, por lo que de alguna manera la enseñanza de su elaboración tiene dos razones por la que los ikoots de San Mateo del Mar la preservan. Y es que, si el niño de adulto se convierte en pescador, el papalote será un instrumento indispensable para pescar en alta mar y desde luego, de acuerdo a sus costumbres, ayudará a bajar las almas de sus difuntos.

 

Esta hermosa costumbre se ha transmitido de generación en generación

 

Los ikoots vuelan los papalotes el día 31 de octubre como medio de transporte para traer a sus infantes que se adelantaron y el 2 de noviembre repiten el ritual para ayudarles a regresar.

En algunas escuelas de la comunidad enseñan la tradición a los alumnos, quienes realizan papalotes y luego los prueban, logrando que estos emprendan el vuelo y se paseen por el cielo.

La práctica hace que cuando llegue la fecha y aprovechando el viento que permanece en la zona mareña, logren el cometido de traer a sus fieles difuntos a la celebración del Día de Muertos.

De acuerdo a la creencia, con un cometa de color negro se ayuda a una persona adulta; hay algunos en forma de ave que sirven para traer a los angelitos.

Mientras tanto, la ofrenda en casa ya está lista, cerca del altar donde se honra a los santos y a las vírgenes se colocan los alimentos que recibirán las ánimas, como tamales, atole, fruta, pan, agua, entre otros que en vida les gustaban y que cada año vuelven a disfrutar.


 

Relacionadas: